Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Ollo defiende que el borrador del decreto de euskera "no impone nada"

EP - Miércoles, 15 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 18:30h

Ana Ollo, consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales

Ana Ollo, consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales (Patxi Cascante)

Galería Noticia

Ana Ollo, consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales

PAMPLONA. La consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales del Gobierno de Navarra, Ana Ollo, ha defendido el borrador de decreto que regula el uso de las lenguas propias de Navarra en la Administración, una norma que "da respuesta al derecho de la ciudadanía a ser atendida en las lenguas propias" y que "no impone nada". Además, ha asegurado que "supera la visión sectaria y negativa de anteriores decretos del uso del euskera" en la Administración.

En una comisión parlamentaria, solicitada por el PPN, Ollo ha negado que el borrador de decreto "discrimine al 90% de la sociedad" y ha criticado "las mentiras y miedos que se están difundiendo por algunos para situar al euskera como elemento de confrontación". "En política no todo vale y mentir, ocultar y manipular información no es admisible", ha asegurado.

La consejera ha subrayado que el decreto "todavía está en fase de participación" y que éste busca "superar una época en la que parte de la ciudadanía navarra, la que tiene las dos lenguas propias, ha sido discriminada cuando acude a ser atendida en las administraciones públicas".

De este modo, ha censurado "los bulos, mentiras y falsedades" vertidas sobre el borrador y ha afirmado que "no se va a despedir a nadie en la administración por no saber euskera" y que "tampoco se va a trasladar a ningún funcionario por no tener perfil lingüístico". "Quien diga lo contrario, miente", ha asegurado.

En cuanto al proceso de participación, la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales ha explicado que las organizaciones sindicales han presentado 53 aportaciones al borrador, de las que se han aceptado 20, ya que el resto eran "muy dispares".

En este sentido, ha señalado que "en líneas generales a dos organizaciones sindicales, que ostentan la mayoría sindical en la Mesa de Función Pública, les parece que el decreto se queda escaso", mientras que "las otras dos, con menos representación, les parece excesivo". También se han recibido casi 70 aportaciones en el proceso de exposición pública a través de Gobierno abierto.

"RESPETO A LA NORMATIVA VIGENTE"

En su intervención, Ollo ha defendido en todo momento que el borrador de decreto ha sido elaborado "sobre el respeto a la normativa vigente, la zonificación establecida por la ley del Vascuence;y a las competencias y decisiones de las entidades locales" y ha destacado que, además, es "garantista con la ciudadanía y los empleados públicos" y que "da cobertura legal a situaciones que ya se están dando hoy".

Ha recordado la consejera que, según la última encuesta sociolingüística, el porcentaje de euskaldunes en Navarra es del 12,9%, a los que se suma un 10,38% de euskaldunes pasivos, unos porcentajes que son diferentes según las zonas de la comunidad. Y ha asegurado que "a esto estamos respondiendo con el 0,9% de las plazas en la Administración (menos Educación) con perfil bilingüe".

Por ello, ha incidido en la idea de que el borrador de decreto que se ha elaborado es "realista" y que con el mismo "se posibilita atender a la ciudadanía aplicando la normativa, la realidad sociolingüística y los recursos humanos y económicos disponibles". "Se ha realizado un trabajo serio, riguroso y metódico", ha garantizado.

CONCURSO DE TRASLADOS

Respecto a los concursos de traslados, Ana Ollo ha señalado que, con la situación actual, en administración núcleo, sobre 46 puntos, por antigüedad se dan hasta 30;la formación, docencia e investigación se valora con 10;nivel C1 en inglés, francés o alemán son 2 puntos;y al euskera para una plaza en la zona vascófona se dan entre 2,76 y 4,60 puntos, en la mixta entre 1,36 y 2,76 y en la zona no vascófona 0 puntos.

