en portada

Más de 2.000 peregrinos unen la Ribera y Javier

Casi 30 grupos organizados atravesaron las Bardenas Reales para llegar al castillo

monseñor delgado - Sábado, 11 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:06h

Dos jóvenes, en una de las cuestas más duras de la subida a la ermita de la Virgen del Yugo.

Dos jóvenes, en una de las cuestas más duras de la subida a la ermita de la Virgen del Yugo.

Galería Noticia

Dos jóvenes, en una de las cuestas más duras de la subida a la ermita de la Virgen del Yugo.Parte del grupo de Murchante, unas 120 personas, posaron antes de penetrar en Bardenas.La ayuda de quienes preparan comidas es fundamental.El Club Ciclista Murchante posó a su llegada al castillo de Javier.Peregrinos de Tudela a punto de llegar al Yugo.Inicio de la subida al Yugo desde Arguedas.El grupo de Ribaforada antes de tomar la salida el pasado jueves.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente
“Nos duele que las mujeres no obedezcan y vayan a pie”

alrededorde 2.000 personas recorrieron la semana pasada los 100 kilómetros que separan la Ribera del castillo de Javier (bastantes más en casos de los municipios más alejados como Cortes, Fitero, Cintruénigo o Monteagudo) en una peregrinación que ha cumplido ya 77 años desde que se iniciara en 1940. La Ribera, en grupos organizados o de forma individual (que era más habitual en la década de los 80 y 90), atraviesa buena parte de Navarra en cuatro rutas que agrupan a los riberos según su procedencia. Este año la climatología resultó más benigna que en años anteriores y no se registraron demasiadas incidencias ni atenciones.

historiaEl primer registro de una Javierada data de los primeros días de marzo de 1886. La Diputación Foral de Navarra organizó una peregrinación dado que Navarra no había sufrido la epidemia de cólera que aquel año se había vivido en todo el país. Las crónicas hablan de muy mal tiempo, una gran cantidad de barro a lo largo de todo el camino y una eucaristía a las puertas del castillo que se prolongó durante casi dos horas. Las autoridades que asistieron a la ceremonia tuvieron que oír cómo el sacerdote les reclamaba que se hiciera un camino decente entre Sangüesa y Javier para poder tener unas mínimas condiciones para realizar la travesía.

Sin embargo esa experiencia se quedó ahí y no se repitió hasta el 10 de marzo de 1940 en que tuvo como promotores a la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz. El objetivo inicial, dada la época, era “perpetuar el espíritu de la Cruzada”. Hasta 1960 no se organizó una Javierada en que pudieran participar las mujeres pero rápidamente el Arzobispado trató de evitar que hicieran una peregrinación en las mismas condiciones de los hombres en una época en que había que dejar bien claras las diferencias. En 1967, Monseñor Delgado Gómez ya trató de disuadir a las peregrinas: “que no traten de emular el esfuerzo físico de los hombres;sino de emular su fervor. Nos duele que no obedezcan y vayan a pie desde sus pueblos o desde Pamplona. Javier no les pide esto. Prefiere la elegancia y delicadeza de su piedad femenina”. Después, en los 80, se popularizó la Javierada femenina y finalmente se acabó eliminando y convirtiendo en primera y segunda Javierada.

las rutasDesde la Ribera partieron alrededor de 29 grupos, de los que nueve lo hicieron desde Tudela (unas 700 personas) y el resto (unos 20) de las distintas localidades riberas. El número no se ha reducido respecto a otros años pero, tal y como explicó en la presentación de la Javierada Alberto Pérez Pastor, responsable de la comisión ribera, “año a año se está mejorando en la organización y en el sentido de unidad. Las personas que van por su cuenta se han reducido y ahora la gran mayoría marchan en grupo”.

Existen cuatro rutas, una que une en el Yugo a Monteagudo, Barillas, Tulebras, Cascante, Murchante, Tudela, Fontellas, Arguedas, Valtierra y Ribaforada (aunque varía el día en que lo inician según las distancias y quienes vienen del Alhama llegan a la Bardenas por el Hostal Los Abetos). En la Bardena se unen también los que llegan de Fitero, Cintruénigo, Corella y Castejón. Una tercera para Buñuel, Fustiñana y Cabanillas por la Cañada de los Roncaleses. La cuarta es la de Cortes que se adentra en Aragón.

Año 1967

l Desde Cortes. Parten hacia Buñuel, atraviesan la Bardena Negra y salen a la carretera de Ejea-Tudela. De ahí a Pinsoro (donde comen) y duermen en Castilliscar, Sofuentes, Monte Peña y Gabarderal. Es, sin duda la ruta más desconocida.

l Junto al Ebro. Salen de Cabanillas, Fustiñana y Buñuel por la Cañada de los Roncaleses, comen en El Paso y atraviesan toda la Bardena. Luego siguen el mismo recorrido que otros por San Isidro del Pinar y Sangüesa.

1886

Primera Javierada.Para agradecer que a Navarra no había llegado el cólera.