Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
la sentencia por la condena del 9-N

Inhabilitado dos años

Mas podrá ser candidato si se agota la legislatura en 2019
El TSJC impone la pena más alta al expresidente y las exconsejeras por desobediencia aunque les absuelve de prevaricar

Martes, 14 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Mas, entre Rigau y Ortega, anunció que recurrirá la sentencia hasta las instancias europeas.

Mas, entre Rigau y Ortega, anunció que recurrirá la sentencia hasta las instancias europeas. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Mas, entre Rigau y Ortega, anunció que recurrirá la sentencia hasta las instancias europeas.
“En el Estado español se persigue a gente por sus ideas. No os dejéis impresionar por estas sentencias”

pamplona- Artur Mas se ha convertido en el primer presidente autonómico condenado por desobedecer una resolución judicial. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha sentenciado al expresidente catalán Artur Mas a dos años de inhabilitación, la pena máxima por desobediencia, al entender que “pervirtió” los principios de la democracia básicos para la “convivencia pacífica” cuando mantuvo la consulta del 9-N. El alto tribunal catalán impone también un año y nueve meses de inhabilitación a la exvicepresidenta Joana Ortega y año y medio a la exconsellera de Enseñanza Irene Rigau, ambas como cooperadoras necesarias en el delito de desobediencia al Tribunal Constitucional (TC), del que considera autor a Artur Mas.

La sala, presidida por el presidente del TSJC, Jesús María Barrientos, absolvió a los tres acusados del delito de prevaricación -por el que Mas afrontaba la pena más alta, de ocho años de inhabilitación-, al entender que los hechos que castiga este tipo penal están incluidos en los de desobediencia. Pese a no ser firme porque aún cabe recurso ante el Tribunal Supremo, la sentencia complica un eventual regreso de Artur Mas como candidato a la presidencia de la Generalitat en unas futuras elecciones catalanas, con un PDeCAT falto de liderazgos claros después de que Carles Puigdemont renunciara a repetir al frente del Govern.

El expresidente anunció que recurrirá su condena hasta las instancias europeas tras pasar por el Tribunal Supremo (TS), que en los próximos días tiene previsto notificar su sentencia sobre el juicio que celebró hace dos semanas contra el exconseller de Presidencia Francesc Homs, para quien la Fiscalía pide diez años de inhabilitación, igual que a Mas.

En su sentencia unánime, el TSJC impuso a Mas la pena máxima prevista en el Código Penal por el delito de desobediencia -superior a la solicitada por la Fiscalía, que era de año y medio, mientras la acusación popular pedía dos-, al entender que con su conducta “hizo quebrar” la regla básica de sumisión a la ley, “imprescindible para una convivencia pacífica”.

Para el TSJC, Mas merece la pena más alta por desobediencia porque “máxima fue la tensión” a que sometió “valores constitucionales tan esenciales de un Estado democrático y de derecho como el equilibrio entre poderes y el sometimiento de todos al imperio de la ley”. El TSJC recuerda en su sentencia que la causa contra Mas “no se proyecta” sobre la convocatoria de la consulta independentista, “ni tampoco sobre la colocación de las urnas, como interesadamente se ha querido ver. Se juzga la desobediencia de una orden del TC”, insiste.

Además, la sentencia es muy crítica con el argumento de los condenados de que las votaciones quedaron en manos de los voluntarios tras la suspensión del Constitucional. “Esos voluntarios estuvieron siempre bajo el control organizativo del Govern de la Generalitat”, indica el TSJC que añade que esta explicación “no se sostiene a partir de la verificación de la ingente, por no decir frenética, actividad preparativa”. El tribunal, además, detalla que la providencia del Constitucional “resultaba de una claridad meridiana para cualquier inteligencia media, cuanto si más para el president de la Generalitat y para los miembros del Consell de Govern de la Generalitat, asesorados como estaban por un equipo de juristas”.

Mas aseguró que no se “arrepiente” de la consulta del 9N de 2014, en la rueda de prensa que celebró tras hacerse pública la sentencia. Junto a Mas, comparecieron Ortega y Rigau todos ellos luciendo en la solapa una chapa con el lema “Lo volvería a hacer”. El expresidente ironizó con que todos los que le querían apartarle de la política estarán “tremendamente satisfechos”, ya que no podrá presentarse a unos comicios en los próximos dos años.

Para Mas, la sentencia demuestra que “en el Estado español la ley no es igual para todos”, porque el Gobierno “se ha hartado de incumplir sentencias del TC y no le ha pasado nada” y, tras destacar que en el Estado español “se persigue a gente por sus ideas”, lanzó un mensaje al resto de independentistas: “No os dejéis impresionar por estas sentencias”. - D.N.

Artur Mas

Expresidente de la Generalitat

las claves

8

pruebas

El Tribunal recoge ocho hechos que pudieran ser pruebas de cargo de la desobediencia.

Web y publicidad. La sentencia insiste que a pesar de la resolución del TC, los tres mantuvieron activa la web participa2014.cat, con “aplicativos plenamente operativos”, con “logotipos de la Generalitat”;“vínculos a otras páginas web de la Generalitat” y con los números de teléfono de la misma institución para plantear dudas o incidencias. La misma tesis se sostiene en cuanto el mantenimiento de la campaña de publicidad que a pesar del auto del TC continuó “hasta el mismo 9 de noviembre”.

Correspondencia oficial y bolígrafos. Para los magistrados, los tres “guiados por el mismo propósito de efectivo desarrollo del proceso participativo suspendido por el TC, mantuvieron el reparto masivo a domicilio de correspondencia oficial con información de la convocatoria”. Una tramitación que se mantuvo hasta el 8 de noviembre. Asegura la sentencia que “prescindieron del mandato del Constitucional” y “permitieron que el material para la votación como urnas, papeletas, sobres, bolígrafos, impresos o manuales para los componentes de las mesas” a través de una empresa entre los días 7 y 8 de noviembre.

Programas informáticos.

Además el TSJC asegura que Mas, Ortega y Rigau “con conciencia de contravención” permitieron que los programas informáticos para realizar el registro de asistentes fueran instalados entre el 7 y el 8 de noviembre, incluso alguno a primeras horas del 9 de noviembre. Del mismo modo, consideran prueba que se dispuso la instalación de “infraestructura material” para controlar el desarrollo y resultado de la votación así como el call center para resolver las dudas o el operativo para procesar los datos de la votación.

Seguro y centro de prensa. El Tribunal también basa su fallo en la concertación con la compañía AXA de un seguro de accidentes por parte del departament de Governació para incluir entre la cobertura de accidentes de 1.317 voluntarios del proceso participativo. El TSJC considera “colofón de las conductas” habilitar un centro de prensa para que la exvicepresidenta Ortega diera los resultados oficiales.