Mesa de Redacción

La igualdad pendiente

Por Joseba Santamaria - Jueves, 9 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:06h

la conmemoración del 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer hace referencia a los hechos que sucedieron en esa fecha de 1908, cuando murieron calcinadas 146 mujeres trabajadoras de la fábrica textil Cotton de Nueva York en un incendio provocado por su negativa a abandonar el encierro en el que denunciaban los bajos salarios y las infames condiciones de trabajo. Seguramente, las mujeres disfrutan en nuestro entorno de la mejor situación de su historia, pero esa realidad no oculta que aún tienen importantes motivos para sentirse insatisfechas, porque la cultura de la desigualdad está aún aposentada en lo más profundo de nuestra idiosincrasia. La reivindicación de derechos y la denuncia de las desigualdades tienen un profundo sentido democrático, porque la igualdad no avanza al ritmo necesario. La permanencia de un grotesco machismo de dominación las sigue asesinando. Siguen siendo víctimas de exclusiones en su desarrollo profesional por parte de unos hombres temerosos de su capacidad y creciente influencia social y laboral. O de una cultura empresarial tendente a minorizar sus capacidades y amparar la discriminación salarial. O de una clase política que propaga compromisos de paridad e igualdad, pero que mira hacia otro lado cuando ese camino puede poner en cuestión sus privilegios. En el siglo XXI.