Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

"Tejer por Siria" completa su tercer envío de mantas

EFE - Sábado, 11 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 13:47h

Grupo de mujeres que se juntan para tejer ropa y mantas para los refugiados del conflicto sirio que llegan a Europa, coordinadas por la Asociación de Ayuda por Siria.

Grupo de mujeres que se juntan para tejer ropa y mantas para los refugiados del conflicto sirio que llegan a Europa, coordinadas por la Asociación de Ayuda por Siria. (MIKEL SAIZ)

Galería Noticia

Grupo de mujeres que se juntan para tejer ropa y mantas para los refugiados del conflicto sirio que llegan a Europa, coordinadas por la Asociación de Ayuda por Siria.

PAMPLONA. El grupo "Tejer por Siria" de Pamplona tiene ya listo un nuevo envío de mantas con destino a un campamento al norte de Siria, el tercero desde que comenzó a funcionar a principios del año pasado.

Un total de setenta mantas embaladas en 20 cajas están ya listas para que la Fundación SEUR las traslade a Madrid en el momento en que lo indique la asociación Ayuda Para el Pueblo Sirio (APPS), que una vez reciba el envío se encargará de organizar su distribución por contenedores junto con los procedentes del resto de comunidades.

"Funcionamos bien, la gente es muy constante", dice en declaraciones a Efe Marioli como portavoz del grupo de Pamplona, y destaca que cada viernes acuden a tejer al Civivox de Rochapea entre doce y catorce mujeres, siempre las mismas, y a ellas se suman cada semana alrededor de media docena, en este caso distintas personas de unas semana a otras.

Son mujeres navarras de entre 40 y 70 años, aunque recientemente se ha incorporado al grupo la primera joven, una chica de 20 años procedente de un país musulmán.

"El año pasado ya hicimos dos envíos de mantas importantes", dice Marioli, que explica que es la APPS la que decide qué labor debe hacer cada uno de los grupos que colaboran y cuál es el destino de ese trabajo.

Y al de Pamplona le han adjudicado el campamento del norte de Siria mantas para, aunque "hay abuelitas que mandan o vienen por ejemplo con bufandas hechas y por supuesto que no les decimos que no, las metemos" con el envío principal.

No tienen un compromiso para tejer determinado número de mantas al año sino que las envían "conforme va saliendo el trabajo" y esto también depende en parte de la solidaridad de la ciudadanía.

"Hay veces que nosotras mismas compramos con nuestro dinero lana para hacer las mantas", explica Marioli, que sin embargo destaca la ayuda que reciben y de entre esta la de personas anónimas que dejan las bolsas con ovillos en el Civivox.

Además les envían lana unas monjas de un convento de clausura de Alzuza y tienen el apoyo "de un señor mayor de Algeciras que leyó algo y nos ha mandado ya dos cajas grandes" con madejas de lana.

En otros casos, apunta Marioli, el donativo es doble, porque son personas que compran las lanas que a ellas les gustan para tejer los cuadrantes que también les gustan y se los llevan ya hechos para que en el Civivox monten la manta.

"Es una labor bonita y la gente está muy agusto porque se siente útil", comenta, y añade que de hecho para este tercer envío tenían el trabajo muy adelantado desde el año pasado y en estos primeros meses de 2017 se han dedicado sobre todo a unir cuadrantes y ribetear la mantas.

De momento su plan es continuar con la misma labor mientras desde la APPS no les digan otra cosa y por ahora, señala, "nuestro enlace no nos comenta nada, ni tampoco si las necesidades aumentan, así que el grupo lo mantendremos siempre que tengamos al menos ocho o diez personas".

"Tejer por Siria" es una iniciativa que nació en España de la mano de Marta Blanco y ya está presente en todas las comunidades, en algunas de ellas con más de un grupo de trabajo.

En Pamplona surgió después de que el formado en Galicia les indicara el funcionamiento y contactaran con APPS en Madrid, que facilita a los grupos de apoyo la posibilidad de que sigan on line la ruta de sus envíos.

En un primer momento fueron cinco mujeres las que pusieron en marcha el grupo, aunque por suerte pronto tuvieron que dejar los locales iniciales porque ya no cabían y desde entonces están en Civivox Rochapea.