Peugeot-Citroën cierra la compra de Opel por 2.200 millones

El gigante europeo PSA pasa así a ser el segundo constructor de coches del continente, por detrás de Volkswagen

Martes, 7 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Los responsables de General Motors, PSA Peugeot Citroën y Opel.

Los responsables de General Motors, PSA Peugeot Citroën y Opel. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Los responsables de General Motors, PSA Peugeot Citroën y Opel.

parís- PSA Peugeot-Citroen anunció ayer la compra a General Motors (GM) de su filial Opel/Vauxhall, que le permitirá convertirse en “número dos” del sector automovilístico en Europa, pero con el reto de integrar unos activos que han estado en déficit crónico desde comienzos de siglo.

El grupo francés pagará 1.300 millones de euros por el negocio automovilístico de Opel y Vauxhall, a los que se añadirán otros 900 millones por la filial financiera de GM en Europa, que abonará al 50% con el banco BNP Paribas, según explicaron las partes en un comunicado.

La operación, que pone fin a casi nueve décadas de presencia industrial del gigante estadounidense en el Viejo Continente, se formalizará en el cuarto trimestre, y coloca a PSA en la segunda posición en Europa con 2,95 millones de vehículos vendidos en 2016, sólo por detrás de Volkswagen (3,91 millones).

A escala mundial, la nueva entidad representó 4,3 millones de unidades (el fabricante francés por sí solo supuso 3,15 millones), con el objetivo de llegar al umbral de los 5 millones en el horizonte de 2020.

También para 2020 se espera que Opel/Vauxhall salga de los números rojos (con un margen operativo corriente del 2 % y un flujo de caja operativo positivo), tras los 15.000 millones de dólares de pérdidas acumuladas en los últimos 16 años, aunque se hayan reducido en los últimos ejercicios (257 millones de dólares en 2016 tras los 813 millones de 2015).

El presidente de PSA, Carlos Tavares, que en una conferencia de prensa con la responsable ejecutiva de GM, Mary Barra, insistió en la voluntad de crear “un campeón europeo”. Señaló que sin el impacto del brexit, Opel/Vauxhall ya hubiera estado en “un punto de equilibrio” este ejercicio.

De la misma manera, Tavares aseguró que se va a mantener la identidad de cada una de las marcas por interés propio, ya que -argumentó- hay clientes que buscan específicamente un coche de concepción alemana, mientras otros prefieren uno de concepción francesa. Y en esa línea, tiene intención de mantener en su puesto a Karl-Thomas Neumann, máximo ejecutivo de Opel, que ha diseñado lo que el interesado considera “el mayor plan de lanzamiento de vehículos”.

A más largo plazo, su mensaje fue que las factorías no peligrarán mientras mejoren su eficiencia y ganen en competitividad, algo que -de acuerdo con sus palabras- dependerá de los directivos y de los trabajadores.

más producciónA una pregunta concreta sobre España, donde a las plantas de PSA en Vigo y Madrid se sumará la de Opel en Figueruelas (Zaragoza), dijo a los trabajadores “que estén tranquilos porque lo que buscamos es la eficiencia”. Recordó que la producción de coches en España ha aumentado por “todas las calidades que tiene el país” y reiteró la idea de que la garantía del empleo se consigue con la mejora de la calidad y con el cumplimiento de objetivos. - Efe