Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
acusa a Convergencia de dar facturas falsas

Montull afirma que las mordidas subieron al 4% porque CDC quería "más dinero"

Millet, exjefe del Palau, acusa a Convergencia de cobrar de Ferrovial a cambio de obra pública
Montull culpa a CDC de dar facturas falsas para ocultar pagos
El 2,5% de la comisión era para partido y el otro 1,5%, para la trama

D.N. - Jueves, 9 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

La exdirectora financiera del Palau de la Música Gemma Montull, seguida de su padre, el exdirector administrativo del Palau de la Música, Jordi Montull

La exdirectora financiera del Palau de la Música Gemma Montull, seguida de su padre, el exdirector administrativo del Palau de la Música, Jordi Montull. (MARTA PÉREZ)

Galería Noticia

La exdirectora financiera del Palau de la Música Gemma Montull, seguida de su padre, el exdirector administrativo del Palau de la Música, Jordi Montull

BARCELONA. El exnúmero dos del Palau de la Música Jordi Montull ha asegurado este jueves en juicio que las presuntas comisiones que CDC reclamaba de forma ilegal a Ferrovial a cambio de adjudicársele obras públicas eran del 3% pero se subieron al 4% porque el partido "quería más dinero".

En su declaración como acusado en el juicio del caso Palau, ha reiterado lo declarado el miércoles por el que era presidente de la institución, Fèlix Millet, y por su hija y entonces directora financiera, Gemma Montull: del 4% que pagaba la contructora al Palau de la Música, el 2,5% iba para CDC y el 1,5 se lo repartían los dos máximos mandatarios del Palau, aunque una parte iba a la Fundación.

Montull ha admitido, a preguntas del fiscal, que él se reunía habitualmente con el entonces tesorero de CDC, Daniel Osàcar, también acusado: "Venía, yo tenía el dinero a punto en un sobre, él lo contaba, lo cogía y se iba".

Montull, que solo ha respondido al fiscal Emilio Sánchez Ulled y a su defensa --representada por Jorge Navarro y no por su abogado, Jordi Pina-- ha ratificado "toda" la declaración de este jueves de su hija Gemma, que afirmó que hubo expolio del Palau y financiación de CDC, como se preveía tras las negociaciones con la Fiscalía.

Ha explicado que el contacto con el extesorero Carles Torrent --"Yo no sé si era tesorero;yo le llamaba 'el recadero"--, fallecido en 2005, lo tenía Millet, pero que él mantuvo después el contacto con su sucesor como tesorero, Daniel Osàcar.

Sobre obras públicas que pudo recibir Ferrovial gracias a las donaciones al Palau, ha dicho que él solo supo de la construcción de la Ciudad de la Justicia --donde se está celebrando el juicio-- y la Línea 9 del Metro de Barcelona.

A preguntas del fiscal, ha negado haber tenido contacto con otras personas del partido o saber si alguien más había participado y se ha limitado a decir: "Sé que él tenía conversaciones".

Ha confirmado el cuadro Excel incautado por los Mossos en el Palau en que se describen las cantidades de dinero que donaba Ferrovial y como se repartían;concretamente sobre la casilla 'GPO', ha dicho que correspondía a la comisión que se llevaban él y Millet, asegurando que le pusieron esas siglas por 'Grandes Producciones Orquestrales'.

También ha explicado que el dinero para CDC se entregaba con tres mecánicas: en dinero en efectivo al tesorero, con el pago de facturas --no ha sabido concretar si eran "buenas o malas", si correspondían a servicios reales-- y con los convenios con la Fundació Trias Fargas, pero que de eso se encargó Millet.

SOLO MANDABA MILLET Ha querido dejar claro que "el único que mandaba era Millet" en el Palau y que su hija Gemma no tenía la potestad de hacer nada, y al preguntársele por qué se la nombró directora financiera, entre risas ha dicho textualmente que a todos se les tenía que hacer director de algo.

Cuando el fiscal le ha preguntado por qué ha decidido explicar todo esto, ha respondido: "Quería que mi hija dijera la verdad porque estaba acusada de una cosa que no era verdad".

Ha reiterado la extracción de dinero en efectivo del Palau para beneficio particular y también ha hablado sobre los 7 millones de euros que el fiscal considera que se quedó Millet y los 1,3 que se quedó él: "Para mí no fue tanto, pero no le voy a discutir porque no lo puedo demostrar".

También ha querido aclarar que el Palau pagaba muchísimas cosas en efectivo, como a los maestros de la escuela de canto, los viajes del Orfeó en el resto de España y Europa --calcula que en total unos dos millones de euros--, y que "el problema es que, de todo lo que gastaba el Orfeó, no había recibos".

A este comentario, el fiscal Sánchez Ulled le ha espetado: "De lo suyo tampoco pidió recibos", y después Montull tampoco ha aclarado adónde han ido a parar otros 9 millones del Palau cuyo paradero se desconoce.

Ha reiterado también el sobresueldo irregular que se adjudicaron él y Millet a cuenta del Palau, aunque ha dicho que no siempre fue de un millón de euros --repartido al 80-20%--, sino que ese fue el tope, y que primero lo cobraban por cheques y después a través de empresas pantalla.

"ERA MUY SEÑOR MILLET"
También ha ratificado los viajes pagados por el Palau para él y Millet a Kenia, Maldivas, Polinesia, Dubai y el Cairo, por más de medio millón de euros, pero ha puntualizado que ese dinero lo devolvieron;y, sobre las bodas de las hijas de Millet en la institución musical, ha dicho que no dependía de él pero que era "razonable" que costaron 164.000 euros.

