Álvarez (UGT) prevé una huelga general por las pensiones y contra la reforma laboral

El líder sindical dice que la patronal está enrocada en materia salarial
No ve al Gobierno de Navarra radicalizado, pero le recomienda apostar por infraestructuras

Juan Ángel Monreal Patxi Cascante - Martes, 14 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Pepe Álvarez, durante su conferencia ayer en Pamplona.

Pepe Álvarez, durante su conferencia ayer en Pamplona. (Foto: Firma)

Galería Noticia

Pepe Álvarez, durante su conferencia ayer en Pamplona.

pamplona- Pepe Álvarez, secretario general de UGT, divisa una huelga general en un horizonte próximo si no cambian unas cuantas cosas. Por ejemplo, la negociación con la patronal, con la que no hay acuerdo ni demasiadas aproximaciones en materia de salarios. O el Pacto de Toledo por las pensiones, que ve atascado. Y, desde luego, si no se modifica al menos en su aplicación práctica la reforma laboral aprobada en 2012 por el Partido Popular y rechazada no solo por los sindicatos, sino por distintas fuerzas parlamentarias desde el centro y hasta la izquierda.

Asturiano de origen y catalán de adopción -allí lleva ya más de cuatro décadas- Álvarez visitó ayer Pamplona, cuando se cumple un año de su acceso a la Secretaría General del sindicato. Y dejó algún mensajes de calado. “La huelga -dijo- va en el camino de ser una posibilidad real”. Con 61 años, le toca poner orden en las cuentas de un sindicato que ve peligrar su viabilidad y, al mismo tiempo, recobrar el pulso perdido de una organización que, no solo en Navarra, acusa un sensible retroceso. Quizá para ello, invitado por el foro de la Cadena Ser decidió ayer agitar la posibilidad de una huelga general a la que no quiso poner fecha. “La presentación presupuestaria y el debate marcarán un camino”, dijo Álvarez, quien recordó que el día 23 de marzo hay convocadas movilizaciones y añadió que “ese es un camino para recuperar la calle desde las empresas”.

Álvarez defendió la negociación colectiva, mesa en la que UGT y CCOO reclaman subidas salariales de entre el 1,5% y el 3%, y señaló que les cuesta entender la “cerrazón” que en estos momentos tiene la CEOE. “Planteamos propuestas moderadas, razonables, llevamos siete años con los salarios congelados, con crecimientos salariales por debajo de la productividad de las empresas, de las cuentas de resultados de las empresas y éste es un año de empezar a ganar poder adquisitivo”, defendió. Preguntado por los asistentes, se refirió al conflicto de los estibadores. “No vamos a pedir perdón porque haya salarios dignos”, dijo antes de recordar que “no se publica el salario del gobernador del Banco de España”. “Que no sé si ha hecho su trabajo tan bien como un estibador”, apostilló,

Según dijo, en el acuerdo de negociación colectiva se tendrían que abordar aspectos que tienen que ver con las reformas laborales, tanto la de José Luis Rodríguez Zapatero como la de Mariano Rajoy. Así, se mostró “claramente partidario” de abordar esta materia a través de un acuerdo con las organizaciones patronales. “Los acuerdos entre patronales y sindicatos dan estabilidad a la economía de un país, suponen mejoras en el sistema productivo, pero si la CEOE continúa en no entrar a negociar, no vamos a renunciar a generar en el Congreso de los Diputados una mayoría que permita modificar las reformas laborales”, manifestó.

impuesto tecnológicoÁlvarez defendió, además, un acuerdo de pensiones. “El Pacto de Toledo es un gran instrumento que hay que recuperar, pero no solo ahora, sino para siempre. La premisa para ello es que se deroguen las dos reformas que introdujo el PP en 2013 sin el consenso de nadie”, opinó. “Nos parece que habría que derogar las dos reformas, volver al acuerdo de 2011 y tomar medidas que van en la dirección de mejorar la recaudación de la Seguridad Social, que no tiene un problema de gasto sino de ingresos”, continuó, para señalar que ello es “poco discutible objetivamente”. A su juicio, es preciso “mejorar la recaudación” y “dedicar un impuesto al sistema de pensiones”, ante lo que el sindicato se inclina por gravar “nuevas tecnologías”.

También defendió el dirigente de UGT un acuerdo estratégico por la industria. “Seamos capaces de establecer cuáles son las políticas generales que tiene que desarrollar nuestro país en relación con la industria, desde el precio de la energía, pasando por la formación, por la FP y continuando por la investigación y desarrollo”. Para estas apuestas, que ayuden a mejorar el potencial de crecimiento de un país muy dependiente del turismo, Álvarez defendió que España “necesita un sistema financiero fuerte” y reclamó que “la fortaleza venga de la mano de banca pública”, algo que no se encuentra en la agenda del actual gobierno central.

infraestructuras en navarraPepe Álvarez mantuvo posteriormente un encuentro con delegados del sindicato, en el que también se refirió al futuro de las pensiones. Así, pidió que se acabe “con incentivos a la contratación vía subvenciones a la Seguridad Social” porque “no es necesario” y “con los regalitos de la Seguridad Social a cuenta de las cuotas” que pagan los afiliados, en referencia a las tarifas planas para los autónomos. Allí, a preguntas de los asistentes, consideró que es “de locos” aumentar la edad de jubilación “cuando hay un porcentaje de jóvenes que están esperando a ver si alguien se jubila”, y ha propuesto establecer “contratos relevo” a partir de los 60 años. Los presentes también preguntaron por novedades en las tasas de reposición, ante lo que propuso implementarlas en más del 100% en algunos casos para “recuperar” la parte perdida.

Respondiendo a otro militante, mostró su “plena” disposición para “plantar cara a ELA y LAB” y para “encontrar un punto de acuerdo asumible por la Confederación con la UGT de Navarra”. Pero Álvarez mostró también un tono más conciliador con el Gobierno de Navarra, muy distinto al que enseña el sindicato en la comunidad. Así eludió decir que se haya “radicalizado” por recibir los votos de EH Bildu y Podemos, si bien señaló que “sería conveniente para Navarra recuperar posiciones en infraestructuras para tener peso industrial”. Y, del mismo modo, indicó que sería bueno para la Comunidad Foral contar con un Plan de Empleo pactado con los agentes sociales y económicos ya que “lo acordado es lo que mejor resultados da en España y en Europa”. Aunque, con los dos vicepresidentes del Ejecutivo delante quiso también matizar: “No me atrevo a dar consejos al Gobierno”.