Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
la chica no recordaba nada de lo sucedido

Absuelto de abusar en Estella de una joven a la que habían echado éxtasis líquido en la bebida

La fiscal pedía 2 años pero la juez dice que, aunque se masturbó, no hay prueba de que usara la fuerza ni de que se aprovechara

Jueves, 9 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:06h

Palacio de Justicia de Estella.

Palacio de Justicia de Estella. (Archivo)

Galería Noticia

Palacio de Justicia de Estella.

PAMPLONA- La titular del Juzgado de lo Penal 3 de Pamplona ha absuelto a un joven ecuatoriano de 30 años de abusar sexualmente de una joven de 19 a la que habían echado éxtasis líquido en la bebida. La chica interrumpió la relación en casa del encausado y se quedó inconsciente hasta el punto de no recordar nada de lo sucedido. El procesado reconoció en la vista oral que había culminado la relación masturbándose y que, por ello, había manchado la ropa de ella, pero que no había actuado en contra de su voluntad. Tampoco se acusaba al joven de haberle suministrado el éxtasis líquido, sustancia que anula la voluntad. La Fiscalía le pedía 2 años de cárcel.

El procesado y la víctima, que se conocían de vista, coincidieron en una discoteca en las fiestas de Estella de 2014. La chica se acercó al grupo de amigos del acusado, entre los que estaba un primo suyo, y empezó a beber con ellos. Sobre las 5, ambos se marcharon a la vivienda del encausado y, “una vez allí, comenzaron a acariciarse, si bien en un momento dado ella le dijo que le dejara, que quería dormir. El acusado cesó en esa conducta pero cuando ella estaba dormida, se masturbó”, relata la sentencia.

La magistrada afirma que “no existe prueba suficiente y eficaz que nos permita conocer la situación de la chica respecto a su capacidad de decidir y ello porque sobre los restos aparecidos en sus análisis de orina no se ha practicado una pericial que permita conocer cómo influyó en concreto sobre la denunciante”. La juez considera “esencial determinar cuál era la situación y apariencia de la denunciante sobre su capacidad de decidir, es decir de ejercer su libertad sexual”. Y a ello responde que “no existe prueba alguna de que el acusado por sí o por medio de un tercero haya dado o hecho ingerir la sustancia a la denunciante”. La juez considera que queda acreditado “que no se usó la fuerza y no hubo penetración alguna. No parece lógico que alguien drogue a una persona con éxtasis líquido o sepa que está bajo el efecto de esa droga y por ello quiera llevársela a su cama, para después no satisfacer sus plenos deseos sexuales como en este caso”.

Las pruebas practicadas, según la juez, “no permiten acreditar que el acusado llevara a cabo actos contra la libertad sexual de la denunciante, no existe prueba ni del estado real de la denunciante al ir a casa del acusado. ni menos aún que el procesado tuviera ni siquiera conocimiento de que hubiera ingerido éxtasis líquido”. Y recuerda que “se desconoce el grado de influencia cierta en su voluntad, ni que la tuviera gravemente afectada por ingesta de alcohol u otras sustancias que no le permitiera saber y conocer la trascendencia y repercusión de la relación sexual o desvalorar la relevancia de sus determinaciones al menos en lo relativo a los impulsos sexuales trascendentes, primero porque pudo y dijo no a continuar con la relación sexual”. - E.C.