Crece en recursos y en crédito

Caja Rural gana 66,5 millones, un 5,2% más, en el peor escenario de tipos

La entidad navarra refuerza sus reservas hasta los 723 millones, con una solvencia del 16,2%
Crece en recursos y también en crédito y gana cuota de mercado

Juan Ángel Monreal - Sábado, 11 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Sede central de Caja Rural de Navarra.

Sede central de Caja Rural de Navarra. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

Sede central de Caja Rural de Navarra.

Pamplona- Caja Rural de Navarra pasó 2016 con buena nota. La cooperativa de crédito, la única entidad financiera que mantiene su sede en la Comunidad Foral, se anotó un beneficio de 66,5 millones de euros, un 6,7% más que el año pasado, debido a las menores dotaciones y a pesar de un leve descenso en el margen de intereses, consecuencia de un escenario de tipos muy difícil para el negocio bancario.

La entidad dirigida por Ignacio Arrieta, su responsable desde que esta adquirió su actual configuración a mediados de los años 80, destinará la mayor parte de su resultado neto (64,4 millones) a engrosar sus reservas, que alcanzan ya los 723,5 millones de euros, con unos fondos propios (capital escriturado incluido) que rondan los 950 millones de euros y refuerzan así la capacidad de crecimiento futuro de la entidad. “Con este resultado la solvencia de Caja Rural de Navarra, en términos de capital ordinario (CET1) se sitúa en el 16,2%, entre los más elevados del sector financiero español”.

La solidez de sus reservas, que le ha permitido superar la crisis sin demasiados problemas, sigue siendo la gran fortaleza de la cooperativa de crédito, que acusa como el resto del sector financiero el escenario de tipos y la progresiva eliminación de las cláusulas suelo. Así, el leve descenso en el margen de intereses (147,3 millones, un 0,8% menos) es compensado por otros ingresos, que permiten que el margen bruto se incremente un 1,1% hasta los 210,7 millones de euros. Todo ello deja un resultado bruto de 79,1 millones de euros y un resultado neto de 66,5 millones, según la comunicación realizada ayer por la caja.

La entidad se ha anotado asimismo un significativo crecimiento en los recursos que gestiona a sus clientes, que alcanzan los 7.080,7 millones, si bien el crecimiento es muy desigual entre los depósitos, que a nivel nacional apenas avanzan un 0,8% y otras fórmulas de ahorro. Así, los recursos fuera de balance crecen un 8%, con un aumento del 7% en fondos de inversión y del 8% en fondos de pensiones. La caja mantiene un equilibrio del 96,5% entre créditos y depósitos, frente al 97,8% del año anterior, y gana cuota de mercado (0,4%) en el conjunto de los territorios.

La inversión crediticia crece también a un ritmo apreciable, con un aumento del 7,6% del crédito en vigor, hasta los 6.832,1 millones de euros. “Es una evolución positiva si se compara con el 4,9% de descenso a nivel nacional”, destacaban desde Caja Rural, cuya presencia en el sector de empresas sigue creciendo. Así, el crédito a las compañías crece un 11,5% anual, lo que supone haber concedido 650 millones de euros a empresas en 2016.

La cartera de créditos de Caja Rural resulta asimismo de una calidad muy superior a la media, con una morosidad reconocida del 2,6%, inferior al 3,4% del año pasado y que poco tiene que ver con la media del sector financiero español, donde cerró el ejercicio en un 9,11%. El colchón de provisiones de Caja Rural resulta además sustancioso, con una tasa de cobertura de dudosos del 89,4%, una de las más elevadas del sector financiero español. Con Santander, BBVA y CaixaBank, Caja Rural sigue siendo una de las cuatro entidades españolas que mantiene a lo largo de los años el “grado de inversión”.

A diferencia de la mayor parte del sector, Caja Rural no cierra oficinas e incluso las abre, como las tres nuevas sucursales de Bizkaia, que se suman a las 27 que ya tenía abiertas en este territorio, donde más está creciendo. En total, Caja Rural de Navarra cuenta con 249 oficinas, de las que 141 se encuentran en Navarra, por detrás de CaixaBank.