Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La juez da la razón a Kukuxumusu e impide a Urmeneta que siga dibujando sus 15.000 creaciones

Estima íntegra la demanda del actual dueño, Bermejo, y el ilustrador no podrá, por ejemplo, usar Mister Testis
Solo admite dibujos que incorporen “una novedad suficiente”

Enrique Conde / Patxi Cascante - Miércoles, 15 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Bermejo, antes de declarar en el juicio, y Urmeneta, al fondo entre el público.

Bermejo, antes de declarar en el juicio, y Urmeneta, al fondo entre el público. (Cascante)

Galería Noticia

Bermejo, antes de declarar en el juicio, y Urmeneta, al fondo entre el público.

pamplona- Mikel Urmeneta Otsoa no podrá seguir dibujando a Mister Testis, el toro azul de cuernos amarillos que viene acompañando su carrera incluso antes de que fundara la empresa Kukuxumusu, firma a la que pertenecen los derechos de reproducción y transformación del dibujo que se convirtió en referencia ineludible de la marca.

Queda por ver hasta qué punto el talento imaginativo de Urmeneta y otros cuatro dibujantes que trabajaban con Kukuxumusu se ve ahora frenado por una sentencia que deja en el limbo, por ejemplo, cualquier creación que no aporte “una novedad suficiente” a los 15.000 dibujos que los ilustradores crearon y cedieron para Kukuxumusu. En un inicio, Urmeneta y los suyos podrán seguir haciendo su trabajo “siempre que se trate de dibujos copia o transformación de los que han sido objeto de cesión, es decir, de dibujos que no reúnen requisitos de novedad y originalidad suficiente por sí mismos como los que han sido objetos de este procedimiento y analizados por la perito (de Kukuxumusu, cuya versión estima íntegra la jueza), puesto que si la transformación incorpora una novedad suficiente no supondría una vulneración de los derechos cedidos a la actora”.

Además de que la sentencia va a ser recurrida, todo hace presagiar que las discrepancias no se van a zanjar aquí, puesto que en base a la resolución ahora conocida la nueva firma de Urmeneta, Katuki Saguyaki, tendrá que hilar muy fino para que Kukuxumusu no le demande por entender que sus dibujos tienen parte de copia o transformación de los que hicieron en su día. A pesar de lo antedicho por la perito, la juez finalmente entiende que Katuki también debe cesar en adaptar o recrear nuevas escenas para los dibujos del universo Kukuxumusu, por lo tanto la “novedad suficiente” de la que habla antes, no es sino una invitación a hacer algo radicalmente distinto.

los contratos de cesiónLa juez de lo Mercantil número 1 de Pamplona estimó la demanda interpuesta por Kukuxumusu contra Mikel Urmeneta y otros cuatro dibujantes de Katuki Saguyaki, a quienes condena a “cesar o abstenerse de iniciar” la reproducción de los dibujos del Universo Kukuxumusu, es decir, “los dibujos cuyos derechos económicos de propiedad intelectual fueron cedidos a Kukuxumusu en virtud de los contratos de cesión de derechos”, en camisetas, sistemas informáticos u otros soportes. También les condena a no utilizar dichos dibujos “mediante la venta online o a través de cualquier otro medio o procedimiento de camisetas u otros productos a los que se incorporen”, y a no introducirlos en diferentes sitios web de Katuki Saguyaki, en sus perfiles de redes sociales o “cualquier otro sitio o cuenta”.

En la sentencia, contra la que cabe interponer recurso ante la Audiencia Provincial de Navarra, la titular del Juzgado de lo Mercantil número 1 señala que “se ha acreditado que los dibujos objeto de estampación en camisetas vendidas en la web.shopkatukisaguyaki.com, son copia o transformación de los dibujos objeto de cesión y que aparecen identificados como dibujos del Universo Kukuxumusu.

Para la juez, “debe estimarse la pretensión en los términos solicitados”, ya que “se ajusta estrictamente a lo que ha sido objeto de debate en todo momento e identificado como dibujos del Universo Kukuxumusu y desde luego siempre que se trate de dibujos copia o transformación de los que han sido objeto de cesión, es decir, de dibujos que no reúnen requisitos de novedad y originalidad suficiente por sí mismos como los que han sido objeto de este procedimiento, puesto que si la transformación incorpora una novedad suficiente, no supondría una vulneración de los derechos cedidos”.