Paco Ocaña ‘Crónica y memoria’

Domingo, 12 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Retratos de artistas navarros, como éste de Pedro Salaberri, vistas urbanas y creativas escenografías conviven en la muestra del fotógrafo navarro, aunque nacido en Jaén, Paco Ocaña.

Retratos de artistas navarros, como éste de Pedro Salaberri, vistas urbanas y creativas escenografías conviven en la muestra del fotógrafo navarro, aunque nacido en Jaén, Paco Ocaña.

Galería Noticia

Retratos de artistas navarros, como éste de Pedro Salaberri, vistas urbanas y creativas escenografías conviven en la muestra del fotógrafo navarro, aunque nacido en Jaén, Paco Ocaña.Paco Ocaña, fotografiado en su exposición, visitable en el Pabellón de Mixtos de la Ciudadela.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Después de doce años, Paco Ocaña vuelve al mismo espacio de la Ciudadela en el que entonces mostró sus retratos urbanos de Pamplona, la 1ª planta del Pabellón de Mixtos, totalmente renovado. Nos ofrece ahora la oportunidad de sumergirnos en el particular imaginario artístico que le ha proporcionado disfrute, juego y en el que ha invertido horas y horas de trabajo y reflexión;un imaginario radicalmente nuevo, rompedor con la obra anterior.

“Durante más de veinte años he trabajado el estilo clásico, artesanal, del blanco y negro, de horas y horas de oscuridad en el laboratorio. Pero a raíz de un encargo que me hicieron y que tenía que estar hecho en digital, me replanteé todo ese proceso y me introduje en un mundo nuevo que ha cambiado radicalmente todo: no solo mi manera de trabajar y la tecnología empleada, sino también la mentalidad con la que me enfrento al trabajo”. Así explicaba Paco Ocaña en la presentación de su exposición, Crónica y memoria, la renovación de su mirada fotográfica. “En la época del blanco y negro, yo dependía de la realidad, de lo que tenía delante. Ahora he descubierto nuevos mundos, incluso me los he inventado. El cambio me ha dado mucha libertad”, afirma el fotógrafo, quien reconoce que a la hora de plantearse la exposición que puede visitarse hasta el 1 de mayo en Ciudadela, ha hecho lo que ha querido, lo que se le ha ocurrido, permitiéndose “total libertad”.

Crónica y memoria reúne un centenar de imágenes, de instantes que cuentan el paso del tiempo desde el objetivo de la cámara de Ocaña, al tiempo que conservan esos momentos reales o soñados por el autor durante la última década. La exposición se divide en cuatro series fotográficas que recogen temas recurrentes en su objetivo. “Suele decirse que uno siempre está haciendo la misma obra, que el artista vuelve siempre a lo mismo, y puede ser mi caso”, reflexiona el autor. La serie que da la bienvenida al visitante, Los muros transparentes, se refiere a la ciudad y sus espejismos como espacio vivo, los graffitis urbanos o el street art. Dice el autor que entre la apariencia de lo real y la certidumbre de lo invisible se revela la evidencia de lo transparente... Y él lo materializa en un juego con el arte callejero, con el que dialoga añadiendo elementos o personas, creando situaciones.

El segundo apartado lleva el título Loquenohasvistomirando y en él se pone de manifiesto lo engañosa, ilusoria y sugerente que puede ser la realidad objetiva, reflejada por una cámara en una fotografía, y lo real que puede ser, tanto como los sueños o las intuiciones, que también son reales y verdaderos. “A veces vamos caminando y no nos damos cuenta de lo que tenemos alrededor”, dice Paco Ocaña sobre esta serie, que, apunta, “es totalmente naturalista y real. Aquí no hay manipulación alguna, y sin embargo es tan onírica o fantástica como otras series sí manipuladas”.

“He hecho lo que he querido hacer y se me ha ocurrido, permitiéndome total libertad”

“El paso del tiempo me ha ido marcando otro ritmo más cadencioso, otro estilo de vida”

paco ocaña

Fotógrafo

Por ejemplo, Escenarios virtuales, en la que se aventuran espacios imaginados, como recreación de otros lugares ficticios. Este apartado, en el que el fotógrafo inventa escenografías a partir de su interpretación visual del disco Bruma y saldel grupo Zorongo, es una visión onírica o de realismo mágico con tono surrealista, en la línea de trabajo de Jerry N. Uelsman, reconocido maestro de la técnica del fotomontaje. Tal y como expone Ocaña, la nueva imagen digital es un híbrido entre la apariencia de realidad y la verosimilitud de la ficción, que combina la creatividad y la imaginación del fotógrafo con la libertad de acción que ofrecen las nuevas tecnologías.

retratos

Nunca hay solo una imagen veraz de uno mismo

Completa la exposición una serie de Retrata/dos, en la que el autor ofrece dos miradas antagónicas: la del retratado mostrando u ocultando lo que considere que le beneficia y la del retratista que maneja la cámara como instrumento para descubrir lo que se le oculta. Los retrata-dos de Paco Ocaña son imágenes en sus diversas concepciones, tanto temáticas como estilísticas, desde el retrato de referencias clásicas hasta una galería representativa de la cultura navarra o una inmersión en la cultura flamenca, resueltas ambas utilizando los procedimientos de laboratorio en blanco y negro para recalar en las propuestas más recientes de ruptura formal y conceptual. En cualquier caso, “retratos que cuestionan el concepto psicológico del retrato único, guardando, en un instante, la variada y poliédrica expresión de la personalidad”, dice su autor.

Como complemento a la exposición, habrá varias actividades: el domingo 19 de marzo, a las 19.30 horas, una visita guiada por el propio autor;el viernes 7 de abril, a la misma hora, el concierto Música para una exposición;y el domingo 23 de abril, a las 12.30 horas, de nuevo visita guiada y encuentro con el autor. Además, en la propia muestra todos los días se proyecta el vídeo Tránsito, proyección antológica (44 min.), con las colecciones fotográficas de Paco Ocaña.