Nuestros barrios, nuestros mayores

Conchita Garrues Archel - Sábado, 11 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

No hace tanto tiempo que paseábamos con nuestros hijos en su cochecitos por nuestro barrio, y hoy somos nosotros, ya mayores, los que, con andadores, sillas de ruedas o acompañados de otra persona, paseamos con dificultad. Desde la Fundación ADACEN, en Azpilagaña, se ha habilitado un centro, al que acuden personas de este barrio, de Iturrama y de Milagrosa. Con mucho cariño, dedicación y profesionalidad, atienden por las mañanas a nuestros mayores que por sus enfermedades no pueden estar solos, dando así atención con logopedas, fisioterapeutas, actividades ocupacionales… ofreciendo una atención especializada, una orientación y un respiro a sus cuidadores. Desde estas líneas quiero dar las gracias tanto a la Fundación ADACEN como a las profesionales que los atienden y, quiero que se sepa que tanto los enfermos como sus familiares estamos encantados con este centro. Espero y deseo de corazón por el bien de nuestros mayores, que esto dure mucho tiempo, lo necesitamos todos y más en los barrios que están quedando ya muy envejecidos. Sería necesario que en todas las etapas de la vida las necesidades de atención de las personas estuvieran cubiertas, especialmente en aquellas más vulnerables.