La Agencia de Energía Verde recibe 260 solicitudes

En Iruña las auditorías en viviendas detectan pobreza energética

La Agencia de Energía Verde recibe 260 solicitudes para medir consumos 200 familias pidieron ayuda para suministros

Ana Ibarra - Viernes, 10 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Dozzi, en el Servicio de Energía Verde de Pamplona, en la trasera del Museo Medioambiental de San Pedro.

Dozzi, en el Servicio de Energía Verde de Pamplona, en la trasera del Museo Medioambiental de San Pedro. (D.N.)

Galería Noticia

Dozzi, en el Servicio de Energía Verde de Pamplona, en la trasera del Museo Medioambiental de San Pedro.

pamplona- Una vivienda tipo de cuatro habitaciones en la que viven cuatro personas y con calefacción central. El 78% del consumo energético se lo lleva en calefacción, un 12% en agua caliente, un 8% en electrodomésticos y un 2% en iluminación. Si la familia decidiera aplicar “medidas de inversión considerables” podría conseguir ahorros del 71%, con pequeñas mejoras el gasto se reduciría un 26% y sólo cambiando hábitos de consumo se lograría un 3% de reducción. En emisiones de CO2 el ahorro “potencial” se estima en el 31%. Es el resultado de la aplicación de la herramienta FIESTA (Families Intelligent Energy Saving Targeted Action), un proyecto europeo que busca reducir el consumo energético de los hogares y las emisiones asociadas y en el que participa el Ayuntamiento de Pamplona junto con otras 13 ciudades de Italia, España (Zaragoza y Logroño), Croacia, Bulgaria y Chipre. El objetivo es ayudar a las familias a usar la energía de forma más “eficiente adoptando nuevos hábitos”, adquirir sistemas de calefacción y aire acondicionado más eficientes, e invertir en energías renovables para el autoconsumo. El 28% de la energía se consume en los hogares y el 66% de los gastos del hogar en agua y energía se deben a la climatización. Sin embargo, la principal barrera para la mejora de la eficiencia energética en los hogares es la falta de información adecuada y de incentivos. Es aquí donde entra la Agencia Energética Municipal de Pamplona, en la actualidad Servicio de Energía Verde. Desde que se puso en marcha hace dos años el programa que finaliza en este 2017 ha recibido 260 solicitudes de las que 220 han terminado contactando con la agencia, y se han realizado 160 estudios (las de otros municipios no entran).

El servicio que cuelga del área de Ecología Urbana que dirige Armando Cuenca (Aranzadi) visita a los domicilios que quieren tener un diagnóstico de la calidad de su vivienda y de sus consumos. “Se tiene en cuenta todo, desde la orientación del piso, los sistemas de calor, calidad de las ventanas, los hábitos de ventilación, el tipo de bombillas, las horas de mayor consumo, los suministros contratados, la factura, las emisiones contaminantes...”, asegura Jöel Dozzi, responsable del Servicio de Energía Verde. El programa ha despertado el interés de gente muy concienciada no sólo con lograr un mayor ahorro energético sino con un modelo más sostenible de planeta, de familias con “facturas muy elevadas” y también aquellas derivadas de las unidades de barrio y que sufren problemas de pobreza energética “severa”. “Nos encontramos con viviendas de mala calidad donde se pierde calor y que necesitan un mayor aporte de energía para calentar más”, explica. “Una gran parte de la gente que llama no sabe lo que consume, soporta facturas muy caras y no conoce de qué manera influyen los diferentes parámetros de su vivienda”.

pisos, barrios y hábitosA partir del análisis se hace una propuesta con mejoras cifradas en “emisiones y en euros”. “Los problemas provienen sobre todo del mal estado de las viviendas no del tipo de barrio. De hecho, en Iturrama y San Juan hay viviendas de 40-50 años que dan muchos problemas, mientras que en Buztintxuri o San Jorge, barrios más populares, las de construcción más reciente tienen mejores materiales y aislamientos. Lo hábitos de consumo también son importantes”, abunda. Mendillorri, Casco Viejo y Rochapea son tres barrios “inquietos” en demandar este servicio. La agencia contacta un año después con las familias auditadas para comprobar el grado de implementación de las medidas. “La gente nos indica que ha puesto en marcha al menos una de las medidas”.

