EEUU conocía desde 2016 la brecha de seguridad en el sistema informático de la CIA

Los expertos de inteligencia creen que la filtración de WikiLeaks es auténtica

Jueves, 9 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Imagen de archivo del recibidor principal de la sede de la CIA en Langley (Virginia).

Imagen de archivo del recibidor principal de la sede de la CIA en Langley (Virginia). (Foto: Efe)

Galería Noticia

Imagen de archivo del recibidor principal de la sede de la CIA en Langley (Virginia).

washington- Las autoridades estadounidenses conocían desde 2016 la brecha de seguridad en el sistema informático de la CIA que ha permitido filtrar a WikiLeaks una nueva tanda de documentos que revelan un espionaje masivo a través de dispositivos electrónicos, según fuentes consultadas por Reuters.

Miembros de los servicios de inteligencia y de las fuerzas de seguridad de Estados Unidos han contado a la agencia de noticias británica, bajo condición de anonimato, que desde final del año pasado eran conscientes de que había una brecha de seguridad en la red interna de la CIA. Los informantes han indicado que los investigadores buscan el origen de esta nueva filtración de documentos clasificados de Estados Unidos a WikiLeaks entre antiguos trabajadores o contratistas de la agencia de Inteligencia.

Interrogados sobre la autenticidad de los papeles, han confesado que creen que son auténticos. Expertos en ciberseguridad y contratistas privados han coincidido en que el material publicado por WikiLeaks parece ser legítimo.

Se trata de casi 8.000 páginas de documentos de gestión interna de la CIA en los que se describen técnicas de ataques informáticos para obtener información a través de dispositivos electrónicos que se habrían utilizado entre 2013 y 2016 contra objetivos en todo el mundo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está “extremadamente preocupado” por la última filtración de la CIA a WikiLeaks. Así lo confirmó el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, en la rueda de prensa diaria celebrada ayer. Se trata de la primera declaración que el Gobierno estadounidense hace sobre este asunto, que generó una enorme polémica.

Spicer recalcó que el equipo del magnate neoyorquino perseguirá enérgicamente a “cualquiera que filtre información clasificada”. “Serán castigados con todo el peso de la ley”, sostuvo.

Según WikiLeaks, la CIA “perdió recientemente el control de la mayoría de su arsenal de ciberataque”. Entre las prácticas que habrían quedado expuestas figura el espionaje a través de teléfonos, ordenadores y televisores inteligentes.

El archivo con los documentos habría “circulado” entre antiguos ‘hackers’ y trabajadores del Gobierno estadounidense “de una manera no autorizada”. Una de las personas a las que llegó este archivo lo entregó a WikiLeaks.

WikiLeaks ha advertido del riesgo de que la CIA haya creado, en la práctica, su “propia” agencia para esquivar la rendición de cuentas y evitar aclarar públicamente el alcance o la legalidad de unos programas cuanto menos controvertidos.

Mientras tanto, la Fiscalía Federal de Alemania ha anunciado una investigación sobre la nueva tanda de documentos de la CIA publicados por WikiLeaks. “Comenzaremos una investigación para ver si encontramos evidencias de actos criminales concretos o responsables específicos”, dijo un portavoz del Ministerio Público a Reuters. “Lo investigaremos con detenimiento”, subrayó.

Según los papeles filtrados, el consulado de Estados Unidos en Frankfurt ha sido usado por la CIA como plataforma para lanzar ciberataques contra objetivos en todo Europa y Oriente Próximo. - Europa Press

telecomunicaciones

Apple y Samsung defienden su seguridad. Apple y Samsung reafirmaron ayer su “compromiso” con la privacidad de sus usuarios ante la masiva filtración de documentos de WikiLeaks que detallaba el espionaje en teléfonos móviles, ordenadores y televisores. Por el momento, Google no ha ofrecido comentarios al respecto de este presunto espionaje en los teléfonos que emplean Android.