El presidente del Comité Navarro, indignado

El presidente arbitral tilda de “gravísimos” los insultos racistas

autonómica | respalda la suspensión del partido por el menosprecio de un aficionado al asistente marroquí

Martes, 7 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Un árbitro mostrando tarjeta roja.

Galería Noticia

Un árbitro mostrando tarjeta roja.

pamplona- Luis González Obregozo, presidente del Comité Navarro de Árbitros, lamentó ayer los insultos racistas de un aficionado visitante a un asistente marroquí en el transcurso del partido de Autonómica Cabanillas-Ablitense, que acabaron con la suspensión del encuentro en el minuto 78 cuando el resultado era de 3-1. “El hecho me parece lamentable, me parece gravísimo, porque además de la falta de respeto se atenta contra la dignidad de la persona. Además, a los insultos se une el lanzamiento de un balón que no le dio, pero podía haberlo hecho. Es un hecho muy grave y espero que esta espiral de violencia racista y xenófoba se acabe”.

El árbitro del partido completó ayer el anexo del acta en el que relató lo sucedido. Joseba Crespo decidió suspender el partido en el minuto 78, con resultado de 3-1, ante los comentarios con menosprecio escuchados por el asistente Rami Reda, que hacían referencia a su nacionalidad. En el anexo incluye insultos como “puto moro”, amenazas de “si no levantas la bandera te voy a matar” y otras frases de desprecio como “vete a comer kebab”.

El presunto autor de los insultos fue identificado en el mismo campo de fútbol y, aunque hizo amago de marcharse, fue retenido por un policía de paisano hasta que llegó la Policía Foral, que fue solicitada por el Cabanillas, ya que el trío arbitral había pedido su presencia. Una vez allí, los policías tomaron declaración a un vecino de Ablitas de 42 años como presunto autor, y a las personas que estaban cerca de él cuando se produjo el incidente, así como a los árbitros. El asistente tiene previsto presentar la consiguiente denuncia mañana.

Como en el momento en el que sucedieron los hechos no había presente fuerza pública, el trío arbitral se retiró al vestuario, después de hablar con el delegado del campo. A la vista de que no se daban las condiciones para reanudar el encuentro, decidió suspenderlo. “El árbitro siguió el protocolo marcado para este tipo de casos a la perfección. Suspende el partido a la vista de que no había fuerza pública”, analizó González Obregozo.

Melero: “no vi motivo de suspensión” El presidente del Ablitense, Jesús Mari Melero, lamentó la suspensión del encuentro porque no vio “motivo para suspender el partido de Cabanillas”. “Yo no estaba cerca para saber qué le dijo esta persona al asistente, pero si le insultó está mal, de la misma forma que cuando insultan llamando hijos de puta o cabrones. Nosotros no queremos problemas. Esa persona no es socia del Ablitense. Si se confirma que le ha insultado y tenemos que impedir que entre al campo, lo haremos. Pero no queremos que se manche el nombre del Ablitense. Creemos que no hubo insulto. Es más, el presunto autor dijo que si era él el problema, se marchaba. Y se fue del campo, pero en la puerta lo retuvieron. El Ablitense está en contra de cualquier manifestación de racismo y de cualquier insulto. Me da pena que se suspendiera el partido cuando entre los dos clubes hay buena relación, los jugadores de los dos equipos se saludaban al término del partido y no hubo ningún problema con las aficiones, ni invasión de campo, ni agresiones...”, comentó.

El presidente está preocupado por el aspecto deportivo. “Tanto el Cabanillas como nosotros estamos de acuerdo en dar el partido por finalizado con el resultado de 3-1, sin jugar los diez minutos que quedan, pero habrá que ver lo que dice la Federación. El Ablitense lleva dos ascensos seguidos con chavales del pueblo y eso es lo que nos hace seguir trabajando por amor al arte, pero cosas como estas cansan...”.

antecedentesEsta temporada se registró un caso parecido en Primera División, en el transcurso del Sporting-Athletic, cuando el árbitro Clos Gómez detuvo durante unos minutos el encuentro por los insultos desde la grada a Iñaki Williams. Pasado ese tiempo, el partido continuó. Competición cerró una parte de la grada de El Molinón. En Regional Autonómica, hace semanas un aficionado del Gares insultó a un jugador negro del Beti Kozkor. Competición sancionó al club de Puente la Reina con 90 euros y apercibimiento de cierre. - M.J.A.