Marcelo Escrich contrabajista navarro-argentino

“Haden, al tocar, pensaba en el bosque del que salió la madera de su contrabajo”

La sala Zentral acoge hoy el tercer concierto del ciclo Iruña Jazz Festival, en esta ocasión protagonizado por Silent Trio. La cita, a partir de las 21.00 horas (10 euros)

Fernando F. Garayoa - Jueves, 9 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

The Silent Trio, en una actuación anterior.

The Silent Trio, en una actuación anterior. (Foto: Jaime Estefanía del Vado)

Galería Noticia

The Silent Trio, en una actuación anterior.

pamplona- El disco Charlie Haden Songbook (Errabal) será la clave de bóveda sobre la que sostendrá el concierto que hoy ofrecerá en la Zentral de Pamplona Silent Trio, formación liderada por el contrabajista navarro-argentino Marcelo Escrich y que se completa con otras dos figuras de renombre Luis Giménez (guitarra eléctrica) y Alberto Arteta (saxo tenor, saxo soprano). Además, para la actuación de hoy, “que será única, con miradas al pasado, al presente y al futuro”, contará con otro trío de sobresalientes colaboradores, reflejo de su aportación al álbum: Mikel Andueza (saxo alto), Terela Gradin (voz) y Javier López Jaso (acordeón).

Antes de la presentación oficial en la vieja Iruña, Marcelo Escrich charló con DIARIO DE NOTICIAS.

Un trío silencioso para dar voz a uno de los grandes del contrabajo, Charlie Haden, ¿qué tiene de especial este músico que no solo protagoniza el disco sino que, en cierto modo, parece haber marcado su carrera musical?

-No es el único, pero en cierto modo sí, ya que es una gran influencia y me siento identificado. Es un músico que tenía un sonido inconfundible;incluso para una contrabajista, es difícil escuchar un disco por primera vez y saber quién lo está tocando, algo que sucede con muy pocos, y uno era Charlie Haden. Él decía que, al tocar, pensaba en la madera con la que estaba hecho su contrabajo, el bosque del que había salido... se tomaba muy en serio su sonido y su voz. Y, por otra parte, fue un hombre que estuvo en el lugar adecuado en el momento preciso, con un visión musical especial, basta citar el ejemplo de una jam se-ssion en la que despacharon aOrne-tte Coleman (saxofonista, trompetista y violinista estadounidense, clave en la vanguardia jazzística), él lo siguió y se tiraron dos días seguidos tocando juntos. También estuvo muy vinculado, con una inquietud política, a Liberation Music Orchestra, de donde salió, por el ejemplo, el eslogan No en mi nombrey con el que tocaban temas de la Guerra Civil española. Pero hizo muchas cosas más, desde un dúo con Pat Metheny a un trío junto a Keith Keith Jarrett. En resumen, el lenguaje de Haden era muy descarnado, la primera vez que lo escuché no entendí nada, parecía como si se hubiera pillado la mano con una puerta, tocaba pocas notas, con muchos silencios... De hecho, esos silencios han dado pie al nombre del trío y marcaron la carrera de Haden, ya que sufría acúfenos y por eso al final tocaba sin batería, como nosotros.

¿Cómo ha sido la selección de composiciones para este disco?

-La faceta más conocida de Haden es la compositiva, tiene muchísimos temas y de una belleza extraordinaria. Decían de él que era muy vanguardista tocando pero muy clásico componiendo. Sobre todo he querido resaltar esa belleza, sin imitarle. Todas las canciones son versiones, y además, no solo el contrabajo es protagonista, sino que el protagonismo se reparte entre los tres instrumentos. Por ejemplo, en el primer tema, Nice eyes,lo que suena no es la melodía sino un solo de Charlie Haden, que no toco yo sino mis compañeros. O, en Night fall, mientras uno toca la melodía otro toca el solo de Haden. Y está al alcance de muy pocos hacer un solo que se pueda convertir en melodía. En el disco, además, hemos hecho medleys tanto con blues como con baladas.

El álbum se cierra, con una canción secreta,Child’s Play, que no tiene nada que ver con el resto...

-Sí, es un calypso que Haden compuso como un juego de niños. Después de tanta melancolía como tiene el disco, para nosotros era una forma de acabar con un toque de optimismo.

Escrich también ha deslizado en el CD tres salmos de cosecha propia, dos dedicados a Haden y uno a Mauro Urriza, homenaje este último que salta del concepto del LP.

-Lo que lo integra es que también es un salmo, son composiciones de alabanza. Y los que no tenemos dioses alabamos a nuestros admirados, en este caso Haden y Mauro. Me pareció oportuno hacerlo así, porque los iba a llamar himnos pero me parecía demasiado pretencioso.

las claves

las canciones

Nice eyes. Apodo. Sombrero. Mirada.The in a dream. Sueño. Escaleras. Caja de música.

Taney County. Llanura. Viajes. Familia.

First song. Amor. Pentagrama. Lágrimas.

Our spanish love song. Madrid. Recorridos. Pentagrama.

Salmo nº1 para Haden. Osadía. Sencillez. Emoción.

In the moment. Ahora. Improvisación. Escala.

Here’s looking at you/Always say goodbay. Melancolía. Poesía. Descubrimiento.

Blues in motion/Bay city/Blues for Pat. Amigos. Lugares. Momentos.

Salmo nº2 para Haden. Oportunidad. Sentimiento. Silencio.

Waltz for Ruth. Baila si puedes (lo tocamos a cinco por cuatro).

Out of focus. Melodía. América. Sonidos.

Salmo nº3 para Mauro Urriza. Recuerdo. Vivencias. Honor.

Nigth fall. Noche. Final. Cierre.

Child’s play. Alegría. Caribe. Propina.