Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

UPN y PPN se radicalizan aún más y se autoexcluyen del Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo

Los regionalistas, sin avisar y haciendo seguidismo de los populares, dan plantón al mismo homenaje al que sí asistieron el año pasado

Andoni Irisarri Javier Bergasa - Sábado, 11 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Representantes del Gobierno de Navarra, con la presidenta Uxue Barkos en el centro, de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, PSN e Izquierda-Ezkerra, así como los presidentes del Parlamento, Ainhoa Aznárez, y de la FNMC, Pablo Azcona, y el Defensor del Pueblo, Ja

Representantes del Gobierno de Navarra, con la presidenta Uxue Barkos en el centro, de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, PSN e Izquierda-Ezkerra, así como los presidentes del Parlamento, Ainhoa Aznárez, y de la FNMC, Pablo Azcona, y el Defensor del Pueblo, Javier Enériz, en la concentración de ayer delante de la sede del Ejecutivo foral. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Representantes del Gobierno de Navarra, con la presidenta Uxue Barkos en el centro, de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, PSN e Izquierda-Ezkerra, así como los presidentes del Parlamento, Ainhoa Aznárez, y de la FNMC, Pablo Azcona, y el Defensor del Pueblo, Ja

pamplona- UPN y PPN dieron ayer un paso más en su radicalización al autoexcluirse del homenaje que tuvo lugar en Pamplona con motivo del Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo, efeméride que se conmemora hoy coincidiendo con el 13º aniversario de los atentados del 11-M en Madrid.

Es el último episodio en la escalada de confrontación que, a través de a las víctimas, han adoptado últimamente dos formaciones desesperadas por recobrar el pulso desde la oposición. Regionalistas y populares han ido abandonando la crítica política y la fiscalización al Gobierno en aspectos sectoriales como el empleo, economía o los servicios sociales para aislarse en una dialéctica de frentismo que le permita apretar las filas con los sectores más irreductibles de su electorado, arrogándose como suyas a las víctimas de ETA e ignorando otros casos de violencias ilegítimas que también han afectado a otros ciudadanos. Se vio ya en los días previos al acto por las víctimas de la violencia ultra y policial que celebró el Gobierno, el Parlamento y los municipios navarros celebraron el 18 de febrero en Pamplona, y al que UPN y PPN no sólo no asistieron, sino que terminaron uniendo sus voces con las de las plataformas más ultras que pedían la cancelación del acto e incluso su disolución por medios policiales.

Sólo bajo la misma lógica se entiende el plantón y el boicot de UPN y PPN al acto convocado por el Gobierno de Navarra, pero que no respondía a una iniciativa propia del Ejecutivo, sino a una adhesión solidaria a los actos que, por todo el continente, se van a llevar a cabo en conmemoración del Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo. Conocida la decisión de las familias de las víctimas de ETA de ausentarse a la concentración de ayer a las 12 frente al Palacio de Navarra, el PPN se apresuró a confeccionar una nota en la que, recogiendo declaraciones de la portavoz Ana Beltrán, se hacía saber que tampoco asistiría al acto por considerar “incompatible” la concentración de ayer “con la conmemoración del pasado 18 de febrero”. Sin anunciarlo oficialmente y haciendo un claro seguidismo del Partido Popular, UPN tampoco asistió a la concentración en la que, en cambio, sí estuvieron representantes del resto de fuerzas políticas del Parlamento de Navarra (también estuvo la presidenta Ainhoa Aznárez), además de la presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, los consejeros Ana Ollo, Mikel Aranburu, José Luis Mendoza, Ana Herrera o la portavoz, María Solana;el Defensor del Pueblo, Javier Enériz, el presidente de la Federación Navarra de Municipios y Concejos y alcalde de Lodosa, Pablo Azcona;y el director general de Paz y Convivencia, Álvaro Baraibar. La concentración transcurrió con total normalidad, y hasta las cerca de 2.000 personas que asistían a la fiesta de los escolapios en la contigua Plaza del Castillo detuvieron la música a las 12.00 horas y respetaron el minuto de silencio en honor a las víctimas del terrorismo.

incoherencia en upnCinco horas después, y a través de un comunicado, Javier Esparza intentaba justificar su ausencia (y, por extensión, la del primer partido de Navarra) en el homenaje a las víctimas del terrorismo. El dirigente regionalista escudaba su plantón en el hecho de “no entender” cómo un Gobierno “que va de la mano de EH Bildu y que gobierna gracias a sus votos se manifieste al mismo tiempo por las víctimas del terrorismo”. Algo más claro lo tuvo UPN el año pasado, cuando al menos cuatro parlamentarios regionalistas (Carlos García Adanero, Óscar Arizcuren, Juan Luis Sánchez de Muniáin e Iñaki Iriarte) acudieron a la misma concentración, encabezada por Barkos, que se celebró el año pasado en el mismo lugar con motivo, también, del Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo. Quizá, el ejemplo más ilustrativo de la estrategia que, de un tiempo a esta parte, está llevando a cabo UPN con respecto a las víctimas.

Sin embargo, Uxue Barkos no invirtió demasiado tiempo en reprochar ninguna actitud. Lamentó en primer lugar que “las diferencias, por legítimas que puedan ser”, hayan impedido que en el acto de ayer también se encontrasen las víctimas de ETA, en un gesto que la presidenta no pudo sino “respetar”. Reiteró, no obstante, el “compromiso principal de su Gobierno” a la hora de “rechazar el terrorismo”, algo en lo que el Ejecutivo foral “está hoy (por ayer)” y “estará siempre”, con la asistencia a “aquellos actos de condena del terrorismo cuando han sido convocados por quien hayan sido convocados”. Sólo en un segundo plano se ocupó de las ausencias de UPN y PPN, que enmarcó dentro de “decisiones de tipo político” ante las que poco más quiso decir.

Por último, subrayó que el Día de las Víctimas del Terrorismo “solo puede tener un mensaje fundamental: el rechazo y la condena rotunda del terrorismo”, y fue “muy optimista” con la posibilidad de que el Gobierno y las víctimas de ETA lleguen a encuentro. “Es la vocación del Gobierno”.