El final de la infancia y del cine como acto social, a concurso

|

Ana Oliveira Lizarribar Unai Beroiz - Viernes, 10 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Ivan Ramjlak, José Fernandes, Aitor Gametxo y Diogo Costa Amarante presentaron ayer sus películas ayer en la Sección Oficial del certamen.

Ivan Ramjlak, José Fernandes, Aitor Gametxo y Diogo Costa Amarante presentaron ayer sus películas ayer en la Sección Oficial del certamen.

Galería Noticia

Ivan Ramjlak, José Fernandes, Aitor Gametxo y Diogo Costa Amarante presentaron ayer sus películas ayer en la Sección Oficial del certamen.

propuestas para hoy

Oteiza. La sala Corona acogerá a partir de las 20.00 horas la tercera sesión dedicada al artista de Orio, en la que se ofrecen los mayores tesoros fílmicos de su archivo: dos Súper 8 grabados por el propio creador que jamás se han mostrado (Urbia y Aránzazu), junto con grabaciones sonoras que dejó con instrucciones e ideas sobre la creación fílmica (Discurso al hombre en la oscuridad del cine, Operación H y Cómo filmar una escultura).

Volar. Hoy se proyectarán las últimas sesiones de este ciclo, con la titulada El fondo del aire es rojo. Y verde. Y azul, a las 17.00 horas, yAerofilia, a las 20.00 horas. Ambas en la sala Gola.

Concierto acústico. A las 21.30 horas, el vestíbulo de Baluarte acogerá el concierto de Amorante, músico que utiliza la guitarra española, el ukelele, la corneta, el monotron o el harmonium en canciones que abordan el terreno del costumbrismo próximo a las realidades pintadas por pintores como Brueghel o Bosco.

pamplona- El Festival Punto de Vista se va acercando al final de su 11ª edición y celebró ayer la penúltima jornada de su sección a concurso con cinco cintas de procedencias y estéticas muy diferentes que, sin embargo, tienen algunos puntos en común, como una cierta mirada triste ante el final de la infancia, caso de Cidade pequena, o nostálgica, en el caso de los cines abandonados que reflejaIsland of forgotten cinemas. Otro pasado se materializa en From Vincent’s House in The Borinage, que revisita los años decisivos que el artista pasó en un pueblo de Bélgica, y un hombre que se enfrenta a la muerte viaja hacia sí mismo en 5 October. Sin olvidar, por supuesto, Cicha Symfonia, de Aitor Gametxo.

En Cidade pequena, el portugués Diogo Costa Amarante se pone en la piel de su sobrino, Frederico, durante un verano que puede ser el último de su primera infancia. “He vivido mucho tiempo fuera de Portugal, y mi hermana me contaba historias sobre él, y esta en particular me pareció muy bonita”. Costa se refiere a la anécdota que refiere en el corto sobre una noche en la que el pequeño despertó a su madre porque sentía dolor en el pecho. “Ella se alarmó, pero los médicos dijeron que todo estaba bien”. Más tarde se enteró de que, en la escuela, “la profesora de Frederico les enseñó un día cómo era el cuerpo humano, incluidos los órganos, y les dijo que si el corazón se paraba, uno moría”, de ahí la angustia del niño. A partir de ese suceso, Costa sigue con la cámara a su hermana y a su sobrino durante las vacaciones, mezclando las plácidas imágenes y ritmos de la naturaleza con elementos surrealistas y de ficción rodados con grandes dosis de humor, lo que “ayuda” a lidiar con la reflexión existencial que envuelve la película. Todo, en un peculiar formato resultado de componer los planos con dos full framesque ocupan el centro de la pantalla.

kinoIvan Ramljak compone, por su parte, un relato melancólico acerca del pasado y presente de varios cines que en su día fueron el epicentro de la sociedad de un conjunto de islas del Adriático. Islands of forgotten cinemas orquesta el relato enlazando imágenes de esos espacios ya vacíos, muchas veces en ruinas, o destinados a otros usos como el yoga, el tiro al blanco o las actividades musicales de grupos locales. “La película habla sobre lo que ha supuesto que se perdiera la costumbre de ir al cine”, indicó Ramljak, que rodó en ocho ubicaciones de siete islas croatas. Muchas personas hablan de lo que aquellas citas semanales ante la pantalla de su ciudad significó en sus vidas y casi todas coinciden en su valor social y sentimental. Pero todo son voces en off, “casi como fantasmas” de ese pasado perdido. Y lo mismo sucede con las bandas sonoras -diálogos, músicas- de las películas que mencionan los protagonistas.

Por su parte, en From Vincent’s House in The Borinage, el director luso José Fernandes mezcla su propia búsqueda artística con las experiencias que vivió Van Gogh durante su estancia en la localidad de Borinage (Bélgica). “Las vivencias que experimentó y la relación con los vecinos le influyeron mucho en sus inicios como artista”, comentó Fernandes, que se inspiró en una carta que Vincent mandó a su hermano Theo desde allí para construir esta pieza en la que una presencia extraña -el propio director- se adentra en lo que fue el estudio del pintor, respirando el ambiente y recorriendo los paisajes hasta fundirse con sus propios cuadros.

Por último, en5 October, Martin Kollar presenta a Ján, un hombre que huye con su bicicleta al interior de Eslovaquia para intentar asimilar lo que pueden ser sus últimos días. Pero este viaje físico e introspectivo tiene una fecha límite, el 5 de octubre, el día de su operación a vida o muerte.