Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El espionaje interno en Madrid, nuevo revés para el PP tras la caja B

El exvicealcalde Cobo confirma los seguimientos y apunta a un cargo de Aguirre, a la que responsabiliza

Sábado, 11 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

pamplona- El exvicealcalde del Ayuntamiento de Madrid Manuel Cobo cree que fue espiado por algún cargo del Gobierno regional de Esperanza Aguirre y que, “probablemente”, fue ordenado por alguien del PP de Madrid, algo que para el expresidente de la Comunidad Ignacio González “no se ha acreditado y por lo tanto no existe”, aunque la propia presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, y dos guardias civiles lo confirmaran hace meses. Así lo manifestaron en sus comparecencias en la comisión de investigación por corrupción en la Asamblea de Madrid, que aborda el supuesto espionaje a cargos del PP regional en los años 2008 y 2009.

Cobo, uno de los políticos populares presuntamente espiados en 2008, explicó que tuvo conocimiento del caso a través de los medios y, tras comprobar con su secretaria que los partes coincidían con sus movimientos, habló con “los máximos dirigentes de la Comunidad de Madrid”. El ex número dos de Alberto Ruiz-Gallardón mencionó a la entonces presidenta de la Comunidad Esperanza Aguirre, el exvicepresidente Ignacio González y el exconsejero de Presidencia e Interior Francisco Granados, a los que denunció los seguimientos, y añadió que, en un principio, le respondieron que “no sabían nada” y después, que “era mentira”. “Esperanza Aguirre dice que no sabía nada del espionaje, pero ¿por qué no nos escuchaba?”, se preguntó tras la sesión.

A su juicio, no solo hubo seguimientos a rivales políticos o a “adversarios” dentro del partido, sino también en el ámbito personal, y consideró que fueron ordenados por alguien que, de forma individual, “perdió la cabeza”. Para Cobo el espionaje no se produjo porque existiera una guerra dentro del partido, por diferentes “afinidades” o facciones”, sino porque considera que algunas personas en política “se creen impunes” en la gestión, ante los medios o en su vida privada.

En su opinión, fue “muy grave” y “bastante casposo y cutre” utilizar instrumentos públicos para “seguir a un adversario”. Por la también denominada gestapillo, están imputados dos guardias civiles y un ordenanza que denunciaron las órdenes que les daba el director de Seguridad de la Comunidad de Madrid, Sergio Gamón, siguiendo el mandato de González y la presidenta Aguirre.

ladilloActo seguido, compareció el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González quien dijo no tener “ningún conocimiento” de que hubiera espionaje y aseguró que él nunca ha tenido “la tentación ni la posibilidad de dar instrucciones a nadie” para hacer seguimientos. “No se ha acreditado y por lo tanto no existe”, manifestó, al tiempo que dijo que “parece difícil que haya espionaje si todo el mundo lo niega” y si el caso ha sido “tres veces archivado en sede judicial y la Fiscalía vuelve a pedir el archivo”.

Además, sostuvo que él va a poder aclarar “poco”, ya que “jamás” ha tenido responsabilidades en el ámbito de la seguridad. “Nunca he tenido ni la tentación ni la posibilidad de dar instrucciones a nadie (para hacer seguimientos), jamás he despachado con nadie ni he ordenado nada a nadie”, ha asegurado. Al respecto, insistió en que “nadie” en la Comunidad de Madrid “hizo seguimientos” ni “ordenó espiar”. Además, negó las informaciones que aseguraban que él ordenó distribuir en 2008 a miembros del Gobierno regional teléfonos móviles de prepago que debían cambiar cada siete o quince días.

Sobre Cobo, comentó que este “tiene la sensación de que fue espiado” y es “muy respetable”, pero cree que “lo tendrá que acreditar”, ya que “hasta ahora que se sepa nadie les ha espiado” ni a él ni al exconsejero de Justicia Alfredo Prada.

En su comparecencia, dijo que el espionaje que sí “está acreditado gráficamente” es el que él mismo sufrió en un viaje que hizo a Colombia en 2008 como responsable del Canal de Isabel II para encontrarse con el entonces presidente del país sudamericano, Álvaro Uribe. “Me gustaría saber quién ordenó eso”, dijo.

También compareció el propietario de la agencia de detectives Mira, Julio Gutiez, que fue acusado por la Comunidad de Madrid de revelación de secretos al haber desvelado supuestamente detalles del viaje que hizo a Colombia en 2008 el entonces vicepresidente regional Ignacio González.

Gutiez aseguró que el Gobierno regional nunca contrató los servicios de su empresa, tampoco para hacer los supuestos seguimientos a González en Colombia, aunque señaló que han hecho “muchos trabajos” en este país sudamericano porque tienen una oficina en Bogotá. - D.N.