Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Agredido un empleado de la zona azul en el barrio de Iturrama

D.N. - Jueves, 9 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 11:04h

Vigilante de Dornier paseando junto a plazas de aparcamiento de Zona Azul en Sancho el Fuerte.

Vigilante de Dornier paseando junto a plazas de aparcamiento de Zona Azul en Sancho el Fuerte. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Vigilante de Dornier paseando junto a plazas de aparcamiento de Zona Azul en Sancho el Fuerte.

PAMPLONA. Un trabajador de la empresa Dornier sufrió una agresión en la cara este martes por la tarde en la Avenida Sancho el Fuerte 75 de Pamplona tras una discusión por poner una multa en un vado de carga y descarga, informa Policía Municipal.

El empleado de la zona azul advirtió un vehículo mal aparcado y acudió a dar aviso a la persona que se encontraba en su interior de que era necesario retiralo. En el momento que el conductor regresó al lugar tras hacer una compra en un supermercado, al advertir que se había tramitado la pertinente multa, discutió con el empleado y le golpeó en el vientre y posteriormente le propinó un cabezazo en la cara causándole heridas por las que tuvo que ser atendido en urgencias del Centro San Martín. Policía Municipal ha preparado un Atestado remitido ya al juzgado.

Los empleados de Dornier llevan tiempo exigiendo que las medidas de seguridad se intensifiquen en determinadas zonas y, por otro lado, una mayor concienciación ciudadana sobre el trabajo que desempeñan. Además de protagonizar un paro de dos horas en la Zona Azul, un nutrido grupo del colectivo de trabajadores de Dornier se concentró el pasado mes de noviembre en la puerta del Ayuntamiento de Pamplona para reivindicar una mayor protección en puntos concretos de la ciudad, donde puedan patrullar de dos en dos trabajadores o haya mayor presencia de policía municipal.

"Queremos que se active algún sistema de seguridad que vaya más allá del botón de pánico que disponemos en la PDA, que permita que ante una agresión haya una reacción más rápida", remarcó Raquel Iribarren, delegada de ELA y presidenta del comité de empresa. "Con el Ayuntamiento nos reunimos y nos dijo que estudiarían la situación y nos darían una solución, y buscarían un método de seguridad más eficaz", observan.

Preguntados por las competencias que asumen, destacan que es un tema que se ha abordado con el Ayuntamiento pero "está dentro del pliego de condiciones y lo tenemos que asumir". "Insultos sufrimos a diario, y que nos empujen, pero son hechos que no se denuncian porque entendemos que muchas veces es el momento del calentón... El problema es que hemos llegado a ataques más fuertes.

La última brutal agresión fue sido la de Hospitales y la persona que lo sufrió sigue de baja", reiteran. En 2014 también hubo otros dos ataques importantes, uno con un intento de ahogar con un cable y otro que fue un conato de atropello. "Desde que empezó la crisis la gente está más alterada pero lo más duro ha sido lo ocurrido hace un mes", reitera.

Destacan que también han sufrido agresiones a través de las redes sociales en medios como Facebook o Twiter. Recientemente insultaron a un hombre con mensajes que aludían a que "cuando lo viese, le iba a partir las piernas". "Son zonas muy concretas las conflictivas. La zona de hospitales es más conflictiva y la gente no va por gusto pero no se puede tolerar determinados comportamientos", abundan.

"No somos muñecos de feria a los que se les puede hacer cualquier cosa y que lo que hacemos es un trabajo", agregan. Resaltan que hay bajas por ansiedad y estrés, "desconocemos si por situaciones derivadas del trabajo".