El agua del Canal llegará a Peralta y Falces un año antes de lo previsto

El abastecimiento del Valle del Aragón también se prevé para finales de 2018

Ainara Izko - Viernes, 10 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Asistentes a la asamblea de la Mancomunidad de Mairaga de ayer.

Asistentes a la asamblea de la Mancomunidad de Mairaga de ayer. (AINARA IZKO)

Galería Noticia

Asistentes a la asamblea de la Mancomunidad de Mairaga de ayer.

tafalla- Si todo marcha según lo previsto, el agua del Canal de Navarra abastecerá al menos un año antes de lo previsto, a finales de 2018, las localidades de Peralta y Falces. Así lo acordó ayer la Mancomunidad de Mairaga, reunida en asamblea general. En este sentido, cabe destacar que el calendario que manejaba la entidad hasta ahora era el siguiente: en 2017 se llevaría a cabo la conexión entre Tafalla y Pitillas, en 2018 la de Pitillas y Caparroso y en 2019 se construiría el ramal a Peralta.

El fin último de este proyecto es abastecer los dos municipios de la Ribera Alta antes señalados, puede que también Marcilla, y los pueblos del Valle del Aragón, es decir, Santacara, Murillo el Fruto, Carcastillo y Mélida, que también podrán coger agua del Canal a partir de finales de 2018. Mairaga, sin embargo, aprobó ayer hacer toda la obra, que ascenderá a 8,7 millones de euros (de los cuales el 80% lo aportará el Gobierno de Navarra y el 20% restante, Mairaga), en una sola fase en lugar de en tres, acortando tiempos de ejecución y ahorrando mucho trabajo administrativo. Funes, Milagro, Cadreita y Villafranca, por su parte, quedarían para una fase posterior.

Pese a la envergadura del proyecto y lo ajustado de los plazos, el presidente de la entidad, Pedro Leralta, se mostró ayer “positivo” con la obra, si bien reconoció que puede haber imprevistos y afecciones que dilaten el proceso. Además, admitió sentirse “dolido” porque a pesar de que “los municipios de Mairaga estamos por la labor de colaborar en el Plan Director de Abastecimiento de Agua de Boca, que lo que pretende es llevar agua de calidad y cantidad a los pueblos de la Ribera Alta, la mayoría de ellos, entiendo que por razones políticas, no quieren firmar un convenio para ir asumiendo los gastos de las nuevas instalaciones de abastecimiento, como es el caso de Milagro y Funes, o han intentado denunciar el convenio suscrito, como es el caso de Marcilla y Villafranca, y nos vemos obligados a costearlas los y las abonadas de Mairaga”, hecho que según Leralta denota “hipocresía”. El alcalde de Peralta, Juan Carlos Castillo, se sumó a la crítica, mientras que Pablo Larrasoaña, concejal de UPN en Tafalla, defendió que debe ser el Gobierno de Navarra quien financie las obras.

Por otro lado, el ente mancomunado firmó el contrato de arrendamiento de los locales en los que tiene instaladas sus oficinas y que son de propiedad municipal. Cabe recordar que en el Ayuntamiento de Tafalla decidió en la sesión plenaria celebrada en enero dar marcha atrás al acuerdo adoptado en mayo del año pasado y subir un 0,3% (en base al índice de precios de alquileres en Navarra), en lugar del 54,30% el alquiler a la Mancomunidad de Mairaga. En concreto deberá abonar 10.995 euros al año (antes se les pedía 16.915 euros). No obstante, según adelantó ayer Leralta, la entidad tiene previsto trasladarse a un local propio el año que viene.

La asamblea decidió, por último, nombrar al propio Leralta representante del Consorcio para el abastecimiento de poblaciones e industrias desde el Canal de Navarra, del que formarán parte también Pamplona e Izaga.