Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El clan fue condenado por chantajear a un anciano con falsos abusos sexuales

Emplearon el mismo ‘modus operandi’ que el usado con el cura, con llamadas amenazantes y exigencia de dinero

Jueves, 9 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:06h

PAMPLONA- Los cuatro investigados por el Juzgado de Aoiz ya fueron condenados por chantajear a un vecino de Pamplona, al que amenazaron con denunciarle por falsos abusos sexuales. En concreto, F.B. fue condenado por el Juzgado de lo Penal número 3 de Pamplona a 3 años y 6 meses de prisión por un delito de robo con violencia y otro de amenazas condicionales continuadas, mientras que D.B., hermana del anterior, y su marido, L.L., fueron condenados a un año y 6 meses de prisión por amenazas. Por su parte, el Juzgado de Menores condenó a E.T. a 6 meses de libertad vigilada, misma pena impuesta a otro menor rumano, R.I.

La juez de Aoiz destaca que en estos hechos ya juzgados emplearon “exactamente el mismo modus operandi” y que además uno de los números de teléfono de los que se hacían las llamadas amenazantes coinciden en ambas causas.

Ocurrieron el 25 de septiembre del 2015, cuando la víctima, un pamplonés de 78 años, se dirigió a la plaza del Castillo para colocar un cartel en el que ponía a la venta un inmueble que posee en el Casco Viejo. En ese momento, R.I., en compañía de F.B., aparentaron interesarse por el anuncio y acompañaron a la víctima hasta la vivienda, donde el menor se quedó solo con el anciano, al que amenazó para que le diera dinero.

Días después, el mismo menor, puesto de común acuerdo con los tres adultos y E.T., le telefoneó para exigirle 200 euros a cambio de que no le denunciase por abusos sexuales. Esa misma tarde recibió un mensaje de voz del acusado F.B. que le conminaba para entregarle el dinero y evitar la denuncia. Las llamadas se sucedieron durante los días siguientes: “Mira, soy el padre del chico con el que estuviste en el piso. Llámame si no quieres problemas con la Policía, llámame para arreglarnos”. - J.M.S.