Puente intercultural entre Navarra y Sudamérica

Miren Epaltza y Juan Pablo Sarmiento son el alma de Khuska, una agencia de viajes que fomenta la economía local a través del turismo responsable

Sara Huarte | Iñaki Porto - Lunes, 13 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Miren Epaltza y Juan Pablo Sarmiento posan junto a la frase que preside su oficina, sita en el centro comercial Avenida.

Miren Epaltza y Juan Pablo Sarmiento posan junto a la frase que preside su oficina, sita en el centro comercial Avenida. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

Miren Epaltza y Juan Pablo Sarmiento posan junto a la frase que preside su oficina, sita en el centro comercial Avenida.

pamplona- El peruano Juan Pablo Sarmiento y la pamplonesa Miren Epaltza se conocieron durante un viaje por el país del Machu Picchu. Ella fue en calidad de turista y él trabajaba como guía. Se enamoraron y decidieron venir a Pamplona y fundar Khuska, una agencia de viajes por Sudamérica que promueve un turismo responsable. “Nacimos en agosto del año pasado. Y lo hicimos con la filosofía de utilizar el turismo como una herramienta de intercambio cultural entre turistas y nativos”, explica Juan Pablo Sarmiento, que aboga por conocer el destino “de una manera real”.

O lo que es lo mismo, apostar por un turismo que permita a los viajeros conocer la verdadera realidad de los lugares que visitan, profundizando en su cultura y costumbres. “Nosotros queremos promover el desarrollo de la economía local trabajando con hoteles o casas de gestión familiar”, apunta Miren. Una fórmula que beneficia a ambas partes, ya que, por un lado se generan puestos de trabajo entre los locales y, por otro, los visitantes logran acceder a lugares y costumbres poco conocidas, como los mercados locales o las fiestas típicas de cada comunidad.

Y es que, tal y como destacan Miren y Juan Pablo, el viaje comienza mucho antes de llegar al destino. “Nosotros tratamos de que los visitantes vayan concienciados sobre la cultura y las costumbres locales para que, de esta forma, sea un turismo responsable también con la flora y la fauna del lugar”, señala Miren. “Evitando situaciones como, por ejemplo, la predación de mamíferos que, a veces y equivocadamente se considera parte del turismo”, apostilla Juan Pablo, en referencia a situaciones como fotografiarse con animales salvajes a los que han sacado fuera de su hábitat. Una buena opción de evitar estos riesgos son los guías locales. “Dejándose acompañar por los guías locales y los habitantes es como más se conoce el país. Se encargan de que participes en actividades típicas y de que conozcas lugares que, aunque no sean tan famosos, merecen la pena”, resume Miren.