Las obras de sellado del vertedero acabarán a finales de marzo

Los trabajos han durado 4 meses y han costado 1,1 millones
La Mancomunidad adjudicó la gestión del lazareto a Sergio Romera

Fermín Pérez-Nievas - Domingo, 12 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Tres excavadoras trabajan en el vertedero de la planta de El Culebrete.

Tres excavadoras trabajan en el vertedero de la planta de El Culebrete. (FERMÍN PÉREZ-NIEVAS)

Galería Noticia

Tres excavadoras trabajan en el vertedero de la planta de El Culebrete.

tudela- Las obras de sellado del vertedero de El Culebrete concluirán a finales del mes de marzo. Así lo anunció el presidente de la Mancomunidad de Residuos de la Ribera, Tomás Aguado, en la asamblea general del pasado lunes en la que se aprobaron los presupuestos.

El sellado del vertedero era una obra que se tenía que haber realizado en 2008, bajo la presidencia de UPN, pero que, pese a la insistencia del Departamento de Medio Ambiente, no se ha ejecutado hasta este año. La expresidenta de la Mancomunidad, Maribel Echave, llegó a señalar que no se habían acometido “porque estábamos en plena crisis y creíamos que era tirar el dinero a la basura, había otras necesidades”. De hecho, el Gobierno foral llegó a interponer diversas sanciones a la Mancomunidad por no haberlo sellado a tiempo.

La obra se inició el pasado 29 de noviembre y tiene un presupuesto de 1.177.984 euros, aunque el previsto en la licitación inicial era de 1.986.040 euros. De los 1,1 millones de euros, el Gobierno de Navarra, a través del PIL, aporta 640.000 euros, el Estado 236.000 euros mientras que la Mancomunidad financia 301.897 euros. Finalmente, el Ejecutivo foral aporta 80.000 euros más que supone detraer la misma cantidad de lo que iba a aportar la Mancomunidad.

animales Otro de los temas que se terminó de resolver en 2016 fue la adjudicación de la gestión del lazareto. Desde el pasado 1 de diciembre el zaragozano Sergio Romera Sanz se ha hecho cargo del mantenimiento y recogida de animales extraviados, siendo responsable también de la recogida en Zaragoza. El período del contrato es de un año con la posibilidad de prorrogar durante cuatro más (año a año). El montante final de la adjudicación es de 86.350 euros (más IVA).

Según las cifras que aportó el presidente de la Mancomunidad, el balance de 2016 se cifra en la salida de 71 animales, de ellos 50 han encontrado una familia de adopción. Además, 48 se han recogido de la vía pública y 24 gatos. “Cuando el adjudicatario conozca la zona hará diversas propuestas de cómo mejorar el servicio. Tiene previsto reunirse con la Policía Municipal de Tudela y con otras policías locales”, explicó Aguado.

En otro orden de cosas, Aguado arremetió contra Medio Ambiente al relatar ante la asamblea los motivos por los que habían sancionado a la Mancomunidad, poniendo en duda el criterio que empleaban. “Estoy seguro de que finalmente nos van a sancionar con 60.000 euros, pero os digo que vamos a ir al Contencioso. Estoy convencido de que algo nos van a sancionar pero recurriremos porque no nos cuadra lo que nos dicen”. En su intervención vino a decir que cuando vienen los técnicos del Gobierno “tenemos que llamar a un topógrafo” porque no se fían de las mediciones que hacen.

La sanción prevista es de 60.000 euros y procede desde 2011. Entonces y hasta 2015 incumplían hasta 15 extremos que, con el tiempo y alegaciones, han ido reduciendo a 5, también porque el Gobierno confía en que la nueva presidencia acometa las deficiencias. “Hemos hecho alegaciones porque lo que queremos es solucionar la crispación que existe entre el Gobierno y la Mancomunidad”.

OBRAS de mejora Por último, con la ausencia de los representantes de Fustiñana y de Ablitas, que también se ausentaron en la anterior reunión de mediados de 2016, la asamblea dio el visto bueno a las obras de mejora en la planta por valor de 1,4 millones de euros. Los trabajos se van a acometer en 2017 creando una planta de estabilización de rechazos con contenido de materia orgánica. El coste se reparte en un 80% a cargo del Gobierno de Navarra y un 20% del Consorcio “porque estamos gestionando los residuos de otros”. Dentro de las subvenciones está previsto que en 2019 se acometan trabajos para mejorar el punto limpio fijo y los puntos limpios móviles, incrementando su servicio y creando un fijo más para materiales de derribo y desechos urbanos. El coste estimado es de 470.000 euros y estará sufragado al 80% por el Gobierno de Navarra y el 20% restante por la propia Mancomunidad.

Por último en la asamblea ordinaria celebrada el lunes se aprobó el presupuesto de la Mancomunidad para este año, con una cuantía de 12.349.000 euros. Las cuentas tuvieron el apoyo de la representación equivalente a 64.248 habitantes de la zona, mientras que en contra votaron el equivalente a 3.884 personas y la abstención correspondió a 8.765 personas. El presidente destacó que este año se iban a congelar las tasas por lo que no habrá incremento para los vecinos de la Ribera.