El Helvetia cuestiona el muro

balonmano | anaitasuna completa un buen partido, pero sucumbe en la cancha del ademar, que encadena su undécima victoria consecutiva

Jueves, 9 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Carlos Chocarro fue uno de los hombres más destacados de Anaitasuna.

Carlos Chocarro fue uno de los hombres más destacados de Anaitasuna. (Foto: Mikel Saiz)

Galería Noticia

Carlos Chocarro fue uno de los hombres más destacados de Anaitasuna.

Ademar 28

Helvetia 26

ABANCA ADEMAR LEÓN Cupara (Biosca);Juanín García (3), Costoya (1), Piñeiro (3), Carou (1), Juanjo Fernández (1), Mario López (4);David Fernández (1), Simonet (7), Leo Santos (1), Rodrigo Pérez (2), Javi García, Vieyra (1), Jaime Fernández (3), Huerta.

HELVETIA ANAITASUNA Hernández (Nordlander);Exteberría, Mikel Aguirrezabalaga (8), Ugarte (1), Filipe Mota, Oswaldo (3), Chocarro (5);Garza, Bazán, Balenziaga, Ceretta (3), Gastón (2), Adarraga (1), Nadoveza (3).

Marcador cada cinco minutos 2-2, 4-3, 7-4, 11-9, 15-10, 17-14 (descanso), 18-15, 21-18, 23-20, 23-22, 25-24, 28-26 (final).

Árbitros Peñaranda Ortega y Yagüe Morros. Excluyeron por dos minutos a Carou, Piñeiro y Juanjo Fernández por el Ademar y Garza, Bazán y Nadoveza por el Anaitasuna.

Pabellón Palacio Municipal de Deportes de León. 2.200 espectadores.

león- El Abanca Ademar encadenó su undécima victoria consecutiva -no conoce la derrota en 2017- y rompió la trayectoria ascendente del Anaitasuna, del que se tomó cumplida revancha al ser los navarros uno de los dos equipos -el otro fue el líder invicto Barcelona Lassa- que les ha vencido en la Liga Asobal. El conjunto pamplonés acarició la posibilidad de sumar algo positivo en una cancha que, salvo un empate, siempre le ha sido esquiva y ante un equipo leonés que, en esta ocasión, tuvo que encontrar otras soluciones en el central y los extremos, ante la falta de poder anotador de sus laterales, cinco goles entre todos ellos.

En los primeros instantes sorprendió el Anaitasuna (0-2) que, de inmediato, vio como Ademar volteó el marcador con su primer parcial favorable, para llevar el marcador con ventajas en torno a los dos o tres goles, gracias a la versatilidad en sus lanzamientos de Mario López desde el extremo. En el equipo navarro era también otro extremo, Carlos Chocarro, el que aguantaba con sus goles el marcador, hasta que apareció el brasileño Gabriel Ceretta para tomar el testigo, aunque de nuevo se desconectó Anaitasuna encajando un nuevo parcial de 4-0, que llevaba la máxima renta local al marcador (15-9, minuto 23). Los cambios en los ademaristas, lejos de refrescar el juego que había vuelto a tener la mejor versión del argentino Sebastián Simonet como ya ocurriera en Puente Genil, se tradujeron en una remontada navarra conducida por el brazo del exademarista Mikel Aguirrezabalaga aunque sólo sirvió para reducir el margen (17-14). Con sus lanzamientos e imponiendo un juego lento, donde Ademar no encontraba su habitual arma del contragolpe, chocando ante el buen 6-0 navarro, perfectamente resguardado por Nordlander, las diferencias siempre fueron muy cortas.

Quizá a Anaitasuna le faltara culminar el asalto a su rival, porque cuando se acercó siempre fracasó en el intento por pérdidas de balón o lanzamientos precipitados. Sin embargo, Ademar seguía atascado, encontrando tan solo a Simonet como recurso o acciones desde el pivote o extremo, para entrar en la fase decisiva con una mínima renta de un gol (26-25, minuto 57). Guijosa había apostado en este tramo final por una solución novedosa con dos centrales, Simonet y Rodrigo, junto con un David Fernández, hasta entonces nada resolutivo en ataque, pero éstos dos últimos fueron los artífices del angustioso triunfo con dos acciones de garra y habilidad para el definitivo 28-26. - Efe