Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
será juzgado este viernes en pamplona

Le piden 9 años de cárcel por usar una tarjeta falsificada en un club

El acusado pagó 2.163 euros por estar diez horas con una de las chicas en un local de Berrioplano

Jesús Morales - Martes, 7 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

La tarjeta falsificada llevaba pegado con cinta adhesiva el chip.

La tarjeta falsificada llevaba pegado con cinta adhesiva el chip. (d.n.)

Galería Noticia

La tarjeta falsificada llevaba pegado con cinta adhesiva el chip.

PAMPLONA- El Ministerio Fiscal solicita una pena total de 9 años de prisión para un varón, E.S.G.C., que será juzgado este viernes en Pamplona por haber utilizado una tarjeta falsificada para abonar 2.163 euros en un club de alterne situado en Berrioplano. Esta elevada petición de condena se deriva de la supuesta comisión de los delitos de falsificación de tarjetas de crédito y falsificación de delito mercantil en concurso con un delito de estafa, en los que además concurriría la agravante de reincidencia.

Según el escrito de calificación provisional de la Fiscalía, los hechos ocurrieron el 12 de agosto de 2015, sobre las 5.00 horas, cuando el acusado acudió al club de alterne donde, tras tomar unas consumiciones y hablar con una de las chicas, decidió subir con ella a una habitación del local. El camarero le preguntó por el número de horas que iban a estar hospedados y el acusado le respondió que “unas 10 horas”, relata la fiscal.

El camarero le requirió el pago por adelantado del servicio, momento en el que el acusado sacó una tarjeta de crédito a su nombre con la que intentó pagar en dos ocasiones mediante el chip que la misma llevaba incorporado. Finalmente el pago se realizó en otro datáfono con la banda magnética y el acusado firmó el ticket, en el cual, sin embargo, no aparecía el nombre del titular de la tarjeta.

La fiscal afirma que dicha tarjeta era falsa, que no pertenecía a la entidad bancaria que figuraba en el anverso y que el chip se encontraba pegado con cinta adhesiva. Por ello, el acusado no pagó a la chica los 2.163 euros del servicio, un importe estafado del que se hizo cargo la empresa que gestiona el local, añade el escrito.