Miguel Sciorilli entrenador del Monte-carlo arena entrena pádel

“El pádel es divertido, es un deporte para jugarlo”

Miguel Sciorilli (Olavarria, Argentina, 1964 ) es el entrenador del equipo navarro Monte-Carlo Arena Entrena Pádel, favorito para ganar el Campeonato de España absoluto por equipos que comienza hoy en La Nucía

Íñigo Munárriz - Viernes, 10 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Galería Noticia

pamplona- Es considerado de manera unánime el mejor entrenador de pádel del mundo. Miguel Sciorilli ha cincelado a la crème de la crème de este deporte ya que por sus manos han pasado jugadores como Belasteguín, Díaz o Lima. Ahora, este argentino de 52 años afronta otro reto para engrosar su más que notable currículum. Sciorilli será el técnico del Monte-Carlo Arena Entrena Pádel, equipo navarro que disputa desde hoy el Campeonato de España por equipos de Primera Categoría Absoluta en La Nucía (Alicante).

A finales de febrero presentaron el equipo Monte-Carlo Arena Entrena Pádel. ¿Cómo se fraguó este proyecto?

-Esta idea viene de hace bastantes años, generada por José Luis Jiménez, que es una especie de director del equipo. Fue creciendo poco a poco, empezó en Tercera, ganó el Campeonato de España en Absoluto y ha ido creciendo y sumando más jugadores hasta que llegó el año pasado a la unión con Monte-Carlo International Sports, que sumaron al equipo, además de algún jugador, el equipo femenino.

¿Qué competiciones va a disputar el equipo?

-Los dos equipos son absolutos y ahora mismo van a disputar el Campeonato por equipos que se juega en La Nucía, Alicante. Es el torneo más importante y el equipo se formó para jugar ese campeonato.

El objetivo es ir a por todas.

-Sí, el objetivo es ganarlo. Es muy difícil porque todos los equipos son muy buenos. Están los mejores a nivel mundial distribuidos en varios equipos. No es fácil pero es nuestro objetivo: lograr lo máximo.

En la plantilla está Belasteguín. Usted estuvo con él durante mucho tiempo , ¿cuál es la clave para llevar 15 años como número uno del mundo?

-Yo creo que no creerse número uno del mundo y trabajar cada año como si no lo fuese. Busca mejorar, esa es un poco su clave, aparte, por su puesto, su forma de juego y su cabeza, pero lo más importante yo creo que es su forma de entrenar. Hemos dejado de entrenar juntos hace una semana, pero desde que yo le conozco se ha destaco por eso.

Ha dejado de entrenar a Bela, ¿cuánto tiempo llevaban juntos?

-Unos 13 años. Muy bien. Ha sido una etapa muy bonita. Ha acabado un ciclo, simplemente.

Cuando se trabaja con los mejores jugadores del mundo, ¿cuál es el papel del entrenador?

-Los entrenadores estamos para ayudar a los jugadores. Por más que uno pueda pensar que el número uno es técnicamente bueno, todos los demás también son técnicamente buenos. Todos tienes cosas por mejorar, desde lo táctico, a lo técnico, a lo mental, a lo físico... todos tienen cosas que mejorar y si se ponen en tus manos es porque confían en ti para que tú les ayudes a mejorar.

¿Detectar los puntos débiles?

-No solo los puntos débiles. Se entrenan los puntos fuertes y se mejoran los puntos que hay que mejorar.

Hace también formación continua en el Entrena Padel en Beriáin. ¿Qué consejos les da a los jugadores amateurs?

-Para empezar, que se diviertan. Todo el mundo empieza a jugar a pádel porque es un deporte divertido y fácil de comenzarlo. Es importante que se diviertan porque esa emoción de estar contento ayuda mucho en el aprendizaje y luego, que vayan aprendiendo, más que a golpear una pelota mejor o peor técnicamente, a jugar. Es decir, a que el peloteo pueda durar, a que el punto sea largo, a dónde jugar una pelota, cómo recibirla y poco a poco ir puliendo los detalles. Es importante que jueguen, el pádel es para jugarlo.

Tiene un libro titulado Sin secretos. ¿Cuáles son los secretos que se desvelan en la obra?

-Lo que cuento ahí es nuestra forma de trabajo como equipo. Todo el tiempo que estuve trabajando con Bela y Juan Martín Díaz y luego con Belasteguín y Pablo Lima. Se cuenta la forma en que trabajo yo, la forma en la que trabajamos como equipo, cómo solucionamos los problemas, qué hemos hecho cuando íbamos ganando, qué hemos hecho cuando íbamos perdiendo. Es un libro enfocado al coaching de personas, en este caso con jugadores.

Le da mucha importancia al plano psicológico en el pádel.

-Yo le doy muchísima porque en definitiva, cuando los jugadores técnica, táctica y físicamente son muy buenos, la cabeza es importantísima. Estando todo muy equiparado lo que te puede hacer ganar o perder es la cabeza. Hay que trabajarla y está todo el tiempo en juego. Es lo que marca la diferencia si todo lo demás está equiparado.

El prólogo de su libro lo escribió Johan Cruyff, ¿qué aprendió de él?

-Yo, personalmente estuve con él dos veces, lo conocía a través de Bela. Bela tenía muy buena relación con él, eran amigos y él si que ha aprendido mucho personalmente. Yo he aprendido más por comentarios de gente cercana, incluido Bela, y por leer su libro. Admiraba su forma de trabajar, de pensar, de hacer las cosas diferentes a los demás. Yo creo que era muy diferente. La cabeza que él tenía me gustaba mucho.

¿Las lecciones de Cruyff se pueden aplicar al entrenamiento de pádel?

-Parte de la base de que de todos los deportes se pueden extrapolar cosas. La forma de enfocar o de pensar tácticamente un deporte, aunque no tengan nada que ver. Esa forma de pensar diferente y de buscar ideas nuevas se pueda extrapolar y de ella se aprende. Yo he tenido contacto con entrenadores de otros deportes y se aprende muchísimo.

¿Hasta cuándo se ve vinculado al mundo del pádel?

-Me veo siempre. El pádel me apasiona. Soy un afortunado que puede hacer lo que le gusta. Me divierto con lo que estoy haciendo y cada vez se me ocurren nuevas ideas para poder hacer. Me veo en esto siempre, creo que estoy haciendo lo que tengo que hacer, no es una obligación para mí.