Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Peio Oria delegado de aemet en navarra

Peio Oria: “La máxima particularidad de Navarra es su gran elenco de fenómenos atmosféricos”

Como delegado de Aemet en Navarra, Oria considera esta una comunidad destacada por su variedad y asegura que como meteorólogo debe estar siempre al pie del cañón

Amaia Rodríguez Oroz / Iban Aguinaga - Miércoles, 15 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Peio Oria Iriarte.

Peio Oria Iriarte. (Iban Aguinaga)

Galería Noticia

Peio Oria Iriarte.

pamplona- Después de tres años al frente de la Oficina Meteorológica del Aeropuerto de Pamplona-Noáin, Peio Oria Iriarte fue nombrado recientemente nuevo delegado de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Navarra, un puesto que hasta ahora ocupaba de manera “accidental” Evelio Álvarez, una vez que su predecesor Javier Rodríguez dejara el puesto al ascender en la Agencia. Oria se define como un “pamplonés de toda la vida”, una ciudad en la que nació hace ahora 34 años. Después de licenciarse en Física por la Universidad de Salamanca, entre 2006 y 2010 se dedicó a la investigación experimental en la Universidad Técnica de Darmstadt (Alemania), donde consiguió el título de Doctor en Ciencias. Dice que siempre le ha gustado “mirar al cielo” y que eso, y su afición por la montaña, son dos de las razones por las que siempre se ha interesado por la meteorología. Asentado ya en su nuevo puesto de trabajo, está seguro de que no va a tener tiempo para aburrirse, pues el clima de Navarra no lo permite en ningún momento.

Navarra es una comunidad con una gran diversidad climatológica. ¿El trabajo de un meteorólogo aquí es un no parar?

-Un meteorólogo no tiene tiempo para aburrirse en Navarra. El norte y el sur de la Comunidad no tienen nada que ver, el norte es mucho más húmedo, variable y lluvioso, y hay que estar permanentemente haciendo un seguimiento de la situación. Para que te hagas una idea, estos días pasados tuvimos un episodio de lluvias cuantiosas en el extremo norte de la Comunidad, con más de 100 litros, mientras que en el sur no cayeron más de uno, dos o como mucho tres litros. Es una diferencia tan grande que evita que un meteorólogo se pueda aburrir. Es una comunidad donde nieva en invierno y en la que prácticamente todos los episodios invernales dejan algo de nieve a pesar de que la cota pueda estar bastante alta, pero donde también hay muchas tormentas. Por ejemplo, en Noáin, que es nuestra estación de referencia, hay 23 días de tormenta al año, es decir, casi un mes entero. También tenemos muchas nieblas y en verano las temperaturas pueden superar en algunos puntos del sur de la Comunidad los 40ºC, mientras que en invierno, en los valles del Pirineo en el norte se pueden alcanzar temperaturas de -10ºC. Es imposible aburrirse con esta variedad de fenómenos. Lógicamente, tenemos que estar todos los días al pie del cañón.

¿Qué particularidades meteorológicas diferencian a Navarra de otras comunidades?

-La particularidad máxima de Navarra respecto a otras comunidades es la diversidad. Verdaderamente no tenemos un clima extremo en nada, pero destacamos en un montón de fenómenos meteorológicos. Por ejemplo, tenemos la estación de Artikuntza, entre Goizueta y Rentería, que es uno de los puntos más lluviosos de la península, en el que se registran una media de 2.500 litros de agua al año. Por supuesto, en Galicia hay sitios en los que llueve prácticamente lo mismo, pero fuera de esa comunidad, hablar de Artikuntza es hablar del sitio más lluvioso del Estado. Por otro lado, aquí nieva bastante, pero en Huesca nieva más, porque está en los Pirineos y las montañas son más altas. Volvería a insistir en que donde más destacamos es en el elenco de fenómenos atmosféricos.

¿Cuáles son los dos sitios que presentan una climatología más diferenciada dentro de la comunidad?

-Las Bardenas Reales tienen un clima estepario, seco, donde llueven poco más de 300 litros al año. No hay más que mirar el paisaje, que es prácticamente desértico. Y en el otro punto está el que he mencionado anteriormente, Artikuntza, en el extremo noroccidental de la Comunidad, donde llueve muchísima al año aunque las temperaturas son suaves por la cercanía del mar. Pero mencionaré un tercer punto totalmente discordante con estos dos: el extremo nororiental de Navarra, la zona de Belagua y Larra, donde tenemos un clima subalpino. Es decir, de la gran variedad climática que hay en la península solo en Navarra tenemos tres claros ejemplos de climas diferenciados.

Recientemente, hemos pasado de unos días de calor, donde en algunos puntos se registraron máximas históricas, a la Navarra gris que bien conocemos. ¿Por qué se ha dado este cambio tan brusco? ¿Es cierto eso que dicen de que Pamplona es Mordor?

-En esta época del año este tipo de cambios bruscos, en los que pasamos de un día con 28ºC de máxima en algunos puntos como Irurita y Los Arcos a temperaturas que rondaban los 12ºC el lunes, son normales. En dos días bajó la temperatura cerca de 15ºC, un descenso extraordinario pero que no consideramos anormal dada la época del año en la que estamos. En los meses de febrero, marzo y abril este tipo de toboganes térmicos son de lo más habituales. La temperatura del viernes sí salta de lo climatológicamente normal. ¿Qué explicación tiene? Podríamos decir que estos cambios están dentro de la propia variabilidad de la atmósfera. En cuanto a lo de Mordor, es cierto que cuando venimos del sur y entramos por El Carrascal, en la Cuenca de Pamplona tenemos esa sensación. Entiendo que la gente piense que Pamplona es Mordor porque parece que hay una muralla por la que las nubes no pasan. La Cuenca de Pamplona es una unidad geográfica pequeña pero en la que la transición climática es muy fuerte. Unos kilómetros pocos más al norte de Pamplona, muchos días tenemos nubes bajas y un tiempo muy desapacible;en cambio, pocos kilómetros al sur de Pamplona, en la Valdorba, las nubes se rompen y el cielo queda parcialmente despejado, por lo que es normal que veamos esa parte de Navarra como una gran transición climática.

