El cuatripartito pide medidas que palíen los efectos de la 'macrovaquería' de Noviercas

EFE - Martes, 7 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 13:18h

Vacas de leche en una explotación ganadera.

Vacas en una explotación ganadera ajena a esta información (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Vacas de leche en una explotación ganadera.

PAMPLONA. Geroa Bai, EH Bildu, Podmeos e I-E han presentado hoy en el Parlamento una declaración conjunta en la que piden al Gobierno de Navarra que estudie los efectos adversos que en el sector lácteo foral puede tener la macrovaquería de Noviercas (Soria), con 20.000 cabezas, y que adopte medidas para paliarlos.

Tras subrayar que Navarra cuenta con 170 explotaciones de leche, el 80 % con menos de 150 vacas, el cuatripartito añade que la supresión del control de la cuota láctea por parte de la UE en 2015 "dejó el sector a merced del mercado".

La reforma de la PAC ahora deberá tratar el modelo de producción por el que se apuesta en el futuro, y advierten de que si es el de megaexplotaciones se "contribuirá a consolidar la deslocalización de la producción, concentrando la misma en un escaso número de ganaderías", y ello conllevará pérdida de empleos y despoblación rural, lo que a su vez incidirá negativamente en el medio ambiente.

Mientras países como Francia "impiden" la construcción de macrogranjas, y Holanda ya decidió hace tiempo "revertir ese modelo", el cuatripartito critica que una cooperativa navarra trabaja en el "mayor" proyecto de Europa, con 20.000 vacas en Noviercas, cuadruplicando su actual explotación de Caparroso.

Y es que "las cifras asustan", dice, y alude a las 900 hectáreas que necesitaría la instalación ganaderas, un consumo de agua de entre 4 y 6,5 millones de litros al día, 368.000 toneladas de excrementos al año, y 2 millones de litros de purines al día, además de la contaminación por emisiones de CO2 y metano.

A ello suma que la producción de Noviercas sería de 180 millones de litros de leche al año, el 10 % de toda la que tiene Galicia o el 20 % de la de Castilla y León, y crearía unos 250 puestos de trabajo directo, pero al mismo tiempo haría perder 750 empleos y 432 explotaciones ganaderas en las comunidades limítrofes.

Con estos datos el cuatripartito que sustenta al Gobierno de Navarra quiere que el Ejecutivo trabaje para mantener el sector lácteo foral, vele por el mantenimiento del medio de vida de los ganaderos y priorice un desarrollo rural vertebrador del territorio y la fijación de población.

La declaración pretende además que los gobiernos central y navarro se ocupen de lograr en la reforma de la PAC modelos ganaderos sostenibles y que apuesten por la calidad.

Y reclama del Parlamento que haga suya "la preocupación por las repercusiones que pudiera tener" esta macrovquería, "manifestada por gran parte del sector de distintas CCAA, así como por representantes de organizaciones de la sociedad civil".