De este modo, ha expuesto la consejera, "para ir a Castejón se valora con 2 puntos el alemán, mientras que la lengua propia de Navarra vale cero puntos". "Es bueno valorar conocimientos y la formación, pero la realidad es que en el decreto actual en la zona no vascófona no se valora el euskera y en la zona mixta se valora menos que saber alemán, inglés y francés", ha aseverado.

En el proyecto de nuevo decreto, ha detallado Ollo, "se mantiene una horquilla, se priorizan los puestos de trabajo de atención al público y se fija que la lengua propia de Navarra sea valorada en toda Navarra, incluso un poco más valorada en la zona no vascófona que las lenguas extranjeras (un 0,76 más)".

CRÍTICAS DE LA OPOSICIÓN

Tras la exposición de la consejera, la parlamentaria del PPN Ana Beltrán ha asegurado que con este decreto el Gobierno foral "pretende llenar la administración de Navarra con personas afines al nacionalismo vasco" y ha criticado que se quiere "discriminar a los catellanohablantes". "Este decreto viola el principio de igualdad de oportunidades, mérito y capacidad", ha defendido Beltrán, quien ha advertido de su "posible ilegalidad". En su opinión, "no vamos a tener a los mejores en la Administración, sino a los que más euskera sepan".

En representación de UPN, Sergio Sayas ha replicado a la consejera que "sólo faltaba que se despidiera a alguien por no saber euskera", algo que no se puede hacer, y ha asegurado que con este decreto "va a ser muy difícil que un ciudadano navarro que no sepa euskera pueda trabajar en la administración y prácticamente imposible que alguien que no hable euskera pueda tener un concurso de traslados o una jefatura". "No es un decreto a favor del euskera, sino que es un decreto contra los que no hablan euskera", ha planteado.

Por el contrario, Koldo Martínez, de Geroa Bai, ha defendido el borrador de decreto del euskera en la Administración, que ha definido como "legal, democrático y garantista de los derechos lingüísticos de la ciudadanía y de los trabajadores", y ha solicitado a regionalistas y populares que "dejen de malmeter, malpolitizar, meter miedo sin razones y enfrentar a los navarros". "El euskera necesita buena política, políticas democráticas, integradoras y reconocedoras de nuestra diversidad", ha alegado.

Por parte de EH Bildu, Dabid Anaut ha realizado una valoración "agridulce" sobre el decreto, ya que, según ha indicado, aunque introduce "avances" y se realiza "un esfuerzo para abrir las puertas del euskera", todavía "se queda corto". "Tendría que haber dado más de sí", ha defendido el parlamentario de la coalición abertzale, quien ha instado al Gobierno foral a que "no se achante ante las presiones y las visiones catastrofistas".

Desde Podemos, Rubén Velasco ha afirmado que se parte de "un nivel tan bajo" en cuanto a los puestos bilingües en la Administración que "hay que apretar un poco más el acelerador". Y ha explicado que a la formación morada le suscita "más dudas" el apartado concerniente a mérito cualificado, aunque "nosotros nunca hablaríamos de discriminación". En esta línea, ha planteado "reducir un poco los porcentajes". "Salvando eso, nos parece adecuado el enfoque que han dado", ha señalado.

La socialista Inma Jurío, por su parte, ha reprochado al Ejecutivo foral que con este decreto busque "imponer y crear obligaciones a los navarros respecto a una lengua" y ha asegurado que "con esto están dejando de proteger los derechos lingüísticos del 87% de la población de Navarra". "Ni Navarra es bilingüe, ni en Navarra se vive en euskera. Se equivocan, porque el Gobierno es de todos, de los que sabemos, los que no sabemos y de los que no queremos saber", ha apuntado.

Finalmente, José Miguel Nuin, de Izquierda-Ezkerra, ha cuestionado los argumentos de UPN, PSN y PPN y les ha reprochado que lleven escrito su "guión" pese a "lo que diga el borrador de decreto foral". A su juicio, la propuesta "parte de la legalidad, de una realidad sociolingüística diversa y es coherente con el acuerdo programático".