Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Evitan el suicidio de un hombre atrincherado en su casa de Peralta

El GIE de la Policía Foral lo redujo con gases lacrimógenos después de intentar dialogar con él

Jesús Morales - Viernes, 10 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Un hombre se atrinchera en PeraltaVER VÍDEOReproducir img

La Policía Foral intenta que deponga su actitud.

(POLICÍA FORAL)

Galería Noticia

Un hombre se atrinchera en PeraltaReproducirUn miembro del GIE se sitúa junto a la ventana, con un lanzador en las manos, y otro espera en el tejado.

PAMPLONA- Miembros del Grupo de Intervenciones Especiales (GIE) de la Policía Foral redujeron ayer a un vecino de Peralta, de 39 años de edad, que permanecía atrincherado en una vivienda de la localidad con intenciones de arrojarse al vacío desde el alféizar de una ventana. Los agentes tuvieron que bajar en rápel por la fachada del edificio y lanzar gases lacrimógenos al interior para conseguir que el varón no consumara sus amenazas.

Los hechos se iniciaron a las 15.40 horas de este jueves cuando SOS Navarra movilizó personal médico, Policía Foral de Tafalla y Tudela, así como miembros del Servicio de Bomberos de Peralta, al conocerse que un vecino con antecedentes psiquiátricos se había encerrado en su habitación posiblemente armado con un cuchillo.

Esta persona, según indicaron fuentes policiales, llevaba varios días causando diversas molestias en la localidad, ya que al parecer se le habría visto portando un cuchillo en el entorno de algunos centros escolares y habría protagonizado alguna agresión en su entorno familiar. Esta misma semana ya había sido ingresado en el servicio de Psiquiatría del Complejo Hospitalario de Navarra.

Durante la intervención, los bomberos instalaron una colchoneta por si el hombre se precipitaba al vacío, como aseguraba que estaba dispuesto a hacer, mientras un mediador de la Policía Foral, junto al Grupo de Intervenciones Especiales (GIE), intentaron conversar con él para que depusiera su actitud. Tras obtener respuesta negativa por su parte, dos agentes del GIE descendieron en rápel por la fachada trasera del edificio, mientras otros cuatro agentes del mismo grupo derribaban la puerta principal de la vivienda y accedían a ella en un acción coordinada.

En ese momento lanzaron proyectiles de gases lacrimógenos, que dificultan la visión y dejan desorientado a la persona que queda expuesta a sus efectos, de modo que pudieron llegar hasta el hombre y esposarlo. Para impedir la entrada en el piso, había colocado diversos muebles y objetos bloqueando la puerta principal.