Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La Justicia europea avala la prohibición del velo en el trabajo

El caso de la musulmana belga Samira Achbita reabre la polémica de símbolos religiosos en Europa

Miércoles, 15 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Una diputada viste el velo islámico en el Parlamento turco.

Una diputada viste el velo islámico en el Parlamento turco. (Foto: D.N.)

Galería Noticia

Una diputada viste el velo islámico en el Parlamento turco.

bruselas- El Tribunal de Justicia de la UE (TUE) avaló ayer en una sentencia que las empresas privadas puedan prohibir a sus empleados lucir el velo islámico, o hiyab, en el lugar de trabajo, siempre que las normas internas de indumentaria afecten a cualquier símbolo religioso, filosófico o político. En cambio, no se podrá prohibir el uso simplemente porque algún cliente se niega a ser atendido por personal que lo lleve puesto. El hiyab es uno de los velos islámicos menos restrictivo para las mujeres, que deja libre la cara.

Es la primera vez que la justicia europea se pronuncia sobre este asunto, aunque se trata de una polémica recurrente en los países europeos. La justicia europea estimó que impedir a una trabajadora utilizar el velo “no constituye una discriminación directa por motivos de religión o convicciones determinadas”.

El TUE deja la última palabra a los jueces nacionales, que deberán evaluar cada caso en concreto. El fallo abre así la puerta a que vetar el uso de la prenda en cuestión, el velo islámico, así como el de cualquier símbolo religioso. Para dictar sentencia, los jueces pueden tener en cuenta cuestiones como la existencia o no de un reglamento interno, el tipo de actividad del empleado, es decir, si trabaja de cara al público o no, la prenda o su tamaño.

Hace nueve meses, la abogada general de la UE, Julianne Kokott, ya respaldó la postura de la empresa de prescindir de los servicios de Achbita, una musulmana contratada como recepcionista por una empresa belga, y recogió en sus conclusiones que la prohibición del velo podía estar justificada al vulnerar la neutralidad religiosa. El Tribunal de Luxemburgo suele seguir el criterio del letrado comunitario en la mayoría de casos, como ha sucedido en esta ocasión.

Así, estableció que no consideraba discriminatorio que una empresa belga despidiera a la recepcionista tras negarse a quitarse el pañuelo islámico en su puesto de trabajo.

el CASO belgaEl problema se remonta a febrero de 2003, cuando Samira Achbita, una ciudadana belga de confesión musulmana fue contratada por la empresa G4S Secure Solutions como recepcionista. En abril de 2006, Achbita informó a la empresa de su intención de lucir pañuelo islámico en el trabajo, a lo que la firma respondió que no toleraría el uso de dicha prenda, pues existía en ese momento una norma no escrita que “prohibía a los trabajadores llevar signos visibles de sus convicciones políticas, filosóficas o religiosas en el lugar de trabajo”, según explicó el Tribunal en la sentencia.

El tribunal señala que la existencia de un reglamento interno de la empresa que impedía a los trabajadores la exhibición de cualquier símbolo hace que no exista discriminación en el despido de la recepcionista Samira Achbita: “trata por igual a todos los trabajadores de la empresa, ya que les impone en particular, de forma general e indiferenciada, una neutralidad indumentaria”, afirma el fallo publicado este martes.

Así por ejemplo, la sentencia señalaba “que el deseo de un empresario de ofrecer una imagen neutra ante sus clientes tanto del sector público como del sector privado tiene un carácter legítimo, en particular cuando sólo atañe a los trabajadores que están en contacto con los clientes, ya que dicho deseo está vinculado a la libertad de empresa, reconocida en la Carta”.

LAS ONG en contraLas ONG que defienden los Derechos Humanos criticaron la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE que consideró legal la posibilidad de prohibir el uso del velo islámico en un lugar de trabajo.

El director de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central, John Dalhuisen, valoró la “decepcionante” sentencia que “da un mayor margen a los empleadores para discriminar a las mujeres --y hombres-- por motivos de sus creencias religiosas”. Además, consideró que “corresponde ahora a los gobiernos nacionales intervenir y proteger los derechos de sus ciudadanos”.

Desde la Red Europea contra el Racismo (ENAR) también consideraron “preocupante” la sentencia del Tribunal, ya que consideran que afecta al derecho a la igualdad y la no discriminación de las mujeres.

Para estos, la sentencia obliga a las musulmanas que llevan velo, a los sijs que llevan turbante y a los judíos que usan kippa a elegir entre la expresión de su religión, lo cual es un derecho fundamental, y su derecho de acceso al mercado laboral. Considera que esta decisión solo empeorará las cosas, dando a los empresarios la licencia necesaria para discriminar. - D.N.