El Gobierno foral no tenía que “autorizar” los cambios en las EEII, señala Beaumont

La consejera de Presidencia dice que la sentencia hace una interpretación “errónea”

Viernes, 10 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Pamplona- La consejera de Presidencia, Justicia e Interior del Gobierno de Navarra, María José Beaumont, señaló ayer que la sentencia que revoca los acuerdos del Ayuntamiento de Pamplona respecto al cambio a euskera de dos escuelas infantiles “entiende, creemos que erróneamente, que se está ante la implantación de modelo cuando no es así”, y añadió que “no puede olvidarse que el argumento de modelo lingüístico no es de aplicación en el primer ciclo de educación infantil, porque no existe como tal”.

La consejera de Presidencia respondió de esta manera en el pleno del Parlamento a una pregunta de EH Bildu sobre la sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo por la que se revocan los acuerdos de 22 de febrero de 2016 sobre reestructuración de la oferta de plazas según modelos lingüísticos de las escuelas infantiles municipales para el curso 2016/2017.

Beaumont explicó que el Decreto Foral por el que se regula el primer ciclo de educación infantil “regula la creación” de los centros públicos, “estableciendo la necesidad de previa autorización administrativa para los centros privados”. “En los centros públicos, como son las escuelas infantiles del Ayuntamiento, regula la creación de escuelas infantiles”, precisó, por lo que “no establece la necesidad de autorización previa alguna” para que el Ayuntamiento pudiera aprobar los cambios y modificaciones objeto de la sentencia. De igual forma, ante la pregunta de si anteriores ayuntamientos solicitaron autorización al Gobierno para hacer cambios en las escuelas 0-3, añadió que “no consta autorización previa alguna a ninguna entidad local con anterioridad a dictarse la sentencia de que se trata”.

Beaumont explicó que la escuela infantil Fuerte Príncipe es la única de los acuerdos adoptados en este caso por el Ayuntamiento que fue creada conforme al decreto y si “la citada escuela hubiera cambiado de denominación o reducido o ampliado número de unidades, que no ha hecho, solo en esos casos hubiera sido necesaria modificación del convenio”. En el caso de las otras escuelas infantiles que fueron modificadas por parte del Ayuntamiento “no hay convenio para su creación por lo que no están sujetas a él y no tienen que notificar a Educación su cambio de nombre”.

Beaumont añadió que el Ayuntamiento de Pamplona comunicó en febrero de 2016 a Educación la modificación de los plazos de admisión, “a los que el departamento dio conformidad”, y también comunicó la modificación del plazo de matrícula y de la plantilla definitiva, a lo que “también el departamento dio conformidad”.

El portavoz de EH Bildu Adolfo Araiz señaló ayer que apoyan al Ayuntamiento en su decisión de recurrir la sentencia y añadió que “concluimos que esa valoración jurídica de declarar nulo el cambio que realizó el Ayuntamiento no es correcta”. “Nos reafirmamos en que el Ayuntamiento de Pamplona tiene competencia plena para llevar adelante la reforma que realizó”. - E.P/D.N.