El arte de servir la mesa, a examen en Burlada

La tafallesa Ainhoa Calvo se alzó con el primer puesto del III Campeonato Navarro de Jefe de Rango en CI Burlada FP, imponiéndose a 13 contrincantes

Sara Huarte | Iban Aguinaga - Miércoles, 15 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Ainhoa Calvo posa con los premios que logró tras ganar el Campeonato Navarro de Jefe de Rango: una botella de Freixenet y un vale para una cena doble.

Ainhoa Calvo posa con los premios que logró tras ganar el Campeonato Navarro de Jefe de Rango: una botella de Freixenet y un vale para una cena doble.

Galería Noticia

Ainhoa Calvo posa con los premios que logró tras ganar el Campeonato Navarro de Jefe de Rango: una botella de Freixenet y un vale para una cena doble.

“Esta profesión es muy minuciosa y la formación es esencial. Hay mucho trabajo detrás de servir una mesa”

burlada- “No me lo esperaba. Aún estoy nerviosa”, reconoció Ainhoa Calvo Vera minutos después de alzarse con el primer premio del III Certamen Navarro de Jefe de Rango y recoger su diploma de manos de Ignacio Idoate, presidente de la Asociación Restaurantes del Reyno de Navarra. Un concurso que organiza la escuela de hostelería de CI Burlada FP desde hace tres años con un doble objetivo: por un lado “dar valor y visibilidad al servicio de sala” y, por otro, “incentivar a los chavales a aprender y continuar mejorando y ampliando su formación”.

“Yo quería participar en este concurso desde el año pasado, cuando comencé a estudiar y, como han hecho este año los de primer curso, vine con algunos compañeros a recoger y limpiar al final de la edición del año pasado. Pero no esperaba recoger premio, ha sido una sorpresa muy buena”, explicó la joven ganadora, que compitió contra otros 13 estudiantes, seis navarros, que como ella estudian en CI Burlada FP, 4 de la escuela de hostelería de IES Camino de Santiago de La Rioja y 4 de IFP Miralbueno de Zaragoza. Y todos de segundo año, ya que, aunque entre los participantes había alumnos tanto del grado medio de servicios de restauración como de grado superior de dirección de cocina, “creemos que es ahí cuando realmente pueden aplicar todo lo aprendido”, apuntó Carol Martínez, profesora de la especialidad del Servicio de Restauración de CI Burlada FP.

Para lograr ese primer puesto, Ainhoa tuvo que superar siete pruebas y demostrar sus aptitudes. Así, la primera prueba, referente al mundo del vino, consistió en identificar en copa, mediante el olfato, tres variedades de uvas blancas y establecer la edad del vino según crianza tres de uvas tintas. “La cata, junto con la del corte del jamón me han parecido las pruebas más difíciles”, confesó esta joven tafallesa, que más adelante tuvo que demostrar sus habilidades en el ámbito del bar cafetería tirando una cerveza, preparando y sirviendo en barra dos capuccinos y elaborando un cóctel con cava de invención propia. “En las tres primeras pruebas he estado más nerviosa y luego, en la de coctelería ya he estado más relajada. Pero el tembleque en las manos lo tenía”, bromeó Ainhoa, que anteriormente ya había participado en otros concursos de este tipo de la mano de la Asociación de Barmans de Navarra.

Luego, las pruebas referentes a las funciones de sala: el corte del jamón, apertura y servicio de cava Freixenet para tres personas y detectar los fallos en una mesa ya puesta. “Estoy contenta con el resultado”, comentó la primera finalista que, al igual que sus compañeros, tenía asignado un número de identificación para garantizar el anonimato de los concursantes y, de esa forma, la objetividad en la decisión final.

oportunidad Además de ser un incentivo para continuar formándose, este concurso es un buen “escaparate” para que los alumnos y alumnas muestren su forma de trabajar “de cara a unas prácticas o, en el mejor de los casos, un contrato”.

Y es que, el jurado de esta tercera edición estuvo compuesto por 13 pesos pesados de la hostelería navarra como Jorge Sauleda, director de la Cooperativa de Hostelería Navarra, o Ignacio Idoate, que dejó el timón del Alhambra para ejercer de jurado en la prueba de corte de jamón. Además de ofrecer a la escuela de Burlada la posibilidad de que sus alumnos de hostelería pasasen un año de prácticas en las cocinas y salas de los restaurantes del Reyno. “Vosotros sois la base, tenemos que estar unidos”, aseguró Idoate a los futuros jefes de sala.

Para Ainhoa, que dentro de poco comenzará sus prácticas en el Hotel Castillo de Gorraiz Golf &Spa, este concurso fue una oportunidad perfecta para volver a demostrar sus habilidades a Jaime Moneo, jefe de sala del citado hotel y jurado. “Tengo muchas ganas de empezar”, aseguró Ainhoa.

esfuerzoEstar de cara al público fue lo que, en un primer momento, atrajo a Ainhoa hacia el sacrificado mundo de la hostelería. “Elegí esta profesión porque en un principio y desde pequeña me gustaba mucho cocinar. Pero luego, como no había plazas decidí probar con la sala, porque siempre me ha gustado mucho el contacto con el cliente y en la cocina luego no tienes tanto trato”, recapitula esta joven de 19 años, que no duda en reconocer que, “según iba aprendiendo” más interés desarrollaba. “De estos dos años de formación me quedo con que he aprendido mucho y con que este es un trabajo muy minucioso en el que la formación es esencial, porque hay mucho trabajo detrás de servir una mesa”, señaló Ainhoa, que durante este tiempo ha aprendido que cada detalle cuenta. Como, por ejemplo, la apariencia de la manos. “Antes hacía mucho baloncesto, pero tuve que dejarlo un poco, porque me destrozaba los dedos con el balón”, confiesa Ainhoa, que, junto con la pasión por el baloncesto, guarda un inmenso amor por el canto. “Nos viene de familia”, explicó.