Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Comienza el juicio contra Mikel Goñi

Se enfrenta a una petición de 12 años de cárcel por extorsionar supuestamente a 2 personas - El expelotari les acusó de coger plantas de marihuana de su casa, los retuvo y les causó lesiones

D.N. - Miércoles, 15 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 11:27h

El expelotari Mikel Goñi, a su llegada a la Audiencia. Foto: ETB

El expelotari Mikel Goñi, a su llegada a la Audiencia. Foto: ETB

Galería Noticia

El expelotari Mikel Goñi, a su llegada a la Audiencia. Foto: ETB

PAMPLONA. Este miércoles ha comenzado en Pamplona el juicio oral contra el expelotari Mikel Goñi y otro encausado como autores de dos delitos de detención ilegal, un delito de amenazas condicionales y un delito de lesiones con instrumento peligroso.

El expelotari de Oronoz Mikel Goñi negó este miércoles en el Juzgado de lo Penal número 3 haber retenido en contra de su voluntad a dos personas, que le acusan también de amenazas y de haber recibido una paliza por su parte después de que Goñi les responsabilizara del robo de una plantación de marihuana existente en su vivienda de alquiler en Anocíbar. Goñi dijo desconocer el origen de las plantas y que por lo que pudo averiguar pertenecían a las dos presuntas víctimas que ahora le incriminan.

El exmanista sí admitió que unas personas de etnia gitana y procedentes de Irún le habían amenazado por la sustracción de dichas plantas y que él se "había ofrecido" a solucionar el asunto con los otros conocidos y ahora denunciantes. Goñi dijo que éstos eran quienes habían "metido la pata" y que por eso querían "meterle en el jaleo" a él, pero negó que al haberse encontrado con esos dos conocidos empleara el uso de la fuerza o les amenazara de muerte, como ellos aseguran. El juicio quedó suspendido por la incomparecencia de un testigo y se reanudará en abril.

La Fiscalía le pide 12 años de cárcel para cada uno de ellos por extorsionar, retener y causar heridas a dos personas a quienes reclamaban dinero a raíz de la desaparición de unas plantas de marihuana de la vivienda en la que residía el propio expelotari.

Según el escrito del fiscal, los hechos tuvieron su origen en septiembre de 2014, cuando Mikel Goñi alquiló una vivienda en el Valle de Odieta al que posteriormente sería la víctima. La persona que les puso en contacto era un amigo común. Más adelante, el 30 de noviembre de 2014, Goñi junto con el también acusado Jesús María M.B. y una tercera persona no identificada acudieron al domicilio de otro hombre al que acusaron de haber robado una plantación de marihuana de la vivienda alquilada junto con el propietario del piso y el amigo común que había propiciado el alquiler.

Ésta última persona acudió al domicilio al que también habían ido los acusados, quienes, según el fiscal, "le ataron las manos con una cuerda a la espalda y en contra de su voluntad lo subieron a un vehículo y trasladaron a un descampado cercano al río en Elizondo, donde le propinaron numerosos golpes y le retuvieron hasta las 3.00 horas del 1 de diciembre".

La víctima sufrió inflamación del lado izquierdo de la cara y una herida incisa en la cabeza a consecuencia de los golpes, sin que conste que requiriera tratamiento médico para su curación. Posteriormente, con la excusa de comprobar los daños causados en un cristal de la vivienda, Goñi pidió al propietario del piso que acudiera al mismo el día 1 de diciembre de 2014.

Cuando llegó el propietario, los dos acusados y una tercera persona no identificada "le exigieron la entrega de 10.000 euros mientras le decían: Te voy a matar, hijo de puta, me cago en tus muertos, o me traes mañana a las 12 horas los 10.000 euros o tú, tu familia y amistades corréis peligro... venga hijo de puta", según recoge el fiscal.

El escrito de acusación añade que para conseguir amedrentar a la víctima y que entregara el dinero "los acusados le clavaron un destornillador por debajo de la uña del dedo índice derecho y le realizaron un corte con el filo de una navaja en el dorso de la mano izquierda".

Al día siguiente, la víctima entregó los 10.000 euros. Como consecuencia de la agresión, la víctima sufrió lesiones consistentes en hematoma subungueal circular de 0,5 cm en dedo de la mano derecha y herida en dorso de la mano izquierda, que requirió tratamiento médico.

Mientras dure la tramitación de la causa y en tanto no recaiga resolución firme que ponga fin al procedimiento, el juez mantiene la prohibición de los dos acusados de acercarse a menos de 200 metros de la víctima, cualquiera que sea el lugar de su domicilio, lugar de trabajo o cualquier otro. Asimismo, requirió a cada uno de los procesados que prestaran una fianza de 15.093 euros.