Fracasa la operación para que Fillon se retire

El partido ratifica al candidato tras rechazar Juppé de nuevo presentarse a las presidenciales

Martes, 7 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

parís- La negativa a presentarse a las elecciones presidenciales en Francia como solución de urgencia anunciada por Alain Juppé allanó ayer el camino del candidato François Fillon, que también se aseguró el respaldo “unánime” de la cúpula de su partido, Los Republicanos. El último capítulo de la guerra intestina entre los conservadores ha dejado a Fillon mucho más cerca de ser el aspirante de la derecha en los comicios del 23 de abril y el 7 de mayo, cuya plazo de presentación de candidaturas se cierra la próxima semana. Todo ello a pesar a la notable deserción de colaboradores dentro de la candidatura de Fillon debido a la probable imputación judicial de la que será objeto el 15 de marzo por un caso de malversación de fondos públicos en la contratación de su mujer, Penelope, como su asistente parlamentaria.

“Alain Juppé ha descartado definitivamente ser candidato a la elección presidencial, lo que confirma que no había un ‘plan b’”, afirmó Fillon en una declaración realizada en el inicio del comité político de Los Republicanos y difundida por su campaña. Juppé, alcalde de Burdeos y primer ministro francés entre 1995 y 1997, optó por no recoger el guante de una parte del partido, que le pedía que se presentase para suplir a Fillon, y esgrimió que su eventual candidatura no lograría reagrupar al centroderecha.

moderaciónMás moderado que Fillon, cuyo discurso se ha endurecido para captar votantes de la extrema derecha, o que el expresidente Nicolas Sarkozy, todavía un peso pesado de Los Republicanos, Juppé tenía, según los sondeos, buenas probabilidades de imponerse en las elecciones a los dos favoritos: la ultraderechista Marine Le Pen y el socioliberal Emmanuel Macron. Con rostro apesadumbrado y en tono lúgubre, el regidor, de 72 años, criticó durante su declaración desde Burdeos la “obstinación” de Fillon, quien hace un mes y medio, cuando empezó a divulgarse el escándalo sobre el empleo a su mujer, había prometido renunciar si la Justicia le imputaba.

El aspirante de la derecha, al que el último sondeo da como eliminado en primera vuelta de las elecciones, con un 19% de intenciones de voto, lejos de Le Pen y Macron, se aferró al apoyo de los militantes para mantener a su candidatura frente a viento y marea. - D.N.