Se ha desvinculado del dinero que presuntamente entregó Millet al político Àngel Colom y a Esteve Escuer (candidato a alcalde por CDC en L'Ametlla del Vallès) a cargo del Palau: "El señor Millet era muy señor Millet: hacía cosas que yo no sabía".

CONVERGENCIA SE FINANCIÓ ILEGALMENTE Así quedó en evidencia ayer tras las declaraciones de dos de los principales acusados. El expresidente de la entidad Fèlix Millet acusó a CDC de recibir pagos en metálico de Ferrovial a cambio de obra pública durante los gobiernos de Jordi Pujol, a través de la entidad cultural y de su fundación afín. En la primera sesión de declaraciones de los acusados en el juicio, la ex directora financiera de la institución, Gemma Montull, refrendó las acusaciones de Millet y dijo que CDC les entregaba facturas falsas para justificar ante Hacienda las comisiones.

Millet, que hasta ahora había negado cualquier implicación de CDC en el expolio -que se calcula que asciende a 30 millones de euros-, confesó en la primera parte de su intervención haber desviado fondos de la entidad para gastos particulares. Posteriormente, a preguntas del fiscal Anticorrupción reconoció que sirvió de intermediario para el pago de comisiones ilegales de Ferrovial a CDC a cambio de la adjudicación de obra pública, mordidas que afirma que se enmascaraban a través de “patrocinios” de la constructora.

Según Millet, las comisiones ilegales duraron “muchos años”, sin precisar el periodo, y se entregaban en mano en el propio edificio del Palau de la Música al menos al extesorero de CDC ya fallecido Carles Torrent, al que después sucedió Daniel Osàcar. El acusado dijo desconocer si los cargos de CDC, más allá de sus tesoreros, estaban al corriente de los pagos de comisiones, pero precisó: “Supongo que sí, pero no sé, es una opinión mía”.

Fuentes cercanas al expresidente catalán y exresponsable de CDC, Artur Mas, informaron de que el dirigente se pronunciará públicamente una vez hayan declarado los principales encausados en el juicio del Palau, incluido Daniel Osàcar.

cheques al portadorEl que fuera presidente del Palau de la Música durante tres décadas tampoco aclaró dónde fueron a parar los 9,6 millones de euros saqueados -la mayoría en cheques al portador cobrados en ventanilla- cuyo destino se desconoce, escudándose en que él no llevaba la contabilidad de la institución.

Millet reconoció, en cambio, que las comisiones entregadas por la constructora Ferrovial se las repartía con CDC, que se quedaba con un 2,5%, mientras que los exresponsables del Palau se llevaban el 1,5 %: un 1 % para él y el 0,5 % restante para su mano derecha, Jordi Montull. “No lo dije en mi confesión (de 2009) pero esa es la verdad”, recalcó Millet, que precisó: “Convergencia sabía que Ferrovial daba ese dinero a cambio de que se le adjudicara obra pública, las interioridades de CDC no las conozco”.

Millet desveló que el extesorero de CDC Daniel Osàcar -para quien la Fiscalía pide siete años y medio de cárcel- es el Daniel cuyo nombre figura en la documentación incautada en el Palau de la Música vinculada al pago de comisiones ilícitas, aunque apostilló que era Jordi Montull quien trataba con él.

También identificó así al Daniel de las anotaciones Gemma Montull, hija del ex número dos del Palau, que entre lágrimas dedicó gran parte de su declaración a detallar la mecánica que se seguía para hacer llegar a la formación nacionalista las comisiones de Ferrovial, una trama que según su versión ya estaba en marcha cuando ella llegó en 2003.

Según Montull, la mayor parte de las sumas que entregaba la constructora como patrocinios iba a parar a manos de CDC a través de tres mecanismos: los convenios que la entidad firmó con la fundación Trias Fargas (hoy Catdem) afín a CDC, pagos en efectivo y facturas falsas por servicios prestados al partido cargadas al Palau.

En ese sentido, la hija del número dos del Palau acusó al extesorero de CDC Daniel Osàcar de haber entregado al Palau una serie de facturas falsas para que estos pudieran justificar ante Hacienda las comisiones en efectivo recibidas de la constructora Ferrovial. Explicó que Osàcar facilitó esas facturas cuando Hacienda empezó a investigar al Palau por su gran cantidad de reintegros bancarios, lo que motivó que Millet se dirigiera el partido para advertirles: “Tenemos un problema, dadme una solución”.

Montull negó haberse llevado un “solo euro” del Palau de la Música, tras asegurar que el “control absoluto” de la entidad lo ostentaba Fèlix Millet con la colaboración de su padre, Jordi Montull, que está previsto que declare hoy, antes de que lo haga Daniel Osàcar. “Controlaba absolutamente todo lo que allí pasaba. Tenía a su mano derecha, Jordi Montull, mi padre, que era quien le ayudaba”, dijo.

Jordi Montull exculpó la pasada semana a su hija de cualquier responsabilidad en el saqueo del Palau y anunció que en su declaración dirá “la verdad de todo”, tras ultimar un pacto con la Fiscalía para salvarla de entrar en prisión a cambio de implicar a CDC. La Fiscalía pide penas de 27 años de cárcel para Fèlix Millet y Jordi Montull y de 26 para Gemma Montull. - D.N.