Otra frase que se escucha mucho es que aquí el tiempo está loco.

-Nuestra memoria solo almacena los episodios de tiempo más recientes, es decir, los cambios bruscos como el que acabamos de ver estos días. En Noáin alcanzamos una temperatura de 27ºC el viernes, pero si miramos en nuestro archivo vemos cómo en 1990 también en marzo prácticamente se alcanzó esta temperatura. ¿El tiempo está más loco ahora que antes? Es difícil aseverar eso. Sí es cierto que podemos atribuir al cambio climático la tendencia continuada de episodios más adversos. Cada vez hay más estudios científicos que correlacionan la persistencia de ciertos fenómenos adversos. Ahora me viene a la cabeza un estudio que se realizó en Estados Unidos con las olas de calor, que parece ser que ahora son más frecuentes que en los años 60. En la península, que yo recuerde, no hay estudios de este tipo pero sí podemos decir que estamos en la antesala de una situación en la que los fenómenos cada vez se extremen más, es decir, que cuando llueva, llueva más y cuando haya periodos secos sean más dilatados. Por eso nos parece que el tiempo se está volviendo loco.

¿Se puede atribuir un fenómeno meteorológico puntual al cambio climático?

-En ningún caso. El cambio climático opera en una escala de tiempo más larga, un fenómeno puntual no es correlacionable con el cambio climático. Lo que sí sería correlacionable es la tendencia, ya sea en ascenso o en descenso, de una serie de fenómenos meteorológicos adversos. Probablemente el cambio climático está por ahí detrás pero no podemos decir que porque la semana pasada nos acercamos a los casi 30ºC es por el cambio. No tiene ningún sentido.

¿Hasta qué punto un aumento de las temperaturas respecto a otros años de, por ejemplo, 2ºC puede resultar grave?

-Un grado en climatología es un elemento muy grande. Cuando se habla de cambio climático lo primero que tenemos que pensar es en escalas largas de tiempo, normalmente el periodo mínimo que se toman son 30 años. Lo que vamos viendo desde hace 40 o 50 años es un aumento gradual de las temperaturas, no solo en Navarra ni en la península, sino a escala global. En la península estamos notando ese calentamiento global pero donde verdaderamente las consecuencias empiezan a ser muy graves es en las latitudes más altas, como en Siberia, Alaska y Canadá, donde no están aumentando un grado, sino unos cuantos, incluso seis. Esto traerá en unos años una serie de consecuencias verdaderamente alarmantes. Desde luego, el cambio climático está ahí y posturas negacionistas ya no encajan por ningún lado. Solo hay que darse cuenta de que, por ejemplo, 15 de los 16 años más cálidos han sido en este siglo. La tendencia es clarísima.

¿Qué grado de fiabilidad tiene hoy en día la información meteorológica?

-La fiabilidad a un día vista es muy alta, superior al 90%, y dependiendo de qué variables observemos, más. Después, este porcentaje disminuye ligeramente a lo largo de los días. También depende de la situación meteorológica. Esta semana, la fiabilidad a tres o cuatro días vista es genial, pero otras veces no e incluso a dos días vista tienes que andar con más cuidado. Pero por lo general de un día para otro hay más de un 90% de probabilidad de dar en el clavo.

Con las redes sociales, parece que ahora cualquier persona es un meteorólogo. ¿Esto supone una presión?

-Las redes sociales ejercen una presión porque parece que están más encima de nosotros, pero yo me esforzaría por ver el lado positivo de la situación, que es que tenemos información a tiempo real. Ahora, si cae una tromba en cualquier pueblo de Navarra nos enteramos en seguida. Nosotros no podemos ser ajenos a eso y por eso contamos con herramientas como Twitter para estar permanentemente actualizados.

La información sobre el tiempo genera cada vez más interés en la población. No hace falta más que ver el espacio que le otorgan los telediarios...

-El tiempo condiciona la mayor parte de nuestras actividades de nuestra vida diaria, desde cuando nos levantamos y pensamos con qué ropa salir a la calle y queremos saber cómo nos espera el día. Cuando se acerca el fin de semana y tenemos planes para ir al pueblo o salir con los amigos, miramos la información meteorológica también. Cómo no va a tener interés. Ahora, podemos dar una información meteorológica mucho más fiable que hace 15 o 20 años, y la gente quiere saber más qué tiempo va a hacer para idear sus planes. Es que el tiempo, al final, nos condiciona para todo.

Y como tanto condiciona, está mirada con lupa. ¿Qué puede suponer cometer un fallo en esta profesión?

-La mayoría de la gente es comprensiva y tolera los fallos, aunque hay determinados eventos a lo largo del año que son críticos, como el 6 de julio en Navarra. Ahí sí que nos miran con lupa desde dos semanas antes, porque todo el mundo tiene ganas de disfrutar y el tiempo siempre ayuda. Es un momento en el que te sientes más presionado y con más responsabilidad.

Para terminar, ¿nos hace una previsión meteorológica para los próximos días?

-Como vimos ayer, vuelve la calma, vuelve el buen tiempo y la estabilidad hasta el fin de semana. No tendremos las temperaturas tan altas del jueves y el viernes pasado pero estaremos cerca de los 20ºC, una temperatura muy agradable.