Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La Comarca de Pamplona despierta con un seísmo sin heridos de magnitud 4,2

SOS Navarra recibe unas 400 llamadas en apenas 15 minutos, pero sin informar de daños
También se registran después otros tres terremotos, en Egüés (de 2,5), Ripa (3,6) y Larraintzar (2,4)

G. Montañés/A. Rodríguez - Sábado, 11 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:06h

La Comarca de Pamplona despierta con un seísmo sin heridos de magnitud 4,2.

La Comarca de Pamplona despierta con un seísmo sin heridos de magnitud 4,2. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

La Comarca de Pamplona despierta con un seísmo sin heridos de magnitud 4,2.

pamplona- A las 7.43 horas, las paredes de las casas en la Comarca de Pamplona vibraron. Fueron solo unos segundos, pero parecieron más. Se trataba del primero de los cuatro terremotos que iban a producirse durante la jornada de ayer, en este caso de magnitud 4,2, con epicentro en Olave (a poco más de 10 kilómetros de la capital navarra) y de carácter superficial, que son los que más siente la población. Pero, en ese momento, la mayoría de la ciudadanía lo desconocía, así que, pese a la falta de heridos o incidencias graves, se quedaron con el susto en el cuerpo. No en vano, en el cuarto de hora siguiente se produjeron cerca de 400 llamadas al teléfono de emergencias. Ninguna era para avisar de daños personales o materiales, pero la mayoría buscaba una explicación de lo sucedido, según apuntaron fuentes del servicio 112.

En un día normal, lo habitual es que haya entre 10 o 15 llamadas a esa hora. En el momento del primer terremoto, el servicio contaba con ocho personas operadoras que pudieron atender 150 consultas. Qué había ocurrido, si se iba a registrar alguna réplica, si había que acudir a la escuela o no o, simplemente, qué había que hacer en caso de terremoto fueron algunas de las preguntas más habituales. Incluso, una familia llamó tiempo después para saber si ya podía volver a su casa.

Ese temblor se dejó sentir sobre todo en la Comarca de Pamplona, donde, por ejemplo, el Ayuntamiento de la capital destacó que esa “virulencia” del temblor había sido captada por las cámaras de tráfico en plazas como Merindades o de la Paz. El movimiento se sintió en al menos 50 localidades navarras, desde Tafalla a Estella o Santesteban y Elizondo. Incluso, llegaron avisos desde diversos municipios de Gipuzkoa y desde Zaragoza.

A las 7.47 horas se registró otro temblor, en este caso de 2,5 grados y con epicentro en Egüés. El Gobierno de Navarra apuntó, a través de un comunicado, que no se habían producido actuaciones destacables a causa de los dos terremotos. Con todo, dos horas después del primer terremoto, se siguieron produciendo llamadas a Emergencias (unas 200 más), pero ya menos concentradas. La consejera navarra de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia, Mª José Beaumont, solicitó entonces a la población que no recurriera al 112 para pedir información sobre el terremoto, sino únicamente si había que comunicar daños.

entre los más intensos Según los registros del Instituto Geográfico Nacional, ese temblor de magnitud 4,2 se encuentra entre los más intensos producidos en Navarra en los últimos años. Entre los más graves se encuentra el terremoto de Lizarraga en octubre de 1998 (5,2) o Lizoáin en septiembre de 2004 (4,5). Y el de ayer se produjo justo 114 años después del que se registró un 10 de marzo de 1903 en Pamplona, considerado históricamente el de mayor intensidad. Mientras, entre los más recientes, hay que remontarse al 20 de abril de 2013 para encontrar otro similar al de ayer, en este caso de magnitud 3,9 y epicentro en Salinas de Pamplona.

Desde el Ejecutivo también advirtieron de los bulos registrados (a través de las redes sociales o WhatsApp) sobre los efectos del terremoto, y también de que era previsible que se produjeran nuevos movimientos. Así, sobre las 16.21 horas hubo otro seísmo en Ripa, con una magnitud de 3,6. Y, al menos hasta el cierre de esta edición, el último terremoto registrado durante la jornada de ayer tuvo lugar a las 18.38 horas con epicentro en Larraintzar, y con una magnitud de 2,4.

el epicentro, en olave y no en oricáin.El epicentro del terremoto de mayor intensidad, el de magnitud 4,2, se situó de forma inicial en Marcaláin y, después, en Oricáin. Sin embargo, un análisis posterior lo trasladó a la cercana localidad de Olave, y así figura en los registros sísmicos del Instituto Geográfico Nacional. La primera réplica de Egüés también se registró a las 9.27 horas y, al final, se situó a las 7.47. Foto: Javier Bergasa

el dato

el mismo día, 114 años después

Terremoto en Pamplona. El terremoto que se dejó sentir ayer en la Comarca de Pamplona se produjo justo 114 años después del considerado de mayor intensidad registrado en Navarra. Según los datos del Instituto Geográfico Nacional, fue el 10 de marzo de 1903 en Pamplona. Ese listado no le atribuye una medición al seísmo que, según apuntó ayer el geólogo Antonio Aretxabala, fue de magnitud 4,7. Entonces, la prensa local destacó que la trepidación despertó a los ciudadanos sobre las 1.45 horas. El geólogo Antonio Aretxabala aseguró, a través de su blog, que entonces la intensidad fue de entre V y VI (el primer seísmo de ayer, por su parte, fue de entre IV y V). Con todo, hace 114 años, según el catálogo sísmico de José Galbis (1932), tampoco hubo que lamentar daños personales, aunque sí se “cuartearon casas”.

uxue barkos

“NO hay daños de importancia”

“Ha sido un susto gordo”. La presidenta de Navarra, Uxue Barkos, valoró ayer que, pese a tratarse de un terremoto de magnitud 4,2 y que se dejó sentir en muchas localidades navarras, no hubo desperfectos graves: “No se han producido ni daños personales, que esto es lo primero, ni daño alguno de importancia”. En declaraciones recogidas por Europa Press al término de un acto convocado por el Gobierno foral para conmemorar el Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo, Barkos comentó que en un primer momento vivió el seísmo como “cualquier otro ciudadano, con un susto gordo”, pero después destacó que, al interesarse por lo ocurrido, no había constancia de daños graves. Desde el Gobierno de Navarra se insistió ayer en dar un mensaje de tranquilidad ante la alarma en la ciudadanía, que llegó a colapsar el servicio 112.