Una guía didáctica recoge también consejos claves que no tienen mucho coste como es el cambio a bombillas LED (ahorro del 80%), la renovación a electrodomésticos eficientes (las placas de inducción ahorran hasta un 70%) o los diferentes sistemas de aislamiento de ventanas. La auditoría también sirve para “entender” el recibo de la luz o del gas, y orienta sobre las diferentes ayudas del Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona para la rehabilitación de viviendas y edificios. El golpe de llamadas se ha producido los últimos meses coincidiendo con el frío y la subida del precio de la luz y del gas.

Para personas más concienciadas con la la soberanía energética se informa a su vez sobre la existencia de comercializadoras que son cooperativas energéticas con producción en renovables. “Los precios son equivalentes, algo más baratos...”. “Nuestra apuesta son las renovables y vemos interesantes sistemas de calefacción central con biomasa, por ejemplo. Tenemos que olvidarnos del petróleo. Combustibles como el gasoil con caros y contaminan muchísimo”, subraya. A su vez, el Ayuntamiento está trabajando a su vez desde hace un año en un proyecto de comercializadora municipal de electricidad de la que sería pionero en el país.

Desde la agencia se están llevando a cabo otros proyectos como la instalación en edificios públicos y colegios de sistemas fotovoltaicos para electricidad (los centros Bernart Etxepare y Doña Mayor tendrán autoconsumo). Los 22 colegios de la ciudad ya tienen placas solares para calentar el agua, y se han hecho certificados energéticos en 39 edificios. “La agencia pretende montar una nueva estrategia a nivel energético, con proyectos sostenibles y en línea con lo que se está haciendo en Europa, un debate que engloba el parque inmobiliario y el tema de movilidad”, subrayan Dozzi y Cuenca.

pobrezaCuando el gasto energético no supera el 10% de su renta y/o que no se puede mantener un nivel de confort en su vivienda (iluminación, calefacción y cocina) se habla de pobreza energética. Viviendas donde se pasa frío, hay humedad y se enciende poco la luz, lo que limita que los chavales estudien por la noche. Precisamente a lo largo de este mes se está realizando un estudio cualitativo para definir qué se entiende por pobreza energética a través de entrevistas a personas afectadas, agentes sociales y técnicos forales como un primer paso antes de “medir” esa pobreza en términos cuantitativos en Iruña.

Pero hay otros indicadores de esta dura realidad social. Desde Acción Social repartieron en 2016 más de 200 ayudas de emergencia social destinadas a mantener o acceder a servicios de luz, agua y gas. “Hay quien no llega a ese extremo porque se autolimita y no enciende calefacción o consume muy poca luz. Quienes sufren pobreza energética realmente sólo podrían identificarse desde un estudio de consumos”, refrenda Marisol de la Nava, directora del área de Bienestar Social.

consejos piso 90 m2

Ventilación. Cuando hace frío, ventilar durante diez minutos es suficiente. Es conveniente ventilar en las horas menos frías (al mediodía). Se consigue un ahorro de 46 Kw/hora en cada caso, no se traduce a euros pero sí en emisiones (9 KgCO2).

Apagar el ordenador. Apagar por completo los aparatos con modo “stand by”. El ahorro es de 57 KW/h, 8,93 euros al año y menos emisiones.

Potencia eléctrica. Revisar y reducir la potencia eléctrica contratada de 5,75 a 3,45 KW es suficiente aunque podría requerir la utilización no simultánea de electrodomésticos. El ahorro es de 110 euros al año.

Aislar fachada. Aislar la fachada a través de los diferentes sistemas, desde fuera o desde dentro, consigue un ahorro de 2.894 kWh. El precio es de 6.721,97 euros. Reducen las emisiones en 585 KgCO2.

Grifos termostáticos. Instalar perlizadores en los grifos (22 euros al año menos) y grifos termostáticos para alcanzar el nivel ideal de temperatura (2 euros).

Bombillas LED. Cambiar progresivamente las bombillas por bombillas de bajo consumo. 91kWh menos.

Electrodomésticos eficientes. Comprobar la etiqueta energética cuando adquiráis un nuevo electrodoméstico. Sustituir la lavadora por una A+++supone un ahorro de 23,9 euros.

Termostato digital programable. Instalar un termostato digital programable y dispositivos para reparto individual de consumos de la instalación central de calefacción. Los termostatos programables facilitan el ahorro energético ya que podréis establecer periodos de encendido y apagado automáticos. La guía FIESTA recoge otros consejos de ahorro. El consumo eléctrico mensual medio es de 118 kWh y 1.114 kWh en combustible. La familia tipo analizada en este ejemplo consume 1.413 kWh al año (3.186 la media en hogares de características similares) y 1.3.365 en combustible (9.490 kWh es la media).