El Picasso de Málaga se reinventa e incide en el carácter didáctico

El museo renueva la disposición de su colección permanente e incluye el préstamo de otras obras

Martes, 14 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Una mujer observa ‘Las tres Gracias’ del artista Pablo Picasso.

Una mujer observa ‘Las tres Gracias’ del artista Pablo Picasso. (Foto: Jorge Zapata (Efe))

Galería Noticia

Una mujer observa ‘Las tres Gracias’ del artista Pablo Picasso.

MÁLAga- Catorce años después de su apertura, el Museo Picasso de Málaga se reinventa ahora con una nueva disposición de su colección permanente que quiere incidir en el carácter didáctico y que incluye algunas obras mostradas en contadas ocasiones al público.

Esta renovación es posible gracias al préstamo durante los próximos tres años, por parte de la Fundación Almine y Bernard Ruiz-Picasso para el Arte (FABA), de 166 obras valoradas en unos quinientos millones de euros por la casa de subastas Christie’s.

Bernard Ruiz-Picasso, nieto del artista, destacó ayer durante la presentación que han sido casi dos años de trabajo en esta nueva colección que convierte al Picasso de Málaga “en un museo del siglo XXI” al responder a “una nueva manera de percibir el arte”.

Respecto a la salida de obras emblemáticas de la anterior colección permanente como Olga Khokhlova con mantilla, Bernard reveló que este retrato de su abuela formará parte de una exposición que abrirá el Museo Picasso de París el 20 de marzo, aunque volverá a Málaga “en poco tiempo”.

Por su parte, el director artístico del Museo Picasso, José Lebrero, apuntó que, si la colección permanente es “el alma” de cualquier museo, con esta nueva manera de mostrarla se pretende “profundizar en la personalidad del museo”.

Al hecho de exponer obras hasta ahora poco exhibidas se añaden los descubrimientos cromáticos gracias a la nueva iluminación de las salas con el patrocinio de la Fundación Endesa, que ha invertido 133.000 euros y permitirá una óptima iluminación de la obra de Picasso en las salas del Palacio de Buenavista con la más novedosa tecnología, y la ampliación de la audioguía hasta los diez idiomas.

Las 120 obras expuestas en el museo, fechadas entre 1895 y 1972, se han dispuesto ahora de forma cronológica, aunque entendido esto “de forma flexible”.

De estas 120 piezas, ochenta pertenecen al préstamo de FABA y las otras cuarenta a los fondos del Museo Picasso, mientras que las restantes de Almine y Bernard Ruiz-Picasso se mostrarán de forma rotatoria al ser obra gráfica o en papel cuyas medidas de conservación impiden una exposición más continuada.

recorrido por once salasEl recorrido por las once salas del Palacio de Buenavista comienza por la etapa de formación académica, el punto de inflexión que supuso el viaje de Picasso a Gósol en 1906 y el redescubrimiento del arte antiguo clásico de 1917 a 1924 que se produjo con su viaje a Italia para colaborar con los Ballets Rusos, cuando conoció a Olga Khokhlova.

Las siguientes etapas son las dedicadas a la aventura del cubismo, la escultura en los tiempos del surrealismo y un espacio dedicado a los retratos, que Picasso sabe reinventar “desde la subjetividad de las nociones de la apariencia y personalidad del retratado”, según expuso Lebrero.

La sexta sala revela cómo empleó materiales y técnicas novedosas, como el hierro, el metal o el cemento, o reutilizó objetos cotidianos como el manillar y el sillín de una bicicleta para crear una cabeza de toro. Los años de conflicto en Europa y el impacto de la Segunda Guerra Mundial están en obras en las que se reducen los colores, aparece el blanco y negro y pinta naturalezas muertas, calaveras o motivos tenebrosos y dramáticos.

El viaje prosigue por el interés de Picasso por las artes populares a partir de finales de los años 40 y en los 50 y su intensa relación con la cerámica, y se dedica toda una sala a su bestiario, con los numerosos animales que aparecieron de forma reiterada en sus obras.

Ya octogenario, Picasso se propuso dibujar como un niño y el resultado fue una serie de retratos esquemáticos, con marcas en zigzag que remiten a la idea de juego y con ojos diferentes “porque el mundo no puede ser armónico”, explicó Lebrero. Esta nueva experiencia que ofrece el museo concluye con una muestra de la última década de vida del artista malagueño, cuando pintó figuras ataviadas al modo del Siglo de Oro español.

“incluir a la mayoría”“El objetivo es incluir más a la mayoría, y quienes no saben mucho de Picasso descubrirán ahora más”, resumió el director artístico del Museo, José Lebrero acerca de esta renovación didáctica.

A partir de hoy, el público puede visitar Pablo Picasso. Nueva Colección, con las salas ganando en cercanía y conocimiento acerca de la obra de Picasso. Con acento cronológico, la nueva presentación revela la extensión del trabajo del artista a lo largo del tiempo, así como la versatilidad intrínseca a su trabajo y el carácter cíclico de su investigación, focalizando la atención sobre su vocación por explorar las posibilidades expresivas de cualquier soporte. - Efe