Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Aranburu subraya que la negociación del convenio con el estado “va por buen camino”

Las reuniones con Madrid siguen celebrándose cada 15 días
Toman como pauta la horquilla de entre 340 y 490 millones fijada por Hacienda Foral

Andoni Irisarri Javier Bergasa - Miércoles, 8 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:06h

El consejero Mikel Aranburu, junto a Luis Casado (UPN), que presidió la comisión de ayer en el Parlamento.

El consejero Mikel Aranburu, junto a Luis Casado (UPN), que presidió la comisión de ayer en el Parlamento.

Galería Noticia

El consejero Mikel Aranburu, junto a Luis Casado (UPN), que presidió la comisión de ayer en el Parlamento.

pamplona- Las negociaciones entre el Estado y Navarra para fijar las nuevas condiciones del Convenio Económico avanzan “por buen camino”, y siguen teniendo como pauta el documento elaborado por la Hacienda Foral. Este fue quizá el mensaje más reseñable de todos los que trasladó ayer el consejero de Hacienda y Política Financiera del Ejecutivo navarro, Mikel Aranburu, quien compareció en el Parlamento para hablar prácticamente de todo (de Presupuestos, del Convenio, e incluso de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal) menos para lo que había sido convocado: explicar la holgura con que Navarra cumplió objetivo de déficit en 2016, año que cerró en el 0,32%, pese a estar el límite fijado en el 0,7%.

De hecho, de todas las explicaciones, las más relevantes fueron las hechas sobre el proceso de negociación del Convenio. Aranburu precisó que “las reuniones con los técnicos del Ministerio”, que comenzaron el pasado 20 de enero, “van por buen camino” y van cosechando “buenos resultados”. Desde aquel día, la Hacienda Foral ha conseguido mantener los encuentros quincenales fijados en la primera reunión, donde ya se empezó a trabajar sobre el exhaustivo informe elaborado por los técnicos de la Administración foral. Por eso, Aranburu especificó que los resultados están siendo buenos y “dentro de la horquilla que nosotros habíamos calculado”. Este horquilla va desde los 341 millones de aportación anual, en el que sería el mejor escenario para los intereses de Navarra, hasta los 494.

Un panorama bien diferente, incluso en el peor de los casos, al que venía registrándose con UPN en el poder, cuando la aportación se disparó hasta más de 600 millones. Precisamente, populares (que habían solicitado la comparecencia) y regionalistas aprovecharon la presencia de Aranburu para volver a reprocharle el último pago del año 2016. Entonces, se abonaron 82.4 millones menos (y no 93 como se ha venido publicando) de los que pedía el Estado para obligar a los técnicos del Gobierno central a sentarse en la mesa y negociar la actualización del Convenio.

De qué lado está UPN en todo este proceso volvió a demostrarlo ayer Sánchez de Muniáin, quien sigue considerando la decisión del Gobierno como “un volantazo para cuadrar el Presupuesto”. Incluso menos beligerante se mostró Ana Beltrán (PPN), que simplemente defendió que “por prudencia” el Gobierno debería contabilizar dentro de los gastos “los 82.4 millones” que se dejaron de pagar en el último pago de la aportación.

Para Jokin Castiella (Geroa Bai), la petición del PPN no fue sino la demostración palmaría de que prefiere “la sumisión al Estado” antes que “defender la autonomía fiscal de Navarra”, y Adolfo Araiz (EH Bildu) lamentó que populares y regionalistas se hubiesen parapetado tras el objetivo de déficit “para hacer ruido con un mismo tema, el Convenio”, y les echó en cara que tengan muy en cuenta este último pago y no los 45 millones que debe el Estado por el TAV.

Por su parte, Laura Pérez (Podemos) consideró que lo más importante “no es hablar del déficit”, que no es “un fin en sí mismo”, porque lo importante es “atender a las personas”.

La portavoz del Partido Socialista, Ainhoa Unzu, se adhirió a las tesis explotadas por la derecha, reprochó que no se pagasen “los 93 millones”, y prefirió no posicionarse hasta conocer los datos definitivos.

José Miguel Nuin (I-E) dio por buenas las explicaciones del consejero, al tiempo que afeó a los regionalistas que critiquen ahora el modelo que permite cumplir el déficit y atender servicios sociales. “UPN tenía otro modelo: bajar los impuestos a algunos, hacer recortes y sobrepagar al Estado en el Convenio”.