Carta a los diputados que visitan Navarra

Idoia Jorajuria Persona con discapacidad motórica y maestra de Pedagogía Terapéutica - Sábado, 11 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Las personas con discapacidad somos muy conscientes del papel determinante que han jugado las Cortes en la mejora de nuestra situación. Cuando se elaboró la Constitución algunos diputados de especial peso específico tenían hijos con discapacidad, y fueron decisivos para que nuestra norma básica se inscribiera en las corrientes más avanzadas apostando por la integración social, lo que hizo posible un desarrollo legislativo basado en la integración laboral y educativa. Hasta hoy nuestra legislación se encuentra entre las más avanzadas del mundo y apoya sin fisuras la Convención de los derechos de las personas con discapacidad. Es cierto que, seguramente, las Cortes podrían ser un poco más proactivas en su papel de control vigilando que la legislación y su espíritu no quede en papel mojado. Es loable que un grupo de diputados acudan a Navarra dispuestos a conocer algunas de las buenas cosas que hacemos, pero me van a permitir hacerles alguna puntualización y darles alguna sugerencia desde mi experiencia como persona con discapacidad que se ha beneficiado de esas mejoras, y como profesional que quiere seguir avanzando en estos campos: 1. No he visto en el programa ninguna visita a centros de integración escolar. Es una pena. En ellos estamos la mayor parte de las personas, familias y profesionales que tratamos con la discapacidad. Seguro que les podíamos aportar un montón de sugerencias desde nuestra experiencia, muchas veces escasa de recursos materiales y personales. 2. Tampoco veo contactos con el mundo empresarial. Estoy convencida de que ustedes pueden animarles a saltarse los prejuicios y estimularles a contratarnos. Las personas que hemos estado en centros de integración buscamos un empleo normalizado, y eso solo será posible con incentivos legales y apoyo empresarial y sindical. Si les sobra un rato, anímense a entrevistarse con ellos y a pedírselo. 3. Lo mismo les digo de la Administración, principal empleadora en algunos ámbitos. ¿No sería deseable ejemplaridad en el acceso a la función pública para visualizar el apoyo que todos dicen pretender? Puede ser una buena ocasión para avanzar juntos. 4. Entrevístense con personas con discapacidad. Es ejemplar el movimiento asociativo, pero no todos estamos representados por las asociaciones y quizá les podamos ayudar aportándoles puntos de vista complementarios. Les deseo una feliz estancia en nuestra tierra y quedo a su disposición por si les apetece conocer mis posibilidades, logros, limitaciones y dificultades para mi integración laboral y social.