SEGUNDA B

Gran paso adelante

VICTORIA eL IZARRA, CON UN tanto DE DEIVID en la primera parte, SE IMPONE AL BURGOS Y SE ACERCA A LA SALVACIÓN

R. Usúa - Domingo, 12 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Deivid celebra el gol que dio el triunfo al Izarra.

Deivid celebra el gol que dio el triunfo al Izarra. (Foto: R. Usúa)

Galería Noticia

Deivid celebra el gol que dio el triunfo al Izarra.

Izarra 1

Burgos 0

IZARRA Aitor Navarro (p), Eneko Martínez, Cacho, Cabrera, Maestresalas, San Piette, Deivid (Galán, m. 71), Hinojosa, Pito, Julen Goñi (Briñol, m. 74) y Joan (Josetxo, m. 84).

BURGOS Toñi (p), Andrés, Dani Gómez, Odei, Popa, Prosi (Ramiro, m. 77), Armiche (Montero, m. 55), Chevi, Diego Suárez (Adrián, m. 77), Álvaro Antón y Jorge Fernández.

Goles 1-0, m. 22: Deivid.

Árbitro Ávalos Martos (C. Catalán). Amonestó por el Izarra a Cabrera y por el Burgos, a Prosi, Chevi y Adrián.

Estadio Tarde soleada con alrededor de 550 espectadores en Merkatondoa, entre ellos más de un centenar de aficionados burgaleses.

estella-lizarra- El Izarra sumó ayer un importantísimo triunfo en casa ante un rival directo como el Burgos gracias a una muy buena primera parte, de los mejores minutos de la temporada, y a un solitario gol de Deivid en el minuto 22 de partido. Los de Estella dan así un gran paso adelante en su objetivo de acercarse a los 45 puntos que, se presume, aseguran la permanencia (le quedan siete). Y lo cierto es que, después de tres partidos sin ganar, los de Borja Jiménez se merecieron la victoria ya que saltaron al césped de Merkatondoa con una gran intensidad, con hambre y con mucha movilidad en ataque desarbolando a un rival que apenas creó peligro durante los 90 minutos.

Cierto es que los de Manix Mandiola empezaron llevando la voz cantante en los primeros cinco minutos, con mucha posesión, pero pronto el Izarra supo poner el partido de cara y empezar a generar peligro. El 1-0 lo tuvo Sam Piette en sus botas a los trece minutos tras un desmarque de astucia al saque de una falta, pero solo ante Toni Lechuga disparó alto cuando ya se cantaba gol. Una lástima, ya que el internacional canadiense volvió a cuajar un enorme partido en la medular y hubiera significado un gran premio a su trabajo.

El Burgos tenía problemas para sujetar a los atacantes y tanto Suárez como Popa merecieron ver la amarilla antes de los veinte minutos. Precisamente el central rumano estuvo lento en el gol de Deivid, que tiró de inteligencia para picar de cabeza el balón al portero, que se quedó a media salida. Aun así, el remate dio primero en el palo, pero tras un par de segundos de incertidumbre, acabó entrando para deleite de los aficionados locales y enfado de los visitantes, numerosos ayer en Estella (m. 22).

El medio valenciano, muy activo ayer, aún gozó de otra ocasión para anotar el segundo, pero su lanzamiento al palo largo terminó yéndose por poco (m. 30). Con 1-0 terminó la primera mitad, en la que el Izarra, aun sin crear demasiadas ocasiones, sí dio mucha sensación de peligro ante un rival demasiado plano en ataque.

En la reanudación el guión cambió un poco, y eso que Julen, en un balón parado, tuvo una buena ocasión en el minuto 47, pero su acrobático remate acabó en las manos de Toni. Mandiola empezó a mover el banquillo, y poco a poco el Izarra se fue metiendo atrás, hasta acabar los últimos minutos casi encerrado en un partido que se fue embarullando. Aun así, el Burgos, incapaz de entrar por bandas, lo apostó todo a los balones largos ya con dos puntas, y ahí los centrales estuvieron sobresalientes. Se sufrió por no tener la posesión más que por las ocasiones del rival, pero también es cierto que en una contra, ya en el descuento, Galán pudo sentenciar, aunque su disparo pegó en Toni en una salida a la desesperada.