Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Medidas para evitar que la fauna irrumpa en las carreteras

Diversas autonomías experimentan con técnicas pioneras para proteger a animales y conductores

Lunes, 13 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Pamplona- El paisaje está cada vez más fragmentado por grandes infraestructuras que producen un efecto barrera que trae consigo un doble problema: el riesgo de accidente para los conductores y dificultades para la conservación de esta fauna silvestre debido a la pérdida de hábitat, división del territorio que impide el intercambio de poblaciones y casusa la mortalidad por atropello. Este efecto barrera es muy acusado en autopistas, autovías y ferrocarriles, obras en las que la práctica totalidad de su trazado se encuentra vallado, lo que supone un obstáculo para el paso de animales. Asimismo, los atropellos diezman algunas especies que cuentan con pocos efectivos. Las infraestructuras obligatoriamente deben llevar consigo un estudio de impacto ambiental que determine las medidas correctoras que mitiguen el efecto barrera;como pasos específicos para la fauna, bien dimensionados para restablecer la conexión entre territorios. El vallado lateral, muchas veces lo que consigue es trasladar el lugar del accidente, puesto que los animales se desplazarán de forma paralela a la carretera -como lo hacen para poder vadear un río- hasta que encuentren algún agujero. Los jabalíes son expertos en colarse por ellos, aunque las nuevas autovías de Navarra cuenta con unos pasos para fauna bastante bien diseñados.

disuasores nocturnosLa mayoría de accidentes causados por animales se producen por la noche. Esto hace que en algunas autonomías montañosas (Galicia, Madrid en Guadarrama...) se estén instalando distintos artilugios como postes del estilo de los típicos capta faros, pero que tienen distintas funciones. Los hay de dos tipos: uno, postes que hacen un barrido de 70 m de radio orientados hacia el exterior de la carretera y que si detectan un movimiento de algo que sobrepasa un determinado tamaño avisa al conductor con unos destellos luminosos. El segundo consiste en unos reflectores instalados cada 25 m que ante los faros de un coche se activan emitiendo unos destellos de luz roja (casi invisible para el conductor) que provocan que la fauna se inmovilice o retroceda y una vez que el vehículo ha pasado, la luz desaparece y el animal cruza tranquilamente. - J.I.C.