El excapitán del Concordia dice que abandonó la nave para recuperar una balsa

EFE - Domingo, 12 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 17:19h

Costa Concordia.

Costa Concordia. (EFE)

Galería Noticia

Costa Concordia.

Roma.- El excapitán del crucero "Costa Concordia", Francesco Schettino, condenado en mayo de 2016 a 16 años de prisión por el naufragio que en 2012 causó la muerte a 32 personas, afirma en un vídeo que solo abandonó el barco para tratar de reflotar una balsa salvavidas que se estaba hundiendo.

En mayo de 2016, el Tribunal de Apelación de Florencia confirmó la condena a Schettino de 16 años de prisión dictada en 2015 en primer grado por el naufragio del "Costa Concordia", y actualmente espera el fallo del Tribunal Supremo sobre esta pena que fue recurrida de nuevo.

"Cuando comprendí que el barco estaba a punto de volcar y de aplastar la última balsa salvavidas que se había quedado atrapada, salté a la balsa para recuperarla y salvar a los pasajeros que quedaban a bordo", dice Schettino en el vídeo, publicado hoy por los medios locales.

"Es falso que haya abandonado la nave (...). Puedo demostrar lo que digo", añade.

En la grabación se ve a Schettino respondiendo las preguntas de un interlocutor que no aparece en pantalla y una serie de fotografías de aquel día que apoyan las justificaciones del excapitán.

También recuerda la famosa conversación telefónica mantenida con el capitán de la Guardia Costera italiana Gregorio de Falco, quien le exigió que volviese a bordo del crucero para gestionar la evacuación de pasajeros, que aún no había terminado.

"No era posible volver a bordo porque la nave ya se encontraba bajo el agua", argumenta.

Sobre Schettino pesan los delitos de homicidio culposo múltiple, abandono de la nave, naufragio y de no haber informado inmediatamente a las autoridades portuarias de la colisión.

El naufragio del "Costa Concordia" tuvo lugar el 13 de enero de 2012 frente a las costas de la isla toscana del Giglio, un suceso que causó la muerte a 32 de los 4.229 pasajeros que iban a bordo de la nave.

Los restos de la nave permanecieron durante dos años varados ante la isla e Italia tuvo que poner en marcha un faraónico sistema de su enderezamiento, reflote y traslado hacia Génova (noroeste) para su desguace.