Trump ataca de nuevo

El presidente de EEUU acusa a Obama de haber pinchado sus teléfonos durante la pasada campaña

A golpe de tuit, y sin aportar evidencia alguna, el magnate tilda a su predecesor de “tipo malo o enfermo”

Alfonso Fernández - Domingo, 5 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El gobernador de Florida, Rick Scott (2 i.) y su nieto Auguste (i.), dan la bienvenida a Trump en Orlando.

El gobernador de Florida, Rick Scott (2 i.) y su nieto Auguste (i.), dan la bienvenida a Trump en Orlando. (Foto: Efe)

Galería Noticia

El gobernador de Florida, Rick Scott (2 i.) y su nieto Auguste (i.), dan la bienvenida a Trump en Orlando.

washington- El presidente estadounidense, Donald Trump, lanzó ayer una avalancha de tuits contra su predecesor Barack Obama, al que acusó de pinchar su teléfono durante la campaña electoral, algo que el exmandatario rechazó como “simplemente falso”. “Qué bajo cayó el presidente Obama al pinchar mis teléfonos durante el sagrado proceso electoral. Esto es Nixon/Watergate”, escribió Trump en su red social favorita Twitter, en referencia al caso de escuchas ilegales que acabó con la Presidencia de Richard Nixon en 1974.

El mandatario indicó en otro mensaje a primera hora de la mañana: “¡Terrible! Acabo de enterarme de que Obama tenía mis líneas pinchadas en la Torre Trump antes de la victoria. No se encontró nada. Esto es ¡McCarthyismo!”, al citar a la caza de brujas de este senador ultraderechista estadounidense durante los años 50.

En sus mensajes, Trump no ofrece evidencia alguna y califica a Obama como un “tipo malo o enfermo” por haber ordenado intervenir sus conversaciones.

Trump, que se encuentra en su residencia privada de Mar-a-Lago en Florida para pasar el fin de semana, sorprendió así con ataques a su predecesor, para quien había tenido solo buenas palabras durante el proceso de transición.

Pocas horas después, el expresidente Obama replicaba a Trump que “nunca” ordenó la grabación de las comunicaciones de ningún ciudadano estadounidense. “Ni el presidente Obama ni nadie en la Casa Blanca han ordenado nunca la vigilancia de ningún ciudadano estadounidense. Cualquier otra sugerencia al respecto es simplemente falsa”, aseguró Kevin Lewis, portavoz del expresidente, en un escueto comunicado.

Asimismo, Ben Rhodes, quien fuera asesor adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, mostró su estupor ante la acusación de Trump. “Ningún presidente puede ordenar un pinchazo de las conversaciones. Esas restricciones fueron puestas en vigor para proteger a los ciudadanos de gente como usted”, señaló Rhodes en la misma red social.

El actual presidente, que lleva poco más de mes y medio en el cargo, ha tenido que encarar esta semana una nueva polémica por la supuesta injerencia rusa en las elecciones estadounidenses y los vínculos con Rusia de varios miembros de su círculo íntimo, como el fiscal general, Jeff Sessions, o su yerno y asesor Jared Kushner.

En su arrebato de Twitter de ayer, el presidente estadounidense no se centró solo en Obama, pues también comentó la reciente polémica en torno a Sessions por sus encuentros con el embajador ruso en Washington, Sergei Kislyak, el año pasado.

Por último, culminó con renovadas críticas al actor Arnold Schwarzenegger, su sucesor al frente del programa El Aprendiz. “Arnold Schwarzenegger no está dejando voluntariamente El Aprendiz, fue despedido por sus malos (patéticos) niveles de audiencia, no por mí. Triste final para un gran programa”, sentenció Trump en su último tuit de la mañana, poniendo fin a sus siete mensajes en apenas dos horas.