El cupón de la Javierada deja 20.000 € en Pamplona

Mikel Ascunce, vendedor de la ONCE desde hace tres años, fue quien repartió el premio

Martes, 14 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Mikel Ascunce, vendedor de la ONCE.

Mikel Ascunce, vendedor de la ONCE. (Foto: cedida)

Galería Noticia

Mikel Ascunce, vendedor de la ONCE.

pamplona- El sorteo que la ONCE dedicó a la Javierada el pasado sábado ha dejado en Pamplona 20.000 euros a través de Mikel Ascunce, un vecino de la Rochapea que desde hace tres años trabaja como vendedor de la ONCE. “Me he enterado hoy (por ayer), cuando me han llamado de la Delegación en Navarra de la ONCE para avisarme de que era yo el que había repartido el premio y la verdad es que me han dado una alegría, estoy muy contento. Siempre es una alegría repartir un premio así”, aseguró Ascunce, que debido a que trabaja en diferentes puntos, explicó que no estaba muy seguro de donde vendió el cupón premiado con los 20.000 euros. “Los lunes y martes estoy en la bajada de San Nicolás, los viernes en el Simply Market de la Rochapea, en la calle Joaquín Beunza, y los sábados y domingos en el kiosko de la plaza del Castillo, donde la Bajada de Javier. Así que no sé muy bien en qué zona lo he repartido”, confesó este vendedor.

No obstante, y a pesar de no saber quién ha sido el afortunado, Ascunce elucubró sobre la posibilidad de que el destinatario de esos 20.000 euros sea un cliente habitual. “No sé a quién se lo he dado, porque ahora funciona con máquinas, el Terminal Punto de Venta, un ordenador que llevamos cada uno de nosotros y en el que comprobamos si el número que nos piden está disponible para venderlo. Si hubiese sido con cartones, controlas más”, apuntó Ascunce, que en alguna que otra ocasión “ya había dado un premio parecido”.

Concretamente un cuponazo, “de unos 30.000 euros” y dos “sueldazos”. “El del día del padre también lo voy a dar yo. Estoy convencido”, bromeó Ascunce, para quien este cupón dedicado a la Javierada era “más especial” que otros.

No en vano, Mikel Ascunce es un asiduo a las Javieradas y siempre que puede emprende el camino a Javier en la fecha señalada. ”La llevo haciendo un montón de años. De hecho, este último sábado, que me tocaba trabajar, pedí fiesta para poder ir”, confesó este vendedor, que ayer continuaba vendiendo cupones con la esperanza de volver a repartir un premio. - S.H.