La melodía de Barañáin

La Banda Joven de la escuela de música Luis Morondo de Barañáin, una de las cuatro que hay, ha recorrido todo el Estado y varios países europeos como Alemania, Polonia, Francia, Bulgaria y Holanda

Sara Huarte | Iñaki Porto - Miércoles, 8 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Los miembros de la banda joven de la Escuela de Música Luis Morondo, que han recorrido todo el Estado y algunos países europeos.

Los miembros de la banda joven de la Escuela de Música Luis Morondo, que han recorrido todo el Estado y algunos países europeos.

Galería Noticia

Los miembros de la banda joven de la Escuela de Música Luis Morondo, que han recorrido todo el Estado y algunos países europeos.

“Barañáin tiene cultura musical. Ahora vienen hijos de antiguos alumnos”

barañáin- Corría el año 1983 cuando la escuela de música Luis Morondo de Barañáin abrió sus puertas. Ahora, 34 años después, este centro municipal cuenta con más de 800 alumnos, cuatro bandas, una escolanía, dos orquestas, una big band, un grupo de acordeón y otro de piano. En conjunto, el caldo de cultivo perfecto para futuros músicos.

“Hace años hicimos una apuesta por dar clases en grupo, porque nos parecía que tenía mucho más valor educativo para los txikis. No solo a la hora de tocar, también en cuanto a las relaciones humanas. Además, el tocar con otras personas les permite entender las explicaciones que reciben durante las clases”, comenta Juan José Torres, director de la escuela desde el pasado mes de agosto. No obstante, y a pesar de los beneficios que pueden obtener los txikis de una clase conjunta, los grupos no exceden los cinco o seis integrantes.

Así, en el centro se imparten enseñanzas musicales de 19 instrumentos: acordeón, bajo eléctrico, bombardino, clarinete, flauta travesera, guitarra, guitarra eléctrica, oboe, percusión, piano, saxofón, trombón varas, trompa, trompeta, tuba, txistu, viola, violín y violoncello. Un nutrido abanico de opciones que los txikis pueden elegir a la edad de siete años, tras haber completado los cursos de iniciación musical.

Además, los futuros músicos también tienen la opción de formar parte de una de las cuatro bandas que hay en el centro, según su edad y nivel. “Las bandas son la de iniciación, en la que comienzan los niños y niñas de ocho años y ahora está compuesta por 36 personas, la infantil, que ahora mismo cuenta con unos 55 niños con edades comprendidas entre los 9 y los 10 años, la txiki, con aproximadamente 40 músicos de 11 a 12, y la joven, para músicos a partir de 13 años y en la que ahora mismo están tocando 96 personas. Esta última es la banda que más importancia tiene dentro de la Escuela y la que toca canciones de mayor complejidad”, explica Torres.

Asimismo, en la escuela también hay grupos de acordeón, de piano, con cerca de 30 alumnos, dos orquestas, una txiki con más de 40 integrantes y una joven con 28, un grupo de combo, una escolanía, con 30 voces, y una big band, un tipo de orquesta de jazz que nació a finales de la década de los felices años 20 y que vivió su época dorada durante el periodo de tiempo comprendido entre 1935 y 1950 y que ahora mismo cuenta con 25 músicos. “Generalmente la transición de una banda a otra está unida a la edad y a la evolución musical de los alumnos y alumnas, pero, aunque no es muy habitual, sí que se han dado casos de chavales con un nivel más avanzado que han pasado a formar parte de la BandaJoven un poco antes, con 11 años”, señala Torres.

conciertosSin embargo, las anteriormente mencionadas no son las únicas actividades a las que tienen acceso los alumnos y alumnas de la Escuela de Música Luis Morondo. Los intercambios con escuelas de todo el Estado y de parte de Europa son una actividad “bastante habitual” que, además, cumple una doble función actuando como aliciente y aprendizaje. “Les gusta y les motiva. Por ejemplo, este mes de marzo, los grupos de acordeón y piano viajarán hasta Ciudad Rodrigo”, señala Torres, que no duda en añadir que “este tipo de viajes son un estímulo y una razón para mejorar y practicar”.

Una motivación extra para seguir avanzando en su formación musical que, en el caso de la Banda Joven, los ha llevado a recorrer con sus melodías e instrumentos todas las provincias del Estado, incluidas las islas, y también numerosos países de Europa como Francia, Alemania, Polonia, Bulgaria o Holanda. Mientras que, por su parte, la big band ha estado en Italia.

“Ellos van muy contentos y para nosotros es una forma de comparar y aprender nuevos sistemas e ideas de otras escuelas”, apostilla el director de la Escuela de Música Luis Morondo. Y es que, según apunta Torres, “el marco estructural de nuestra escuela suele llamar la atención de otros centros, ya que es una de las más grandes”.

Una evidencia de la buena salud de la que goza esta escuela de música berinianense. “En Barañáin hay muy buen cultura musical. Se nota que en esta localidad se le da mucha importancia a la educación musical y que para las familias es importante que sus hijos tengan al menos algunas nociones de música”, abunda Torres, a cuya escuela acuden los “hijos de antiguos alumnos y familiares de músicos” que aún se están formando en Luis Morondo. Algo que, a juicio de Torres, es muy importante para el futuro de estos jovenes barañaindarras. “Aunque no se vayan a dedicar a la música de manera profesional, tener formación musical es muy útil para los chavales, ya que trabajan aspectos como la disciplina o el oído”, explica.

colaboracionesA lo largo del año, la Escuela de Música Luis Morondo participa, poniendo voz y melodía, en diferentes actos como el Día de Navarra o San Esteban en las fiestas de Barañáin. “Procuramos estar muy presentes en la vida de la localidad y participar en las fiestas y en los actos”, explica Torres, que forma equipo directivo junto a Isabel Valencia, coordinadora, y Mikel Juaniz, secretario.

Ahora, toda la Escuela tiene la vista puesta en el próximo 13 de mayo;su día grande. “Estamos preparando un evento al que acudirán 1.200 músicos de 16 escuelas de Navarra”, explica el actual director de Luis Morondo que ya está organizando todo lo necesario para recibirlos y disfrutar de una jornada en la que la música será la gran protagonista. “Tendremos cinco escenarios con diferentes actividades”, apunta Torres como anticipo.