Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El Parlamento rechaza los altercados y UPN vota en contra de lo que apoyó en Pamplona

Los regionalistas rechazan en la Cámara la declaración que apoyan en Pamplona

Martes, 14 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

pamplona- Fue imposible consensuar una única declaración institucional de rechazo a los actos violentos que el sábado se registraron en Pamplona. El Parlamento volvió a romperse por la derecha en un texto que, al igual que en el Consistorio pamplonés, partió de la máxima autoridad y trató de aunar los máximos apoyos posibles. Ainhoa Aznárez, como presidenta de la Cámara foral, propuso un texto de rechazo y condena a los actos violentos que fue suscrito por Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, PSN e I-E. Sin embargo, UPN y PPN volvieron a desmarcarse del resto de fuerzas para suscribir su propia declaración institucional, lo que evidenció el interés de ambas siglas por ocupar un espacio propio en el turno de las condenas. Algo que fue tildado por el resto de grupos como “oportunista” y que en el caso de los regionalistas tiene poco sentido, ya que el grupo municipal de UPN suscribió, el domingo, el mismo texto que ayer Javier Esparza rechazó alegando que el lunes se contaba “con más información” que el día anterior.

El detonante fue que UPN y PPN, en su declaración alternativa, vinculaban a los violentos con “grupos de la izquierda abertzale”, algo que no compartieron los grupos que apoyan al Gobierno de Navarra, quienes percibieron la anotación como un intento de “confrontar posturas”. De hecho, el cuatripartito intentó hasta el último momento consensuar un único texto, pero la “intransigencia de UPN y PPN” hizo “imposible” lograr la unanimidad, según criticó la ayer portavoz de I-E, Marisa de Simón, quien dejó claro que “acciones como las del sábado no caben en nuestra sociedad”, y suponen “un grave ataque a la convivencia y a la normalidad”. En la misma línea se expresó Koldo Martínez (Geroa Bai), quien achacó a la “ceguera política” la actitud de ambas fuerzas. “Es una postura partidaria, sectaria e inaceptable que deja a las claras que ninguno de los dos partidos está por la integración”, lamentó. Además, en el caso de UPN, Martínez consideró que es una “muestra más del seguidismo que hacen del PP”. Que no querían sumar, “sino restar” constató Adolfo Araiz (EH Bildu). El portavoz de la coalición soberanista rechazó la propuesta de populares y regionalistas y sólo secundó la proveniente del Parlamento, a través de la que se rechazan “estrategias que entorpecen el camino hacia la paz, la normalización y la convivencia”. Por su parte, Carlos Couso (Podemos) advirtió de que “la violencia nunca es el camino” y se preguntó si UPN y PPN no se encuentran “demasiado a gusto en la confrontación”. El PSN fue el único partido que apoyó todos los puntos de las dos declaraciones. Según Inma Jurío, ayer portavoz socialista, “los hechos son propios de otras épocas” y rompen “los principios democráticos”.

Para defender su postura, UPN y PPN recurrieron a un argumento habitual: el de que con los violentos “no caben medias tintas”. Justificaron su desmarque del Parlamento en que “hay que ser contundente” y que decir que los manifestantes “formen parte de la izquierda abertzale” es “una obviedad”. Esparza (UPN) negó encontrarse cómodo en la confrontación y descargó toda la responsabilidad en EH Bildu “porque han sido quienes durante 30 años han hecho kale borroka”. Ana Beltrán (PPN) reivindicó la necesidad de una propuesta alternativa porque la del Parlamento “era para salir del paso”. - A.I.R.