Una nueva agresión a un vigilante de la zona azul en Iturrama

El caso, dadas las diversas versiones, ha sido derivado al juez, y, de momento, no hay detenidos

Viernes, 10 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Pamplona- Policía Municipal ha derivado al juez el caso de una nueva agresión denunciada por un trabajador de la zona azul ocurrida este pasado martes en la calle Sancho el Fuerte de Pamplona, y que viene a sumarse a la paliza que ya en octubre recibió otra compañera en la zona de hospitales también mientras realizaba su trabajo.

En su denuncia, el vigilante de Dornier detalló que el empleado de la zona azul advirtió un vehículo mal aparcado y acudió a dar aviso a la persona que se encontraba en su interior de que era necesario retirarlo. En el momento en el que el conductor regresó al lugar tras hacer una compra en un supermercado, y tras ver que se le habría interpuesto la pertinente multa, discutió con el empleado y le golpeó en el vientre y posteriormente le propinó un cabezazo en la cara causándole heridas por las que tuvo que ser atendido en urgencias del Centro San Martín. Policía Municipal ha preparado un Atestado remitido ya al juzgado. Fuentes de Policía Municipal señalaron que cuando se personaron los agentes, la persona agresora estaba ahí. Se le identificó y dadas las diversas versiones que aportaron los testigos, el atestado se ha remitido al juzgado, y, de momento ni hay detenidos ni imputados.

Los empleados de Dornier llevan tiempo exigiendo que las medidas de seguridad se intensifiquen en determinadas zonas y, por otro lado, una mayor concienciación ciudadana sobre el trabajo que desempeñan. Además de protagonizar un paro de dos horas en la Zona Azul, un nutrido grupo del colectivo de trabajadores de Dornier se concentró el pasado mes de noviembre en la puerta del Ayuntamiento de Pamplona para reivindicar una mayor protección en puntos concretos de la ciudad, donde puedan patrullar de dos en dos trabajadores o haya mayor presencia de policía municipal.

23 CASOS GRAVES DESDE 2007Como ya avanzó este periódico en su día, desde 2007 se han registrado un total de 23 casos graves de agresiones físicas denunciados, así como otros 97 referidos a amenazas, injurias, insultos y vejaciones a los vigilantes de la zona azul. Según el apartado 7 de del pliego de condiciones del contrato con el Ayuntamiento, los empleados de Dornier están obligados a denunciar “por dobles filas”, además de “paradas o estacionamientos en pasos de peatones, vados y carga y descarga”. - D.N.