Animalismo político en Noáin

Jose Javier Napal Gorriz Miembro de la asociación Libertad Animal Navarra - Viernes, 10 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

El gran sabio y cómico Groucho Marx decía: “La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”. Y es con esta sensación con la que uno acaba después de semanas y meses de diálogo para que, al final, todo siga igual. Un diálogo estéril y de muy corto recorrido por parte del Ayuntamiento de Noáin, permitiendo durante todo este tiempo que una burra llamada Platera permanezca en unas condiciones claramente inadecuadas.

Resulta irónico comprobar que un ayuntamiento, que se jacta de animalista, se conforme con que el animal esté teóricamente bien atendido a nivel legal. Lo cual no significa que esas condiciones sean las idóneas para éste tipo de equinos.

En este tipo de asuntos, regirse exclusivamente por criterios legales o económicos, descuidando el bienestar real de Platera no es muy ejemplarizante, como tampoco lo es ir a la cola de las leyes que llegan desde fuera en el ámbito del bienestar animal. Incluso desde el punto de vista político, no tiene por qué estar reñido los propios derechos del animal con el hecho de que este ayuntamiento sea pragmático y quiera evitar supuestos males mayores a nivel económico, provocados en cualquier caso por haber permitido la instalación gradual y austera de un minizoo.

El animal permanece a día de hoy en plena incertidumbre bajo el paraguas de algún supuesto proyecto terapéutico. Y dadas las circunstancias, tal vez sea la protagonista involuntaria de esta historia quien acabe necesitando algún tipo de terapia. Falta de espacio y días y días sin posibilidad de salir. Bueno, sus cuidadores han tenido el detalle de darle la oportunidad de conocer en sus propias carnes la nieve, el frío y el agua del norte, algo especialmente delicado en este tipo de equino, pese a su gran fortaleza, debido precisamente a su fisionomía que, a diferencia de los caballos, pueden desarrollar neumonía o bronquitis con lluvia o en un clima frío.

Ahora bien, animamos a este ayuntamiento a revisar su concepto de animalismo y, en honor a la verdad, sustituirlo por otro más acorde a la triste realidad que sigue padeciendo día tras día Platera.