Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Tres jueces del Constitucional defienden acercar a los presos

Califican la dispersión de “desproporcionada” y que ha de tenerse en cuenta el final de ETA

Miércoles, 15 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Juan Antonio Xiol, uno de los jueces discrepantes, en su toma de posesión en el TC en junio de 2013.

Juan Antonio Xiol, uno de los jueces discrepantes, en su toma de posesión en el TC en junio de 2013. (EFE)

Galería Noticia

Juan Antonio Xiol, uno de los jueces discrepantes, en su toma de posesión en el TC en junio de 2013.

PAMPLONA- Tres magistrados del Tribunal Constitucional (TC) se han pronunciado en contra de la política de alejamiento de los presos de ETA, en lo que supone un pronunciamiento inédito del alto tribunal respecto a una práctica, la dispersión de los reclusos, que sigue vigente pese al fin de la actividad de la banda. Dicha posición se ha materializado en tres votos particulares al auto del Pleno del TC en el que inadmite el recurso de amparo presentado por Sabin Mendizabal Plazaola en contra de la decisión de Instituciones Penitenciarias y de la Audiencia Nacional de mantenerle en la cárcel de Valladolid, a 400 kilómetros de donde reside su familia en Gipuzkoa.

El auto cuenta con un voto particular de Juan Antonio Xiol, al que se han adherido la vicepresidenta del tribunal, Adela Asúa -en lo que supone una de sus últimas actuaciones como miembro del alto tribunal ya que acaba de finalizar su mandato-, y el magistrado Fernando Valdés Dal-Ré. “La situación de abandono unilateral de sus actividades por parte de la organización ETA desde hace ya algunos años también debe servir de elemento para hacer la debida ponderación en este tipo de decisiones”, argumentan los tres magistrados en su voto particular.

Agregan que la injerencia en la intimidad familiar del recurrente resulta “desproporcionada e innecesaria” porque las razones para denegar el acercamiento a la localidad de residencia de su familia “no han versado ni sobre razones de organización penitenciaria ni sobre razones de tratamiento ni, explícitamente, sobre razones regimentales”.

Cautelas especialesMendizabal fue trasladado a Valladolid desde Soto del Real, lo que motivó que presentara un recurso por entender que se vulneró su derecho fundamental a la intimidad familiar, de acuerdo a la Constitución y al artículo 8.1 del Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH), atendiendo a la mala salud de sus padres y a la enfermedad de sus abuelos.

El juez de Vigilancia Penitenciaria denegó su pretensión recordando que Mendizabal es un preso condenado por terrorismo, “lo que exige especiales cautelas”. También señalaba la posibilidad del reo de pedir permisos extraordinarios, así como que su padre ya había fallecido y que las enfermedades de sus abuelos, que no son parientes de primer grado, les “incapacita para las visitas a cualquier centro penitenciario con independencia de su distancia”.

Por su parte, el Pleno del TC explica que la Constitución no reconoce un “derecho a la vida familiar” equivalente al reconocido en el Convenio de Roma. Añade que lo que la Carta Magna protege es “la intimidad misma, no las acciones privadas e íntimas de los hombres”, lo que conduce a la inadmisión del recurso.

La mayoría del Pleno desoye, por tanto, la apelación de Mendizabal al TEDH con sede en Estrasburgo al limitar el alcance del artículo 8.1, que “no reconoce el derecho del preso a elegir su lugar de detención”. - D.N./E. Press